Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión >  Ramón Guillermo Aveledo: Protesta y esperanza

 Ramón Guillermo Aveledo: Protesta y esperanza

En apenas cuatro días, el venidero 15 de octubre, tu voto tendrá un doble significado, el de la protesta y el de la esperanza.

Que tienes motivos para protestar es más que sabido. Sobre todo si en 2013 votaste por el actual Presidente. Tus motivos para protestar crecieron igualmente si votaste por los candidatos del “Bloque de la Patria” o de la Mesa de la Unidad Democrática en diciembre de 2015, porque una conspiración contraria a la Constitución ha impedido que la Asamblea Nacional cumpla con sus atribuciones y produzca el funcionamiento equilibrado de los poderes públicos en beneficio de todos que diseñó el constituyente de 1999. Ese a quien el grupito poderoso quiere ahora enmendarle la plana al dejar en suspenso la vigencia de la Constitución. Posiblemente no marchaste, pero sentías que esos muchachos tenían razón. Y ahora es tu oportunidad.

Y además de motivos de justa indignación que debes canalizar democrática y constructivamente, como le conviene a Venezuela y a ti, tienes sobradas razones para protestar con tu voto. Como a todo el mundo, el sueldo no te alcanza, y los aumentos decretados con esta inflación desbocada que es responsabilidad gubernamental significan poquísimo y por poco tiempo. La escasez de alimentos y medicamentos te angustia, principalmente si tienes niños o eres adulto mayor o alguno depende de ti. La inseguridad te impone restricciones y horarios, cambia tus costumbres, aumenta tus gastos en cuidar tu casa y tu carro, y te consume la angustia cuando los muchachos no han vuelto a casa.

Ahí, en secreto, en la soledad ante la máquina, votarás para protestar. Para que no se burlen más de ti. Pero eso no te basta. También quieres votar por el futuro mejor que te mereces, ese que quieres para tus hijos. Para que no tengan que irse del país como muchos que conoces, a buscar afuera las oportunidades que aquí se les han negado, a ver si abren puertas que aquí se han cerrado.

Votarás con la esperanza de que esto tiene que cambiar, y cambiará. Con la esperanza puesta en una Venezuela justa, donde todos podamos vivir y progresar en paz. Sin divisiones, sin exclusiones, sin discriminaciones.

En Miranda y en Vargas, esa protesta y esa esperanza las representan Carlos Ocariz y José Manuel Olivares. Ocariz, un alcalde que quiere un pueblo propietario, porque no se conforma con que sea proletario. Olivares es un joven médico, luchador, preocupado y preparado.

La fórmula es protesta y esperanza.

Te puede interesar

Compartir