Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Eligio Damas: Hermano Julio Escalona, ¡Rondón como qué está hastiado! ¿Qué es de la ANC?

Eligio Damas: Hermano Julio Escalona, ¡Rondón como qué está hastiado! ¿Qué es de la ANC?

En veces uno cree estar solo y hasta viendo visiones. Dice lo que dice y escucha a los del gobierno hablar como si estuviesen del lado de lo que fueron o mejor son nuestros sueños, pero “achantaos”, dejando que todo el mundo los golpee y hasta cambiándose de bando, mientras hablan, cuanta pendejada se les ocurre, conscientes de lo que hacen pero intentando cubrirse con un manto de dignidad; ese del discurso romántico, con dejo de epopeya y grandeza de los libertadores. Pero al ver a otros y, hasta gente que uno ha tenido como respetable, en actitud contraria a la de uno, nos sentimos mal, nos llenamos de dudas y llegamos a creer que se nos rompió la brújula. Ayer mismo, como cada vez que nos reunimos, lo que ocurre con frecuencia, un académico amigo y yo volvimos a discrepar al evaluar la coyuntura y la conducta del gobierno. En veces me produce malestar o mejor complejo de culpa, pues por el peso de la opinión de mucha gente valiosa y trayectoria en el campo militante y el trabajo intelectual, dudo acerca de mis razones y la validez de mis discrepancias con ellos.

Cuando leo o escucho analistas muy respetables como Eleazar Díaz Rangel, José Vicente Rangel y tantos otros que sólo miran las dificultades en el campo opositor y pasan por alto las que el venezolano confronta, como que un cartón de huevos rebasó los cuarenta mil bolívares, y al gobierno eso pareciera importarle un comino, la desatada especulación, marramuncias con cuanta cosa entra al país, como está sucediendo con las medicinas y la harina rusa que han llegado y por lo cual hubo fanfarrias del bando oficial, pero no se ven en el mercado nacional y ya hay denuncias que andan por Colombia, uno termina como sintiéndose solo, como Rondón y con la sensación que nos estamos construyendo un mundo paralelo distinto al real. Advierto que sí, supongo que al gobierno eso le preocupa, es natural, pero no lo manifiesta, como si con esa actitud aminorara las penas. ¿Las de quienes de él forman parte o las nuestras?

De repente suenan campanas o a uno le pellizcan y comprobamos que estamos en la vida y percibiendo el transcurrir tal como es. Esto mismo he sentido ahora mismo cuando he leído el artículo de mi viejo amigo y compañero del MIR de los tiempos clandestinos Julio Escalona, quien ahora es Constituyente. Julio ha sido un hombre, dentro de su habitual discreción, de enorme capacidad y agudeza para captar el movimiento, bastante vinculado a figuras importantes de las que ahora gobiernan. Si bien es de una generación anterior, la misma de quien esto escribe, ha estado muy vinculado a aquellos, pues se encontraron en esos partidos como la Liga Socialista, de la izquierda, nacidos en los tiempos de la decadencia o final de la lucha armada. Aunque es verdad que, salvo su participación en nuestra delegación en la ONU años atrás, ha estado fuera de la estructura gubernamental, no obstante su opinión generalmente ha coincidido con el proceder de quienes si están adentro y se ha esmerado en explicarnos muchas cosas, sobre todo aquellas que nunca hemos entendido. Creo que a Julio lo ha movido la comprensible intención de alumbrarnos el camino y procurar no olvidemos la jerarquía de las contradicciones o lo que es lo mismo, no nos confundamos al intentar identificar o tener presente al enemigo principal. Pero por encima de todo percibo a Julio como empecinado en mantener la unidad entre revolucionarios y antiimperialistas.

Pero es verdad que todo tiene un límite. Los venezolanos en número de más de 8 millones votamos el 30J por la paz, eso es cierto. Y fue exitoso. La oposición, la de dentro y fuera, acusó el rudo golpe. Pero también votamos para que la ANC no se pusiese a definir una estrategia a largo plazo, como quien se prepara para invadir planetas al otro lado del sol, sino para solucionar problemas agobiantes de ahora que nos están hasta acortando la vida y ponen al borde de un estallido social sin precedentes y en peligro hasta la existencia de ella misma. Como los opositores se decepcionaron de la AN que ofreció de todo y nada hizo, ahora quienes votamos el 30J, percibimos que la ANC fuese por el mismo camino. Eso es un clamor nacional. Cada día, los precios de la comida, medicinas suben hasta tres veces y no hay quien haga nada para mejorar eso y, lo que es peor, ni siquiera hay señales que en algún sitio u organismo se esté haciendo algo para por lo menos detener esa tendencia. El gobierno, con eso de los “precios acordados”, parece estarse burlando de los venezolanos igual que cuando habló de “Sacudón y Revolcón”. Lo que hace Tarek William Saab en materia de corrupción, por lo que merece nuestro aplauso, no es sino un gesto como obligado, porque ya no se puede seguir ocultando los cadáveres putrefactos de compañeros del camino. El gobierno le da como luz verde al Fiscal, para ganar indulgencias con su escapulario y hasta con su propia vida. Pero uno duda hasta llegará eso por lo que podría haber a lo largo de la cabuya; advierto, ya hay rumores, según los cuales, los personajes señalados como corruptos y presuntos presos, andan por las calles.

Como dije, todo tiene un límite y el hombre una capacidad de aguante. Anteayer viernes 6-9 apareció en Aporrea un artículo de Julio Escalona titulado “Rondón, salve Ud. La patria”. En ese artículo, Julio comienza por recordarnos que en Venezuela “Rondón se ha hecho sinónimo de pueblo”. De donde del mismo título uno concluye que llama al pueblo a salir a reclamar sus derechos porque pudiera ser no tiene quién por él lo haga.

Dice, como uno que, “el pueblo centró su expectativa en la ANC”. Pero, esto lo decimos nosotros, pese que él también lo dice de otra forma, la guerra contra el pueblo se ha acentuado y gobierno y ANC misma parecieran eludir la tragedia, como si eso nada les importase. Por eso dice Julio “Se siente que no ha habido hasta ahora medidas públicas efectivas para derrotar la especulación, arma clave de laguerra imperial”. Pone énfasis, como arriba comentamos, en la injerencia “imperial”, pero reconoce la ineficacia del gobierno y la ANC.

Llama a derrotar la abstención, fenómeno que si bien es verdad que amenaza al bando opositor, como reconocen Eleazar Díaz Rangel y José Vicente, también lo hace en el campo del gobierno. La frustración por la actuación de la ANC, que más parece un espectáculo de vodevil y el estado como de alelamiento del gobierno, han incrementado el descontento; los aumentos de precios son descomunales y por eso Julio dice con preocupación alarmante “No se trata sólo de derrotar a los candidatos opositores. Es a la política de Trump”. Trata de volver a la contradicción fundamental sin olvidar el rol que le corresponde al gobierno.

Por último, hace un llamado urgente a la puesta en práctica de un programa urgente que contenga la publicación de “lista de quienes han recibido dólares preferenciales para importar bienes esenciales; de importadores que luego han vendido esos bienes a dólar-today; investigar a instituciones públicas que hayan importado bienes con dólares preferenciales y luego los han entregado a cadenas de distribución privadas que organizan el bachaqueo”. Sigue la lista de proposiciones que Julio hace al gobierno y la ANC como de manera angustiada. En buena medida contiene algunas de las cosas que muchos de nosotros hemos venido reclamando ante la actitud como indiferente o de combatiente entregado que pareciera caracterizar al gobierno. ¿No es esa acaso la del SUNDEE ante la descarada especulación y de SUDEBAN con respecto al dinero efectivo? ¿Acaso no es verdad que este gobierno que uno no sabe si es izquierda o de derecha, nos ha aplicado un corralito en materia de dinero efectivo, tal como usualmente recomienda el FMI?

Después de leer aquello escrito por Escalona, como dije antes, uno siente como si lo hubiesen pellizcado y con ello convencido que estamos despiertos y hasta viendo con claridad la realidad.

Estoy de acuerdo con Julio, cuando dice que de ponerse en práctica lo que él propone y nosotros también, “Rondón, la ANC y el presidente Maduro estarían salvando la patria”, pero me pregunto, ¿hasta cuando la gente, como Julio y Rondón, deben esperar que los demás, justamente quienes gobiernan, despierten y procedan en todos los sentidos como debe ser? ¿Y revolcones y Sacudones de verdad perdieron vigencia o no?

De todos modos me alegra que Julio haya hecho sonar o mejor tañer esa fuerte campana. Hacía falta. Por lo menos me entra un fresquito.

Te puede interesar

Compartir