Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Néstor Francia / Análisis de Entorno: They will come back (26-10-2017)

Néstor Francia / Análisis de Entorno: They will come back (26-10-2017)

Chávez dijo alguna vez que la oposición es la Nada. Pensamos que quiso decir nada de liderazgo, nada de propuesta presentable, nada de coherencia, nada de unidad real, nada de credibilidad, nada de lealtad, nada de patriotismo, nada de inteligencia política. Nadita de nada. El despechado analista opositor Luis Vicente León ha dicho sobre la actual circunstancia: “Esta obra se llama implosión y estaba cantada. Esta es, por mucho, la peor crisis vivida por la oposición en 19 años y apenas está comenzando”. Y agregó: “… no hay ninguna posibilidad de éxito opositor futuro sin pasar por la construcción de reglas comunes para dirimir sus diferencias. Cualquier estrategia que intente la oposición en este momento, sin construir antes un liderazgo que rescate la confianza, será inútil”. Este es el mismo personaje que anunció, antes del 15 de octubre, que el Gobierno no podía ganar ninguna elección. Ahora habla de las equivocaciones de todos, menos de las suyas. Así son, qué le vamos a hacer.

La verdad es que los opositores han vivido varias graves crisis, todas ellas sobrevenidas después de arduas conspiraciones y sonoras derrotas. Han sido, si a ver vamos, eternos favorecedores del chavismo. Tras la derrota del golpe de Estado de 2002, le permitieron a la Revolución deslastrarse de unos cuantos microbios en el cuerpo de la Fuerza Armada. Ocurrida la derrota del sabotaje petrolero, lo desinfectado fue PDVSA. Las guarimbas de 2014 terminaron con varios de los principales inspiradores de la subversión tras las rejas, incluido el emblemático delincuente reincidente Leopoldo López. Las guarimbas redivivas en 2017 desembocaron en la Constituyente y en la victoria revolucionaria del 15 de octubre. La situación opositora de hoy es consecuencia de una prolongada acumulación de errores y torpezas. Ganaron una en diciembre de 2015, pero ya hemos dicho que allí más bien perdimos nosotros. Nadie es perfecto, ya nos había pasado algo parecido en 2007, en ocasión del referéndum de la Reforma.

Después de tanta bravuconería, frases lapidarias sobre el Gobierno, augurios de derrocamiento de Maduro, fijación de plazos apocalípticos, vea el lector como han terminado. Ahí es donde vale la frase de que la lengua es el castigo del cuerpo.Para adentrarnos en el tema de los valores que maneja cada fuerza presente en la liza, es bueno recordar cuán diferente ha sido nuestro comportamiento después de nuestras contadas derrotas. Se han abierto períodos de crítica, es verdad, pero ha imperado el espíritu unitario que insufló Hugo Chávez. La nuez de la dirigencia chavista ha permanecido férreamente unida ante las adversidades, al igual que la base social de este movimiento histórico. Hemos convertido la depresión natural que ataca después de un descalabro en nueva fuerza para reaccionar, seguir adelante y finalmente recuperarnos. Eso es lo bueno de que haya líderes, ideas, proyecto, conciencia histórica, actitud proactiva, confianza en las propias fuerzas, organización, capacidad, decisión de triunfar contra viento y marea. Todo eso forma parte del legado invalorable de Chávez, un activo del que carece absolutamente la derecha apátrida.

La turbamulta opositora no solo toca a sus figuras más visibles, que andan lanzándose públicos dardos envenenados en el desenfreno de la deslealtad. También personajes secundarios aparecen en la escena siendo parte de la reacción tumultuaria ante el fracaso. No solo los gobernadores electos y candidatos perdedores de la derecha, sino también gente como un señor de cuya existencia acabamos de enterarnos, el diputado ante la Asamblea Nacional José Ignacio Guédez, secretario del parlamento, quien ha renunciado a su cargo. “Hoy renuncié ante la plenaria al cargo de secretario de la AN como protesta ante el desempeño de la dirigencia de la oposición de la cual formo parte y como un gesto de desprendimiento que ayude a contribuir con la renovación de la unidad democrática en el país”, expresó Guédez a través de Instagram.

Mientras los aparatos políticos y mediáticos de la derecha internacional tratan, a duras penas, de remendarle el capote a sus desubicados pupilos. Gente como Almagro, Borges, Ramos Allup, Guevara, Falcón, Machado, Ledezma, Arria, Torrealba, semejan todos una camada de borrachos cayéndose a botellazos en medio de la noche, asignándose la culpa unos a otros.
Pero es cuestión de esperar. Después de que se les pase la resaca, eventualmente su odio contra la Revolución los volverá a pegar con saliva de loro. No podemos dormirnos en nuestros laureles ni creer que lo que viene es solo jolgorio. El enemigo nos la tiene jurada y se va a recomponer para intentar de nuevo el asalto al poder. Acaso nunca puedan, pero siempre tratarán. Por eso tenemos que seguir trabajando como si nada, para avanzar, abrirle camino a los soluciones, espantar los fantasmas internos y recuperar a plenitud la confianza y la esperanza de la mayoría popular. No nos durmamos, they will come back.

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Puedes comentar

avatar
  Subscribe  
Notificación de
Traducción »