Inicio > Documentos > Rafael Iribarren: Una agenda ciudadana sobre Caracas / La basura un arma política

Rafael Iribarren: Una agenda ciudadana sobre Caracas / La basura un arma política

Rafael Iribarren / Red Agenda Ciudadana. RAC

.- I PARTE

.- 1.-Conurbación; realidad y problemas.

La conurbación: metrópolis, megalópolis; es la forma como mundialmente se dan el agrupamiento y la ocupación del espacio en más del 50%, en general, de los conglomerados urbano-ambientales y de un 70% de los de los países desarrollados, más o totalmente urbanizados. O planificados en algún grado.

En casos, hasta varias decenas de millones; agrupadas y con densidades y formas variadas, ocupan continuadamente grandes extensiones que abarcan decenas y centenas de municipios; frecuentemente a través de parte de varios estados o provincias; y en muchos casos en territorios de varios países.

Lo característico de la conurbación es que se trata de los mismos problemas multiplicados por millones; con las solas variaciones derivadas de las condiciones eco-ambientales de los contextos locales; de las formas geomorfológicas e hidrografias y/o las redes y estructuras urbanísticas existentes. Los mismos problemas; en micro; millones; que a nivel macro, son también los mismos; básicos estructurantes: agua, energía, desechos, trasporte, efluentes. Junto a salud, educación, recreación, seguridad. Se identifican como problemas y/o “competencias concurrentes” porque afectan y determinan la vida y las condiciones de vida de cualquier habitante de esa conurbación; sea cual sea su ubicación el sector y el nivel en que esté.

La Humanidad;  científicos,  profesionales, técnicos; ciudadanía; comunidades; hoy sabe y tiene un alta cultura y capacidad operativa y de gestión; para manejar a gran escala los problemas concurrentes de las grandes conurbaciones. La conurbación; la megalopolización; en buena parte de los países del mundo; no necesariamente implica caos ni perversión o colapso urbano-ambiental continuado. A diferencia de otros países; lamentablemente, incluido el nuestro, Venezuela; donde nuestras grandes conurbaciones, son un caos absoluto; una dinámica perversa que se retroalimenta inercialmente; ante el cual a  ningún nivel ni local ni regional ni nacional; nadie asume ni hace nada eficiente. Ni a ningún nivel hay previsión, ni disposición ni capacidad de gestión. Ni por lo visto, consciencia  Siendo éste el primero y gran problema nacional. Nuestro primer problema macro.

La diferencia entre las calidades urbano-ambientales que muchos países disfrutan en sus grandes conurbaciones; y nuestro caos está en la gestión; metropolitana, mancomunada, sistémica, única; que ellos aplican. En contra de la absoluta inexistencia de gestión urbano-ambiental metropolitana

Mancomunada en nuestras conurbaciones.

.- 2.-CARACAS dimensiones y escala megalopolitanas.

Caracas es parte dela conurbación mas extensa y compleja del país; la “centro-norte-costera”; que se despliega en cinco estados, Carabobo, Aragua, Miranda, Distrito Federal; con varias decenas de municipios; desde las zonas industriales de El Palito y Tocuyito, hasta el Barlovento Mirandino; con una población de 12 a 14 millones de habitantes.

La Caracas Metropolitana, CM; es la de los cinco municipios existentes en el Valle de Caracas; Libertador, Chacao, Sucre,  Baruta y el Hatillo; con unos 4,5 millones de habitantes. Y la Región Metropolitana; RM; con 16 municipios del DF y Miranda; y unos 7 a 8 millones. Siendo una continuidad urbano-ambiental de ocupación, prácticamente in-delimitada. En la unidad que constituyen la CM y la RM se da una dinámica de interacción pendular diaria de  varios millones de movilizaciones.

En la conurbación centro-norte-costera; igual que en la RC y que en la CM; pese a estar determinadas por los procesos concurrentes que afectan a millones simultáneamente; no existe ninguna autoridad única de ningún proceso ni ninguna mancomunidad para el manejo ni la gestión de ningún problema a ninguna escala. Cada gobernación y cada municipio maneja sus problemas, en general los mismos de todos los demás, como puede, sin nada que ver con el resto. Los sistemas y redes estructurantes de servicio metropolitanos y regionales son manejados burocrática y discrecionalmente por entes centralizados; del gobierno nacional;  sin ninguna inmiscuencia ni participación ni contraloría ciudadana, municipal ni estatal. Los 4 millones de la CM y los 7 de la RM no cuentan con ningún ente para la gestión mancomunada de ninguno de sus problemas a ninguna escala ni nivel. Pese a que; por las características de ser concurrentes; y sus limitaciones e insuficiencias particulares; ni las gobernaciones ni los municipios involucrados; tiene capacidad para manejar ni menos solucionar realmente, ninguno de los problemas que los afectan;  que son los mismos de todos.

.- II PARTE

3.- Distritos metropolitanos y mancomunidades.

En la CRBV en sus artículos 170,171 y 172 se establece la creación de los “Distritos Metropolitanos” respondiendo a la realidad generalizada en el país de las conurbaciones; de varios municipios y partes de varios estados;  a escalas que ameritan una gestión y gobiernos únicos; metropolitanos; supra-municipales y supra-estadales; con entidad, alcances recursos y atribuciones propios.

Igualmente en esos artículos se define la mancomunidad como la forma político-administrativa para el manejo eficiente específico y continuado de las problemáticas concurrentes dentro de las conurbaciones.

Tanto  los distritos metropolitanos como las mancomunidades responden a la idea de que la calidad urbana de vida; la base concreta de la condición ciudadana; se garantiza en la medida de que los problemas se manejen a la escala correspondiente y en función de garantizar las condiciones y dotación urbano-ambientales a una determinada población. El distrito metropolitano y las mancomunidades establecidas en la CRBV son derechos ciudadanos; derechos en función de la calidad de vida requerida por la condición ciudadana. No opciones del funcionario o grupo de poder de turno, circunstancial, en la gestión. De hecho sin distritos metropolitanos y sin el manejo mancomunado de los problemas urbanos concurrentes; el caso de Caracas sin un verdadero gobierno metropolitano; no hay ciudad; no hay verdadera vida urbana.

.-III PARTE         

4.- El Alcalde Mayor de Caracas  el Distrito Metropolitano y la AMC.

En el 2000, la Asamblea Nacional Constituyente creó el Alcalde Mayor de Caracas. En las megaelecciones de ese año se eligió para un período de cuatro años el primer Alcalde Mayor o Metropolitano; Alfredo Peña; chavista. Y en las elecciones del 2004 se eligió a Juan Barreto; también chavista.

Pero en las elecciones del 2008, Antonio Ledezma de la oposición le ganó la AMC a Aristóbulo Iztúriz, chavista. Ya electo Ledezma, en diciembre del 2007; en las últimas semanas antes de entregar; Barreto inició un proceso de desmantelamiento y liquidación de entes metropolitanos; con la transferencia de  funciones bienes y recursos a la alcaldía del Libertador y a entes del gobierno central; iniciando el desmantelamiento de  la Policía Metropolitana; el sistema de salud y el de educación metropolitanos.

Desde los años noventa existía MANCOSER; “Mancomunidad de Servicios”; para el manejo mancomunado de la basura de todos los municipios metropolitanos; conformado como ente supra-municipal; y que en los ocho años de gestión chavista de Peña y Barreto operó dentro de la gestión de la AMC. MANCOSER manejaba el Sistema Metropolitano de Recolección y Manejo de Desechos Sólidos del AMC; dando servicio a los cinco municipios; con su estructura de dos plantas de transferencia en Caracas; la de Las Mayas en El Valle; la principal y la de “Julián Blanco”; intermedia; en Mariches. Desde Las Mayas a donde se arrimaba toda la basura de los cinco municipios, se enviaba y envía la basura compactada en grandes volúmenes hasta el Relleno Sanitario de La Bonanza a 30 y más kilómetros en la vía a Charallave

.- 5.El desmantelamiento de las estructuras de la AMC y de los entes metropolitanos de gestión mancomunada.

El desmantelamiento y despojo de la AMC y sus bienes y funciones, por Barreto ya de salida; desconociendo la voluntad popular; continuó con la ocupación; “recuperación por el pueblo” por sindicatos y colectivos armados y motorizados; de los inmuebles y equipos con los que funcionó hasta entonces; 2008; con los alcaldes chavistas. Ledezma recibe una AMC sin ninguna capacidad fáctica; operativa; desmantelada sin infraestructura y despojada de sus competencias constitucionales.  Con capacidad solo para lo burocrático; para la coordinación de proyectos y planes metropolitanos; sin capacidad operativa ninguna.

En el 2009 la AN chavista dicta la Ley Especial del Distrito Capital; o “De Dos niveles”; con la que formaliza el vaciamiento institucional de la AMC; reduciéndola a un ente casi exclusivamente académico. Se le quita el 90% de las competencias y 98% de los recursos financieros que tenía; y la totalidad de los bienes que originalmente fueron de la antigua GDF que fue el patrimonio de la AMC.  Se le redujeron los ingresos al 10% de las recaudaciones metropolitanas, el 10% del situado de las 5 alcaldías; y 5% y 2% del situado respectivamente de Miranda y Caracas.

La mayor parte de las competencias que se le quitaron al la AMC se transfirieron formalmente al recién creado Distrito Capital; una burocracia sin rol definido; cuyo titular es designado directamente por el Presidente de la República. Y cuya función concreta es montarse sobre la imagen de la AMC. Lo concreto es que a partir de la derrota chavista de Iztúriz; en una acción centralista; el gobierno y la posible gestión metropolitanas de Caracas fueron eliminados por el chavismo. Cuatro millones de caraqueños; de la Caracas Metropolitana; están sin gobierno metropolitano ni posibilidades de gestión mancomunada de sus problemas y procesos urbano-ambientales, concurrentes específicos; intermunicipales e interestadales.

La eliminación de la AMC ha sido un acto grotesco anticiudadano y anticonstitucional; anti-inteligente; de  concentración y centralización del Poder. Además de inútil e ineficiente. Imponiendo el manejo burocrático; partidizado y desprofesionalizado de sistemas operativos regionales y nacionales; manejando la compleja problemática urbano-ambiental; la conurbación que son Caracas Metropolitana y la Región Metropolitana; como una problemática o parte de una problemática más; igual a cualquiera otra; sin especificidades.

IV PARTE

.-6, La basura  un arma política del chavismo contra la oposición.     

.- Desde antes del desmantelamiento ocupación y transferencias discrecionales de la AMC por Barreto al perder las elecciones, el Sistema de Recolección Metropolitano de la basura; transferido ilegalmente era manejado por la alcaldía  de Libertador como su patrimonio y competencia exclusivos. En el 2007; Bernal  alcalde; negó a Chacao, Baruta y El Hatillo el uso de la planta de transferencia de Las Mayas. Entonces, siendo alcalde de Sucre  Rangel Avalos; chavista; a ese municipio se le permitía arrimar su basura a esa planta. Pero cuando en el 2008 Ocariz de la oposición  ganó la alcaldía,  Rodríguez alcalde entonces; decidió que tampoco Sucre usara Las Mayas. Desde entonces la basura de cuatro de los cinco municipios metropolitanos; del 40% de los caraqueños; no es procesada en Las Mayas; como debía ser, tratándose de un sistema metropolitano para el manejo mancomunado de la basura de toda la Caracas Metropolitana. Y tiene que ser llevada  por cada municipio directamente, 30 o 40 kilómetros  hasta el Relleno Sanitario de La Bonanza; con todo lo que eso implica para esa parte de  los caraqueños.

El TSJ mantiene congeladas las tarifas del aseo desde el 2010; de las cinco alcaldías. Aunque mediante manipulaciones legales, le ha permitido a la del Libertados aumentarlas varios cientos por ciento. Las cuatro alcaldías de la oposición tienen que subsidiar hasta en un 60% la sacada de la basura. Mientras que Libertador; aparte recibir, excluyentemente; toda la inversión del gobierno nacional; de MINAMB; en Caracas; continuadamente sube sus tarifas. Con la particular arbitrariedad de que recauda el pago por “La Bonanza” a toda Caracas; aunque a  los municipios opositores corresponde una alícuota de dicha recaudación; y a que  no la usan en iguales condiciones.

Hacia el 2010 Baruta  hizo el proyecto de una planta de transferencia en Hoyo de La Puerta; que ya aprobado por los entes competentes; y por arrancar; por presión chavista; fue parada por MINAMB. Por su parte en el 2013 la alcaldía de Sucre, proyectó una planta en Vista Hermosa; el mismo MINAMB le había cerrado el Patio de Julián Blanco en Mariches que venía utilizando. Nunca recibió respuesta a su solicitud de permisos.

7.- El de la basura es un problema político.

La imposibilidad de resolver eficientemente la recolección y proceso de la basura en que están las cuatro alcaldías de oposición es determinantemente el  resultado neto de su uso como arma política que ha hecho el chavismo para impedirles su recolección operativamente; con costos convencionales; primero; al impedirles utilizar el Sistema Metropolitano de Recolección de Desechos Sólidos; segundo, al trancarles cualquier opción que no sea arrimarla directamente hasta La Bonanza; 80 kilómetros ida y vuelta; en las  unidades pequeñas de recolección local; con todas las restricciones  deterioro de los equipos y costos que les significan; y, tercero, al bloquearles los ajustes y actualizaciones necesarias de las tarifas.

El impacto general, ambiental,  de la basura no recolectada o deficiente o precariamente; es concreto, masivo e individual; omnipresente; en todos los niveles  y espacios de la vida de los caraqueños. Nadie se sustrae a su impacto obsceno; agresivo; en donde esté y a donde y por donde vaya. Aparte sus efectos inmedibles en la salud pública e individual de los caraqueños.

Los costos de recoger y botar la basura para un caraqueño de Sucre, Chacao, Baruta y El Hatillo son varias veces  los de Libertador.

La apariencia de que el de la basura en Caracas es un problema general; operativo, “técnico”  etcétera; es porque también en Libertador lo hay y peor. La referencia de lo que es la gestión de la basura allí; aparte de su reguero en todas partes; es Las Mayas; colapsada y con su efecto contaminante del ambiente de varios kilómetros a la redonda. Pese al apoyo total que esa alcaldía recibe del gobierno; y de todas las ventajas que le significa el ser el usuario único excluyente del Sistema Metropolitano; el recaudador metropolitano por La Bonanza; y de incrementar sistemática y discrecionalmente las tarifas. También es un problema político; pero en términos de la corrupción la desprofesionalización y la partidización de su manejo.

8.- La basura en Caracas es un problema político; de Poder.

Que media Caracas; de dos a tres millones de caraqueños sufran la asquerosidad diaria y acosante de la basura, por efecto de su utilización sistemática y continuada por el chavismo como arma política contra la oposición; es un problema político en términos de quien tiene y ejerce el Poder concreto, fáctico. Es una cuestión de Poder. Sin institucionalidad ni capacidad de confrontación ciudadana; sociopolítica; sin contrapoder ciudadano; el centralismo autoritario activó discrecionalmente el desmantelamiento de la AMC y el manejo excluyente del Sistema Metropolitano de Recolección de Desechos Sólidos; que es mancomunado; o sea copropiedad y para la cogestión de todos los caraqueños; a través de la participación de las cinco alcaldías. Junto a bloquear cualquier iniciativa administrativa u operativa, de las alcaldías de oposición;  para manejar más eficientemente la basura. Todo sin la más mínima reacción concreta.

Es un problema político; de correlación de poder; no partidista ni candidatutral ni electoral. Su solución no se refiere a la posibilidad de la elección de nuevos alcaldes y concejales en las alcaldías de la CM. Hoy cuatro de las cinco alcaldías de Caracas y la Metropolitana están en manos de oposicionista. Y nada.. Solo Libertador tiene un alcalde oficialista. Lo que indica que la acción chavista de usar la basura como arma contra la oposición; es a pesar de que Caracas es oposicionista y vota contra el chavismo. Y que incluso si éste municipio estuviera en manos de un oposicionista; la situación no sería muy diferente. La actuación de Barreto en la AMC; de desmantelarla; y de Bernal y Rodríguez en la de Libertador de usar la basura como arma contra la oposición; fueron y han sido y son posibles absolutamente porque actúan como ejecutores de políticas centralistas; partidistas sectarias; presidenciales. O sea porque contaron y cuentan con el respaldo total del poder del gobierno.

9.- Para que la basura no siga siendo un arma política contra la oposición; movilización e intervención ciudadanas por la recuperación y rearticulación mancomunada del Sistema Metropolitano de Recolección de Desechos Sólidos

Mientras no haya en el país un cambio político general; de régimen;  que llegue a proyectarse determinantemente  hacia las regiones y concretamente hacia la región de Caracas; hacia la Caracas Metropolitana y la Región Metropolitana; incluso en tales condiciones hipotéticas el efecto no sería inmediato; la basura seguirá siendo y cada vez peor la obscenidad  y asquerosidad  agobiante omnipresente que hoy es. Incluso si en Libertador estuviera un alcalde oposicionista. La basura seguirá siendo utilizada desde el gobierno central como arma contra la oposición. Quiere decir que lo previsible de acuerdo al cuadro y la dinámica política actuales; a la correlación actual de poder; es que la basura siga indefinidamente siendo un arma política contra la posición; y  condicionando ambientalmente la vida de los caraqueños.

Inmediatamente y en términos de emergencia; solo una movilización ciudadana, desde las bases parroquiales y municipales; la activación de un poder ciudadano; de un contrapoder ciudadano; puede determinar que cambie la dinámica de poder que permite que la basura sea y siga siendo  el  arma política contra la oposición que hoy es. E imponer que se procese como debe y puede ser y que se resuelva. Un movimiento metropolitano; ciudadano; de  caraqueños independientemente de filiación partidista; todos somos afectados por igual; que asuma como agenda de emergencia, inmediata; la recuperación y rearticulación y activación del Sistema Metropolitano de Desechos Sólidos; y su gestión mancomunada.   Una movilización ciudadana de toda Caracas; de base; desde las parroquias; para imponer su manejo mancomunado; una gestión y acción de emergencia; de intervención por un ente ciudadano, representativo y mancomunado; metropolitano. Con representantes de todas las alcandías, las universidades las parroquias las iglesias.

.- V PARTE

10.-  Derecho ciudadano a  la ciudad, a lo urbano, a lo metropolitano a la mancomunidad.   

La basura es la gran crisis de Caracas pero no la única.  Caracas está en una crisis total. Bajo el impacto general y concreto, masivo e individual; omnipresente; en la vida de los caraqueños; junto al de la basura; de los constantes cortes de agua, apagones, del caos del trasporte, la inseguridad. Ninguno de los servicios básicos  metropolitanos; cuya infraestructura existe y que son la base de lo urbano; de la conurbación que es; funciona en Caracas. La precariedad la incertidumbre el albur en materia de servicios y dotación; general y local; determinan la vida de los caraqueños en general; y particularmente de las dos terceras partes que habita en la ciudad informal; verdaderamente pre-urbana. La certeza y la previsibilidad  de los servicios que es lo sustancial de lo urbano, no existe para los caraqueños.

11.- El centralismo; negación de lo regional y de lo urbano.

Como la basura; los cortes de agua, los apagones, el caos del transporte; la inseguridad; tienen la dimensión política de ser el resultado concreto de la eliminación de hecho del gobierno metropolítano; y de  descartar el manejo mancomunado de los sistemas y redes metropolitanas de servicio y las competencias concurrentes urbano-ambientales de los cinco millones que es la Caracas Metropolitana. Descarte de la fórmula de  mancomunidad por el gobierno nacional chavista al  centralizar  todos los sistemas metropolitanos para su manejo burocrático centralizado por entes nacionales; en una estrategia política para la concentración y centralización total del poder- No hay instancia metropolitana de gestión y manejo de ningún problema de Caracas. La seguridad la maneja directamente  MIJP; el transporte el MT, el agua Hidroven, la electricidad CORPOELEC; los efluentes el MINAMB; la basura MINAMB y Libertador como ejecutor local de las políticas del gobierno nacional.

.– VI PARTE

12.- Lo urbano la mancomunidad la ciudadanía.

La mancomunidad es la condicionante última de la ciudadanía en conglomerados urbanos de la escala de Caracas. La que posibilita y garantiza; desde la escala macro; regional; metropolitana; hasta la vecinal y local; las condiciones y calidad urbano ambientales regionales locales y vecinales que contextualizan el ámbito concreto; vivencial; a escala, de la relación del ciudadano con el con las dimensiones a su alcance y el Poder. Con el Poder inmediato local y regional; y más allá: con el nacional. Relaciones que permiten  su percepción de él; de su relación con él; y de su determinación como causalidad de sus problemas concretos; vivenciales; individuales y comunales. Sin calidad urbano-ambiental de vida local, vecinal, no hay ciudad. Sin ciudad no hay ciudadanía.

Y sin ciudadanía no hay consciencia ciudadana; no hay consciencia del Poder; y no hay consciencia en la gente de su relación, del Poder concreto con los problemas que la agobian. Ni del contrapoder que potencialmente es y que tiene que ser. El caraqueño en general; ignora; ni siquiera se plantea; como funciona su ciudad; obviamente ignora ni siquiera se plantea entender, por qué realmente no funciona; y está en la emergencia total en que está. Y, obviamente también; ignora que solo con su participación con su beligerancia es que Caracas, su ciudad, saldrá de la crisis total en que está desde hace varias décadas.

La mancomunidad al ser la condición macro; a escala; de la calidad urbano-ambiental concreta; es un derecho ciudadano; es la determinación básica de la condición ciudadana. No es una opción en relación a la que el burócrata de turno decide sí o no. Los problemas concurrentes de las conurbaciones solo pueden ser manejados mediante gestiones mancomunadas.

.-13 El poder ciudadano originario por una verdadera AMC.

El problema político y vivencial fundamental de los caraqueños es que no hay un gobierno metropolitano. La AMC reducida  de hecho a una ONG para asesoría y coordinación de planes y proyectos sin ninguna garantía de ejecución; sin nada que ver con las gestiones de los municipios metropolitanos

El gobierno metropolitano y el manejo mancomunado de los servicios y problemas metropolitanos es una necesidad y un derecho constitucional de los caraqueños Sin  AMC y sin  mancomunidad no hay ciudad; no hay dinámica urbana real. Hay es el caos inercialmente expansivo; la emergencia y crisis totales en que nos mantenemos los caraqueños. Y siendo un problema político; de Poder; y de emergencia; no se trata de esperar las elecciones para elegir; ya se hizo; un alcalde y unos concejales oposicionistas; que ya se tienen; pero, que previsiblemente seguirían siendo lo que hoy son; burócratas sin ninguna capacidad fáctica concreta frente al centralismo del gobierno nacional. Sin ninguna capacidad real de la gestión metropolitana concreta; y manejo mancomunado de los problemas; para la cual fue establecida en la CRBV

En las condiciones políticas y político-institucionales actuales; la opción concreta de los caraqueños; aparte lo electoral formal; lo partidista y candidatural; es la de impulsar un debate ciudadano una activación de base y una movilización metropolitanos; parroquial; municipal; sectorial; activar el poder originario; constituyente; metropolitano; para impulsar por la vía  de hecho; constituyente;  la constitución de una verdadera AMC con todas las capacidades y competencia que le corresponden. Y la capacidad para el manejo mancomunado de todos los sistemas y redes estructurantes de lo metropolitano.

Se trata de activarse los caraqueños  como  sujeto político; como poder ciudadano; originario; para imponer de facto, el ejercicio de su derecho a la ciudad.

.- VII PARTE

.-  14 La responsabilidad administrativa y penal de Barreto, Rodríguez y Bernal.

Hay responsabilidad administrativa y penal; culpabilidad; en el desmantelamiento de las estructuras metropolitanas de manejo mancomunado de los problemas. De por sí el despojo y desmantelamiento e la AMC por Barreto; fue delictual. Como igualmente ha sido y es delictual el entrabamiento y la negación; como arma política; del uso por cuatro alcaldías del Sistema Metropolitano de Recolección y Procesamiento de Desechos Sólidos; un sistema metropolitano al que tienen derecho por igual todos los caraqueños y sus cinco alcaldías. Y es delictual, penal. el haber provocado y continuar provocando a consciencia y deliberadamente; por motivos políticos; el deterioro de las condiciones urbano-ambientales de vida de millones de caraqueños por efecto de la basura regada por todos los espacios en que se desarrolla su vida; imposibilitada de recoger o deficiente o costosísimamente recogidas por los costos que su uso como arma política impone a las alcaldías de oposición.

Barreto, Bernal y Rodríguez deberán ser denunciados y acusados administrativa y penalmente por los efectos en la vida de millones de caraqueños de su uso sistemático y continuado durante diez años de la basura como arma política.

.- CONCLUSION.

Dos objetivos inmediatos de los caraqueños por Caracas.

1.- Hacia resolver el problema de la basura; parar su uso como arma contra la oposición.

2.- Hacia manejar eficiente y sanamente los problemas de Caracas: implantar; imponer; un gobierno metropolitano.

Tres puntos para la propuesta de una AGENDA CIUDADANA PARA CARACAS.

1,. Movilización e intervención ciudadana de emergencia para la recuperación y reactivación mancomunada del SISTEMA METROPOLITANO DE RECOLECCIÓN DE DESECHOS SOLIDOS.

2.- Activación del poder originario ciudadano metropolitano para la RECONSTITUCION DE LA AMC con todas las competencias constitucionales.

3.- Acusación formal a Barreto, Bernal y Rodríguez por el uso de la basura como arma política causa de su impacto en la ciudad.

Te puede interesar

Compartir