Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Noticias > Oposición venezolana, de nuevo finalista para el premio Sajarov

Oposición venezolana, de nuevo finalista para el premio Sajarov

La oposición venezolana, la activista guatemalteca por los derechos humanos Aura Lolita Chávez Ixcaquic y el periodista y dramaturgo eritreo, Dawit Isaak, son los tres finalistas al premio Sajarov a la Libertad de Conciencia, el galardón que concede anualmente el Parlamento Europeo a las personas “que han contribuido de manera excepcional a la lucha por los derechos humanos en todo el mundo”.

En la candidatura venezolana, a propuesta del Partido Popular Europeo (PPE) y del grupo de los liberales (ALDE), figuran opositores encarcelados comoLeopoldo López y Antonio Ledezma.

También aparecen el presidente del Parlamento del país latinoamericano, Julio Borges, y “presos políticos” como Yon Goicoechea, Lorent Saleh, Alfredo Ramos y Andrea González.
El eurodiputado español José Ignacio Salafranca (PP) ha destacado al presentar la candidatura que otorgar el premio a la disidencia venezolana supondría reconocer a “un valiente grupo de estudiantes y políticos que están luchando por su libertad día tras día”.

Premiar a “la oposición democrática venezolana sería una oportunidad para mostrar que estamos comprometidos con la democracia y los derechos humanos en América Latina”, ha señalado por su parte la eurodiputada liberal independiente Beatriz Becerra.

Los presos políticos y la oposición democrática en Venezuela ya habían sido finalistas para el Premio Sajarov en 2015.

Una defensora de los derechos indígenas

La candidata guatemalteca al premio, Chávez Ixcaquic, es miembro del Consejo de Pueblos Ki’che’s (CPK), una organización para la protección de los recursos naturales y los derechos humanos.

Su nominación parte del Grupo de Los Verdes / Alianza Libre Europea y responde a su labor como protectora de los derechos indígenas y las comunidades marginales.
Con relación a dicha candidatura, el eurodiputado español de Equo, Florent Marcellesi, ha subrayado la difícil situación que atraviesan, en particular, los activistas medioambientales.
Para la ecologista Barbara Lochbihler, “Chávez Ixcaquic ha sido una voz potente en pro de la protección de los derechos de las mujeres indígenas y contra las amenazas a las que hacen frente”.

Una víctima de la represión eritrea

Por último, los socialdemócratas europeos son los principales valedores de Dawit Isaak, un dramaturgo sueco-eritreo, periodista y escritor, que fue encarcelado en 2001 por las autoridades de Eritrea sin juicio previo durante la represión política. Fue visto por última vez en 2005 y ya había sido finalista en 2009.

“Isaak fue encarcelado junto a otros 20 periodistas por reclamar reformas democráticas (…). Ha pasado en prisión 16 años y ocho días, sin un juicio, sin un abogado, sin contacto con su familia”, ha denunciado al presentar su candidatura la eurodiputada española Elena Valenciano (PSOE).

No han conseguido convertirse en finalistas otros candidatos propuestos por el resto de grupos políticos de la Eurocámara, como los copresidentes del partido kurdo Partido Democrático de los Pueblos (HDP), Selahattin Demirtas y Figen Yuksekdag, defensores de la minoría kurda en Turquía, o Asia Bibi, una paquistaní cristiana condenada a muerte en 2010 por blasfemia, que lleva desde entonces en el corredor de la muerte.

También aspiraba hasta ahora al premio el activista por los derechos humanos de Burundi, Pierre Claver Mbonimpa, que fue detenido en 2014, logró escapar de un intento de asesinato en 2015 y ahora vive en Bélgica.

Han sido las comisiones europarlamentarias de Exteriores y Desarrollo las encargadas de decidir este martes a puerta cerrada las tres candidaturas finalistas.

El nombre del ganador de esta edición se revelará el 26 de octubre, casi dos meses antes de la ceremonia en la última sesión plenaria del año en la que el vencedor se alzará con 50.000 euros, además del certificado honorífico.

El premio Sajarov a la libertad de conciencia que concede cada año la Eurocámara lo han recibido en el pasado personalidades como el líder sudafricano Nelson Mandela, opositores al régimen cubano como las Damas de Blanco o Guillermo Fariñas y plataformas como la española ¡Basta Ya!, entre otros.

El año pasado fueron galardonadas las activistas yazidíes Nadia Murad Basi Taha y Lamiya Ayi Bashar, víctimas de esclavitud sexual perpetrada por el grupo yihadista Estado Islámico en Irak.

El Mundo de España

Te puede interesar

Compartir