Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > José Ignacio Moreno León: Del peronismo kirchnerista

José Ignacio Moreno León: Del peronismo kirchnerista

Quizás la escandalosa corrupción fue lo que más pudo identificar al peronismo kirchnerista con un genuino régimen neopopulista. En efecto, los estudiosos de este tema en Argentina señalan que en la era de los Kirchner este cáncer del populismo se incrementó a niveles nunca vistos en el país. Y se denuncia que la pareja, durante la gestión de sus gobiernos amasó una fortuna que les representó un crecimiento de su patrimonio de más del mil por ciento, especialmente mediante negocios inmobiliarios y coimas recibidas a través de testaferros por el otorgamiento de importantes obras públicas y compras del Estado. El morbo de la corrupción no fue un monopolio de los dos presidentes, ya que han sido numerosos los casos de enriquecimiento ilícito, contratos amañados y tráfico de coimas en los que aparecen involucrados altos personeros de esos dos gobiernos, incluyendo la fundación de Las Madres de la Plaza de Mayo.

Al final de la gestión de Cristina Kirchner, uno de esos escándalos de corrupción adquirió gran cobertura mediática cuando un connotado personero, vinculado por muchos años a los dos ex gobernantes –especialmente en los programas de obras públicas– trató de esconder unos fardos con casi nueve millones de dólares –producto de sus fechorías al amparo del gobierno– en un convento de clausura de Buenos Aires.

Recientemente se hicieron públicos otros casos que han generado el embargo de más de 140 bienes de Cristina Kirchner, incluyendo dinero en efectivo y acciones en diversas empresas, que se estiman producto de otorgamientos de obras públicas al empresario amigo de la familia, Lázaro Báez, quien se encuentra en presión y a quien también las autoridades le han embargado 81 inmuebles. Pero estos casos incluyen igualmente al ex ministro Julio de Vido, al ex secretario José López y a Santiago Kirchner, primo del fallecido Néstor Kirchner.

Frente a esta herencia perniciosa de una nueva versión del peronismo populista, autoritario y corrupto, Mauricio Macri tiene el reto histórico de lograr convertirse en el primer presidente no peronista capaz de lograr completar su mandato de cuatro años.

La lucha anticorrupción y una sensata política económica deben ser las estratégicas básicas de su gobierno para rescatar a la Argentina. Los resultados de las elecciones legislativas parecen señalar que Macri va por buen camino.

Te puede interesar

Compartir