Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Rafael Guerra Ramos: Masivamente a votar

Rafael Guerra Ramos: Masivamente a votar

Desde que están allí al frente del CNE, las protagonistas de toda clase de trampas y artimañas conforme a las exigencias del Gobierno y, valga la redundancia, de su partido, nunca antes habían exhibido mayor descaro en su desempeño ventajista. Correlativamente, la oposición jamás había soportado tantos abusos con tanta paciencia, inteligencia y temple.

Comprensibles, por lo demás, ambos comportamientos. El juego delincuencial de los que apuestan duro a quedarse aferrados al poder, aun a costa de la ruina y del derrumbe del país, de una parte, y de la otra, quienes tienen en sus manos la responsabilidad de conducir la nave, sin encallar, a donde debe llegar. Corresponde a una dirección política consciente de su papel pensar con dominio de la realidad y control sobre las reacciones emotivas, en buena medida provocadas por el adversario.

Frustrados los intentos de impedir las elecciones, la camarilla siniestra se centró en provocar la máxima abstención, empeñando a fondo los esfuerzos de la yunta TSJ-CEN. A estas alturas, podemos afirmar que no lograrán sus propósitos y que a pesar del cuantioso y doloroso éxodo de compatriotas –pérdida neta de nuestro electorado– habrá la concurrencia suficiente no solo para asegurar su derrota, sino también para poner en evidencia la fraudulenta “elección” de la ilícita constituyente.

Afortunadamente, estos largos años de dura y tenaz lucha nos han suministrado la suficiente experiencia y nivel de conciencia política para entender que la abstención comporta desmovilización, inacción, pasividad, veneno letal para nuestra causa. Como dice el cardenal Urosa, “Si la gente se queda en su casa propicia el camino del fraude”. “Frente al proyecto totalitario –afirma monseñor Moronta–, este acto electoral debe hacer sentir la voz de un pueblo que quiere de verdad la democracia como régimen de gobierno y estilo de vida”. Ganar la mayoría de las gobernaciones es nuestro objetivo inmediato: un nuevo punto de apoyo en la lucha por el desplazamiento del régimen nefasto y el restablecimiento del Estado de derecho.

Los gobernadores que elegiremos no van a ocupar un espacio alfombrado con rosas. Tendrán ante sí nuevos desafíos que demandan profunda convicción democrática, coraje, decisión y firmeza.

Te puede interesar

Compartir