Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Nelson Morán / Elena Liscano: Ciencia emergente, investigación y trabajo de grado

Nelson Morán / Elena Liscano: Ciencia emergente, investigación y trabajo de grado

Se aspira con este aporte contribuir a incentivar la idea investigativa de los estudiantes de Post Grado con énfasis en el Postdoctorado, con la humilde pretensión de que en un futuro cercano, además de cumplir con los requerimientos académicos, el estudio investigativo para la elaboración de la tesis, constituya de verdad un aporte investigativo en un tema de interés e importancia vigente, que fortalezca y potencie la actividad emergente de la comunidad estudiosa y al mismo tiempo favorezca y posibilite la gestación de una gerencia para los tiempos por venir, puesto que se requiere de una gerencia investigativa que facilite la labor del equipo estudiante – tutor, aportando todos sus conocimientos y experiencias.

A los fines de la culminación del proceso postdoctoral nos planteamos realizar una investigación de carácter analítica, descriptiva, participativa, endógena, fenomenológica, etnográfica, hermenéutica, y por ende transcompleja, donde los copartícipes desarrollen el rol de investigadores y sujetos de la investigación, formando en este aspecto parte de la situación a estudiar y quienes, a su vez, conforman elementos del objeto o fenómeno de estudio y activan como coadyuvantes en la investigación misma, esto es sean sujeto y objeto de la investigación.

La participación esta presente desde el  inicio de la problemática y su involucramiento llega hasta comprometerse con la misión encausada para el beneficio del colectivo protagónico.

En el proceso de desarrollo del trabajo investigativo pueden utilizarse, entre otras, las estrategias que se mencionan a continuación: Una vez seleccionados los informantes claves, se aplican las técnicas e instrumentos relacionados con los sujetos de investigación, procediendo a recabar información visual y auditiva conjuntamente con vivencias, emociones, reflexiones que se presenten durante las distintas fases de las entrevistas, discusiones grupales y observaciones participativas, se hace uso de bitácoras, narraciones de experiencias y demás técnicas e instrumentos facilitadores de información y procesamiento de los datos.

En todo momento de la investigación debe tenerse presente que las realidades sociales se manifiestan más, bajo formas cualitativas que cuantitativas e igualmente asumirse que las ciencias sociales no son objetivas ni neutras y que se ocupan del tratamiento teórico y práctico de la realidad social, así como que hoy asumen en conjunto el estudio de la sociedad en su integralidad, sobre este particular son muchos los autores que exponen posiciones, algunas veces divergentes.

La investigación social se apuntala, fundamentalmente, en el paradigma cualitativo, muchas veces utilizando la fenomenología como la ciencia que estudia la relación que hay entre los hechos (fenómenos) y el ámbito en que se hace presente esta realidad (psiquismo, conciencia); otras utililiza la Etnografía u otras ciencias, así se apoya en el método fenomenológico, hermenéutico u otro, entendido el primero como el que toma por real todo aquello que es pensado de manera clara y distinta y puesto en perspectiva temporal, y que aspira al conocimiento estricto de los fenómenos, como las cosas tal y como se muestran y se ofrecen a la conciencia (Husserl E.1997);

En este orden se requiere conocimiento y experiencia, productos de las vivencias, en y de lo que se investiga, por lo que, tomando en consideración el contexto académico e investigativo nos sumergimos en el mundo de la actividad vinculada a la investigación; se esta planteando el introducirse en el ámbito del investigador – en este caso estudiante de los distintos niveles educativos que requieren elaborar trabajos de grado-, el tutor y el asesor de dichos trabajos.

Es así que necesariamente se tratará de los enfoques de la ciencia, de cómo el investigador asume una postura, tiene su punto de vista relativo a cualesquiera de  los caminos metodológicos, esto esta estrechamente ligado a lo que denominamos la autonomía del investigador, la cual hoy se encuentra, si se quiere, en  entredicho, sobre todo cuando la investigación se realiza con fines académicos y se tiene un tutor y un jurado evaluador que piensan de determinada manera.

El estudiante – investigador se mueve entre dos paradigmas científicos, la ciencia tradicional, convencional, racional, es decir positivista, cuantitativa, y lo que se denomina nueva ciencia, por ser hoy, emergente, de interrelaciones, racional, dialéctica, esto es post positivista, cualitativa

En este ámbito, Schavino, N. (2012) sostiene que no obstante el escenario investigativo donde se presentan visiones aisladas, desvinculadas y por demás excluyentes que reducen todo a una sola dimensión epistemológica-metodológica procedimental, esto no parece ser suficiente para satisfacer la manera de estudiar la realidad social, expresándose en las realidades transcomplejas, interconectadas y permeables a los cambios, como lo son, en el caso concreto que se refiere,  las realidades educativas. Así lo cuantitativo y lo cualitativo se ven tocados por lo transcomplejo como una vía investigativa de complementariedad donde lo cualitativo, lo cuantitativo y lo dialectico se complementan sinérgicamente configurando una matriz epistémica multidimensional (Leal, J. 2005; Schavino, N. (2012).

Conviene expresar que en el campo transcomplejo para entender el contexto se hace necesario analizar el espacio, entrelazándolo dialécticamente lo geográfico con lo histórico, donde los tiempos se conjugan y nos permiten una visión integradora y comprensiva de los espacios vivibles del presente; esto es una reflexión dinámica y transdisciplinaria de la realidad cambiante y en constante evolución, dándonos visión del cruce tiempo – espacio para el aprovechamiento social.

En este trabajo de descifrar la evolución espacio- tiempo, retrospectivamente, nos ayuda enfoque Geohistorico, el cual es una propuesta teórico-metodológica para el análisis del espacio geográfico desde una perspectiva interdisciplinaria,  entendiendo al espacio como producto social, síntesis de la acción de los grupos humanos consecuencia de una realidad histórica. (Tovar, R. 1986).

Independientemente del diseño metodológico que decida el estudiante – investigador, es necesario que este conozca y maneje la teoría para poder plantear certeramente la situación problemática seleccionada para el trabajo de tesis.

En el desarrollo de la investigación para el trabajo de grado están involucrados la Universidad  (la escuela a quien le corresponda), el estudiante – investigador, el tutor, el asesor y el jurado; a excepción del estudiante quien debe gerencial su proceso investigativo, le corresponde a los otros involucrados, en sus respectivas competencias, gerencial de la mejor manera, en forma flexible y amplia, entendiendo que es el estudiante el actor principal en la investigación y dándole cabida a las diversas opiniones que se presenten, haciendo uso y alarde de su arte, superando obstáculos mediante estrategias inteligentes para garantizar el éxito de su gestión.

Esto se refiere a la capacidad para arbitrar soluciones a las diferentes situaciones que se función presenten, en función del cumplimiento y alcance de objetivos previamente establecidos y de la gestión eficiente de las organizaciones bajo su responsabilidad gerencial.

Se busca con la gerencia la obtención de máximos beneficios, así como la eficacia de la actuación en la gestión, tratando y logrando minimizar riesgos,  utilizar recursos escasos con alto rendimiento, en el camino de la calidad productiva.

Así tenemos que se puede gerencial todo lo que tiene que ver con la vida en sociedad, desde lo personal, pasando por lo familiar, hasta llegar a lo social y colectivo, el trabajo, la investigación, la educación, la docencia. Por ello se habla de la gerencia del conocimiento, relacionada con el campo del saber en las organizaciones que tienden a funcionar inteligentemente, también la gerencia de servicio, donde las relaciones son más importantes que el producto, puesto que constituyen la esencia del mismo, e igualmente, en el ámbito que nos ocupa, tenemos la gerencia investigativa, referida a la forma de administrar el proceso investigativo en general y la realización del conjunto de actividades planificadas que se realizan en forma individual y organizadamente para alcanzar los fines establecidos en el proceso investigativo.

Ahora bien, en el desarrollo del tema que ocupa la atención intentaremos establecer que se entiende por la elaboración de un trabajo de grado, en esta caso una tesis de grado Postdoctoral, sus característica, manera de redactarse, como darle un enfoque personal de excelencia, y en definitiva como concebimos la elaboración de una tesis para culminar los estudios, en este estado, trataremos de ubicarla y establecer relaciones de la tesis con carácter académico y la investigación científica con interés personal y social.

En función de una mejor comprensión, se pretende hacer un sucinto recorrido por los caminos científicos, particularizando intencionalmente en lo que nos ocupa la atención.

Actualmente, en el mundo de la ciencia e investigación se vive una situación de constantes cambios y cada día se trata con más fuerza el tema del nacimiento de una nueva ciencia, la cual viene gestándose desde el siglo pasado, a mediados del mismo, aunque no se pueda establecer la fecha exacta, lo cierto es que la ciencia y el modo de hacerla, siempre ha estado en cambio constante.

Con el nombre del presente escrito se hace referencia a la nueva ciencia y el modo de investigar, que emerge de las contradicciones dialécticas en el mundo científico.

la actividad científica y la tesis

Bonilla, L. (2004), sostiene que la actividad científica es un proceso social resultante de la realidad, en una dinámica de cambio constante, planteando que ella no esta exenta de injusticias y miserias evidentes en otros espacios y que aquí estas se presentan refinadamente; reflexionando en su trabajo, desde la perspectiva de procesos convergentes sobre los retos que se le imponen a la educación superior, en cuanto se refiere a la formación para la investigación, como producto de las grandes expectativas sociales que se derivan de las dicotomías propias de una sociedad globalizada.

Dícese que desde la existencia de la humanidad el hombre ha puesto a su servicio la actividad investigativa para darle respuesta a sus problemas de vida y desde esos mismos inicios la investigación ha tenido quienes la defiendan y quienes la adversen, por decirlo de alguna manera, envuelta siempre en una constante dinámica de cambio, donde tiene lugar el nacimiento de una ciencia nueva y renovada.

A este respeto, el autor Miguel Martínez Migueles, en su obra la Nueva Ciencia, editada por primera vez en el año 1999 y con otra edición en el 2006, sostiene que la ciencia emergente se caracteriza por “tratar la relación e interdependencia reciproca, entre el método de investigación y la orientación epistemológica en que se apoya” el investigador.

Esto es, que al adoptar una determinada epistemología, se tiene una orientación metodológica, igualmente que al utilizar un determinado método, ya se tiene una orientación epistemológica.

En este orden, en el Capitulo “El Enfoque Cualitativo de la Investigación”, ilustra los niveles y opciones, generalmente implícitos, que adopta el investigador, los cuales generan una brecha demostrativa.

Es así que los enfoques de la ciencia vienen a estar determinados o influenciados, entre otras cosas, por el pensamiento, y el modo de actuar y punto de vista del investigador, es decir que el enfoque depende del punto de vista del investigador, pudiendo optar por enfoques metodológicos diversos y actuar en el ámbito cualitativo, donde se estudia el todo integrado, que implica e integra lo cuantitativo (referido a un aspecto), o cuantitativo, en todo caso asumir el enfoque que más le permita ejecutar lo que tiene planteado. El investigador, tiene opciones previas, tanto ontológicas, como epistemológicas, relacionadas con la investigación.

Igualmente debe tenerse presente que la investigación cualitativa trata de identificar la naturaleza intrínseca de las realidades, su estructura dinámica y compleja, lo que da conocimiento de su comportamiento y manifestaciones.

En este ámbito, de la investigación cualitativa, el Dr. Elías E. Herrera (2011), plantea:

“Esta investigación viene a constituir un paradigma emergente, actualmente abriéndose paso en el campo científico, ya que romper los esquemas establecidos requiere de un gran esfuerzo para poder establecer nuevos conceptos y criterios, relacionados con las ciencias de la conducta como parte de las ciencias humanas.”

De sus planteamientos en cuanto a la investigación cualitativa podemos llegar a establecer algunas consideraciones que tienden a identificarla, así:

  • No es experimental.
  • El conocimiento generado esta en permanente construcción.
  • Resultados en el contexto.
  • Es Holística y Sistémica.
  • Presencia del Epojé.
  • El contexto es importante.
  • El método es abierto y flexible.
  • La realidad es dinámica, dialéctica.

El autor  Becerra, A. (2002), en su obra Thesaurus, un diccionario ideativo o ideológico de términos o palabras, define la tesis como “un documento publico esquematizado en una normativa interna institucional que presenta el resultado de un Proyecto de Investigación previo, en el que en una defensa publica se demuestra en forma oral y escrita, la medida del cumplimiento de los objetivos cognoscitivos propuestos, el grado del dominio conceptual e instrumental de los conocimientos involucrados, procesos, procedimientos y de la metodología empleada, todos ellos propios de la modalidad y temática que conciernen a la investigación efectuada, y que además constituye un aporte significativo, tanto al conocimiento como al estado del arte existente en la materia tratada”.

Otro concepto de Becerra es el referido a quien realiza el estudio investigativo, al tesista, definiéndolo así: Estudiante – investigador – tesista que cumple con los créditos académicos establecidos en un diseño curricular de postgrado, al cual se le reconoce un trabajo de grado y se le asigna un tutor, para que se dedique únicamente a realizar su trabajo y lo defienda luego públicamente, de manera exitosa ante un jurado conocedor del tema o del problema en cuestión.

Nótese que en las definiciones expresadas se utilizan los términos tema, temática, problema, como conceptos afines que sirven para expresar el conjunto de ideas, interrogantes, teorías, criterios  de carácter cognoscitivos, que pueden asumirse para soportar el desarrollo de la propuesta investigativa.

Por su parte, el Dr. Trino Barreto, egresado del Centro de Estudios del Desarrollo, CENDES-UCV, sostiene, en consulta efectuada en el mes de septiembre 2009, que la tesis doctoral “es un estudio sistematizado que implica la generación de conocimientos a un nivel filosófico”.

Continua Barreto, expresando “Esto es producir conocimiento con enfoque filosófico, de manera sistemática,  es una investigación para generar un constructo, donde el investigador tiene una posición onto epistemológica y desarrolla un enfoque metodológico para seguir un procedimiento y obtener unos resultados en función de la problemática planteada”.

Puede apreciarse que el objeto de la investigación, sea esta de carácter eminentemente científica, docente o académica, consiste en generar nuevos aportes, importantes, aunque sean modestos, para el colectivo social, académico, estudioso, investigativo y para el campo de la referida investigación; siendo así que este es uno de los aspectos que se consideran para calificar a la tesis, para darle carácter doctoral, ya que ella no puede ser meramente referencial.

Encaja a los intereses de los investigadores y de los estudiosos, en el caso concreto de la gerencia, comprender que la tesis doctoral debe  dar  un significativo y novedoso aporte, que permita y facilite el avance de la nueva gerencia.

Visto lo anterior y para beneficio académico de quienes estamos desarrollando trabajos de investigación, particularmente en el ámbito cualitativo, en sus diversas acepciones  de orientación metodológica, conviene expresar dos consideraciones que podrían ayudar en le ejecución de los mismos, más no como guías inflexibles, que pueden ser asumidas con carácter de importancia para el investigador en el plano académico, a saber, presentar una mentalidad abierta a los imprevistos y considerar siempre los resultados emergentes.

Orientaciones para la Realización de Proyectos de Investigación

Como se requiere conocer, tratar y considerar sobre el proceso de realización del Proyecto de Investigación o Tesis, en este orden exponemos lo siguiente:

Según Miguel Martínez M.: Para realizar un Proyecto de Investigación, el Tesista debe conocer el área que decidió, y asumir la opción metodológica (en este caso Cualitativa). Además, siempre debe tenerse en cuenta que quien escribe lo hace para alguien (Evaluador), quienes tienen una visión del mundo, y con ellas dialogaremos. Igualmente recomienda que el Proyecto no debe exceder de 30 páginas.

El autor expone que el Proyecto de Investigación contempla partes fundamentales y que debe considerarse que estas dependen de cómo piensa el investigador, veamos:

 

  • INTRODUCCIÓN.

 

  • MARCO TEOTICO-REFERENCIAL.

 

  • OBJETIVOS DE LA INVESTIGACIÓN. (Área Problemática, hipótesis abiertas, objetivos relevantes y variables-serendipia).

 

  • METODOLOGIA:

 

Marco Epistemológico.

El Método, (Hermenéutico-Dialectico, Fenomenológico, Etnográfico, Investigación-Acción, Historias de Vida).

Instrumentos, procedimientos y estrategias para la recolección de la información: Según el método, flexibles.

Muestra: Generalmente viene a estar constituida por “un todo sistémico con vida propia” (Persona, institución, etnia, grupo social).

Categorías y Variables: no preconcebidas, emergentes.

Categorización y teorización: “La ciencia consiste en crear teoría”.

Resultados-informe final.

  • CRONOGRAMA DE ACTIVIDADES Y COSTOS.

 

  • BIBLIOGRAFIA

 

Como recomendación final Martínez expone que: “Hay muchas formas de hacer las cosas bien”…el investigador debe actuar libremente, sin presión, esto es que se debe proceder utilizando lo mejor que se tiene.

Según Jesús Leal: ASUMIDO DE SU VERSIÓN DEL PROYECTO DE INVESTIGACIÓN POST DOCTORAL (8 PÁGINAS), tenemos:

  • INTRODUCCIÓN.

 

  • PROPOSITO.

 

  • DELIMITACIÓN DEL ESTUDIO.

 

  • MARCO TEORICO REFERENCIAL.

 

  • MOMENTOS METODOLOGICOS.

 

-Propósitos.

-Premisa Fundamental.

-Aspectos a trabajar (Actividades).

-Estrategias Metodológicas.

  • BIBLIOGRAFIA INICIAL.

 

Haciendo uso, de la revista Ensayo y Error, Nº 33, 2007, USR; articulo, “La Entrevista Cualitativa” de Efraín Márquez, el autor plantea que la entrevista como técnica de investigación, es usada tanto en el ámbito cuantitativo como cualitativo, existiendo entre ambas marcadas diferencias teóricas y metodológicas; a lo cual no se le ha prestado la debida atención. Esto es, no debe aislarse de sus fundamentos ontológicos y epistemológicos, ya que las técnicas no son neutras y suponen una intencionalidad, ideas y propósitos definidos.

Martínez, M. (2007), en Repensando la Ciencia, explica que durante los últimos 20 años, la UNESCO, Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, ha venido insistiendo en una serie de ideas relevantes (Ciret-Unesco 1997, 2000, UNESCO 1998), las cuales citamos a continuación:

Los Países que se encuentran en Desarrollo, lo alcanzaran solo con una calificada y competente preparación Professional.

La desorientación de la Universidad es un fenómeno mundial.

Los cambios mundiales tienen o se dan a un ritmo acelerado.

La lógica clásica y pensamiento único generan pobreza.

No podemos seguir parcelando el saber; necesitamos un enfoque transdisciplinario.

Es urgente una visión trans-nacional, t-cultural, t-política y t-religiosa.

Debemos adoptar un paradigma sistémico para la complejidad.

Es necesario rehacer los Planes de Estudio.

El Diálogo como Método es imprescindible.

 

Esto necesariamente lleva a encauzarnos en una deliberación permanente respecto a los cimientos del conocimiento y de la ciencia, y proceder a generar una revisión de sus bases, marcos conceptuales, teorías y métodos, es decir una reflexión profunda de toda la estructura científica, de la forma de investigar y generar conocimiento.

Con todo lo expuesto se esta más cerca de un planteamiento, donde se considera que la ciencia no es neutra, que el investigador no asume el trabajo investigativo sin opciones, opiniones y conocimiento previo, que según la óptica que asuma el investigador ella estará al servicio de determinados intereses, que se espera que sea para beneficio de la humanidad, y que la ciencia emergente permita el conocimiento e identificación plena de las realidades, para así poder elaborar la teoría explicativa de la misma y contribuir al mejoramiento social.

Por otra parte, en cuanto a la investigación, tenemos que esta puede presentar diversas facetas, vertientes u opciones, así:

La investigación como profesión, ejecutada por quienes laboran en instituciones especializadas y bajo la remuneración correspondiente. Puede corresponder al sector público o privado.

Investigación libre, realizada por profesionales de diversas áreas o no, bajo su propia responsabilidad, pudiendo ser subvencionada por cualquier institución.

Investigación académica, denominación que se utiliza en primera instancia y puede estar sujeta a revisión, entendiéndose por esta la que realizan por un lado los docentes – profesores, para ascender o en el ámbito académico universitario y por otro lado la realizada por los estudiantes como requisito de grado. A esta ultima dedicaremos un espacio, más adelante.

Existe la creencia generalizada que la investigación, sobre todo la de tipo cualitativa, permite libertad en la investigación, que el investigador puede ser libre y creativo, que según como lo plantea Leal, J. (ob. cit.), la autonomía del investigador es respetada y este sigue en principio el camino trazado originalmente, pero en el trayecto se va por la senda que surge y orienta su investigación.

Pero la practica demuestra otra cosa, las normas existen y son aplicadas, sean estas flexibles o no, resulta que norma flexible tiende a hacerse inaplicable, sus efectos no inciden de manera fundamental en lo que se norma o regula, por ello la tendencia es a la norma firme.

Las instituciones normatizan sus actividades y su vida en general, eso puede darle coherencia y funcionabilidad, puede hacerla lenta, puede hacerla controvertida, en general se busca que las organizaciones sean funcionales, ágiles y dinámicas, que posibiliten espacios creativos, para ello se requiere de normas y estrategias inteligentes.

La práctica enseña que la investigación libre y creativa, de forma institucional no es común, existen los chispazos de serendipia y abducción que reorientan el camino o conducen a otros rumbos y senderos.

Como aspecto necesario, se debe proceder a ubicar el material bibliográfico, literario y teórico pertinente y necesario para su revisión, de no proceder así, se sumergirá en un mar de contradicciones y confusiones, que no necesariamente darán sus aportes constructivos en el campo del conocimiento donde se desarrolla la investigación.

Al culminar trataremos de aproximarme a unas conclusiones, con la noble aspiración de contribuir a incentivar la investigación por motivaciones de toda índole, incluidas las académicas, profesionales, de interés personal y social; puesto que solo así podremos avanzar en la consolidación de la investigación científica, en general, con todas sus acepciones y donde el investigador sea quien oriente su trabajo investigativo, esto independientemente del objetivo con que esta se realice. Nuestra labor como estudiosos tiene la importante misión de coadyuvar en la conformación de una tradición y cultura investigativa.

El Sujeto Investigador y la Investigación

No debe olvidarse que el sujeto que conoce, el investigador, puede tener o tiene opciones previas, ontológicas, relacionadas con el objeto y epistemológicas, relacionadas con el sujeto, y que investiga buscando nuevos conocimientos.

En este ámbito, relacionado a la investigación cualitativa Herrera, E. (ob. cit.) y Martinez, M. (ob. cit.) plantean, como ya se ha expuesto que esta viene a ser un paradigma emergente y que para realizar un Proyecto de Investigación, el sujeto investigador debe conocer el área en cuestión y asumir la opción metodológica de su preferencia.

El autor Fidias, A. (1997), en su obra “El Proyecto de Investigación” sostiene que el nivel de investigación se refiere al grado de profundidad con que se aborda un objeto o fenómeno; en este orden viene dada la calificación que se requiere para la tesis doctoral, donde el estudiante – investigador adopta una estrategia  de investigación valida para responder al problema planteado, esto es el diseño de investigación.

Sierra B. R, (2007), autor de “Tesis Doctórales y Trabajos de Investigación Científica”, define la tesis de doctorando como “el trabajo escrito en el que el doctorando describe y explica el contenido y los resultados de una investigación científica original efectuada con la orientación de un director, sobre una materia relacionada con el programa de Doctorado cursado”

Suárez, N. (2007) sostiene que la tesis, “Es una forma más elaborada de presentar el resultado de un proyecto de investigación… debe significar siempre un aporte…”, donde el tema este delimitado y ubicado en una línea de investigación.

Suárez, reflexiona: “el momento de la tesis es el del encuentro con nuestra imagen y construcción del mundo, es decir, de nuestra lectura del mundo, con la que han hecho los otros…”, por ello la importancia de la elección del tema, su ubicación en el contexto teórico, confrontación, y discernimiento.

Por su parte la autora Balestrini, M. (1987) en su obra “Procedimientos Técnicos de la Investigación Documental” plantea que “la tesis de grado es un requisito de carácter obligatorio exigido en algunas universidades, para obtener el titulo de…..En ella el estudiante evidenciará los conocimientos y experiencias adquiridas durante el proceso de aprendizaje”.

Entonces, el método, como procedimiento, técnica, propósitos, no será una cadena de fuerza que mantenga atado al investigador, todo lo contrario será una estrategia abierta y flexible, que permita al estudioso tomar  iniciativas en función del trabajo investigativo, en consecuencia su diseño será de carácter emergente, en las condiciones que lo permita la investigación. Será creativo, innovador y se hará uso de las técnicas necesarias para la obtención de la información, por ello la normativa utilizada como guía metodológica, debe tener un uso racional y razonable en función de la actividad en proceso.

Zorrilla, S. y Torres, M. (1995) en su libro “Guía para Elaborar la Tesis”, donde como investigadores y maestros universitarios en México, señalan algunos de los caminos metodológicos que estimularán, de manera clara y sencilla, a los alumnos que requieren titularse. Establecen que esta es la parte escrita del examen profesional, y presupone “el descubrimiento o creación de conocimientos nuevos, o, también dar un enfoque diferente al conocimiento, cosa que por cierto no siempre se cumple”.

En cuanto a la investigación cuantitativa podemos llegar a establecer algunas consideraciones que tienden a identificarla, así:

Es experimental. Racional. Objetiva. El conocimiento generado tiene aplicación en la ciencia y la tecnología. Es Sistémica. El contexto es importante. El método es abierto y flexible. Sus realizaciones son susceptibles de proyectarse en beneficio de la sociedad.

CARACTERISTICAS DE LA TESIS

Podemos establecer algunos criterios identificadores de la tesis doctoral o Postdoctoral, que constituyen sus características:

– La emprenden los estudiantes del postgrado a nivel de doctorado, avanzados.

– Cuenta con un tutor con el grado de doctor o Postdoctor, según el caso.

– Constituye un documento público, que aporta nuevos conocimientos, enfoques, de utilidad social, al campo de la investigación, al estado del arte.

– Debe dar un aporte útil y valioso, al campo del conocimiento o social en que se realiza, para poder calificar a nivel doctoral, este constituye su principal elemento distintivo.

– Es sistémica, ordenada, estructurada.

– Se ajusta a normas establecidas en las instituciones y generalmente universalizadas.

– Su razón de ser se encuentra en el por que de su realización.

– Cumplir con los requisitos de fondo y forma establecidos por las instituciones correspondientes y con competencia.

– Sometida a defensa pública ante jurado evaluador, para su aprobación y obtención del grado de doctor.

– Genera teoría.

– Inédita.

En este mismo camino, Sierra, antes citado, enumera los rasgos principales de la tesis doctoral, a saber:

– Que se presente en forma escrita. – Que su contenido se refiera a una investigación científica realizada por el aspirante. – Que sea original. – Que verse sobre una metería relacionada  con el campo científico, técnico o artístico propio del programa de doctorado cursado por el doctorando. – Que la investigación se realice bajo el patrocinio y orientación de un director, y – Que se presente y defienda en una Universidad. Como se observa enumera 6 rasgos principales.

 

En cuanto a como debe redactarse, encontramos que “todo trabajo escrito necesita poseer una estructura bien definida”, lo que permite su comprensión, “La organización del mismo y la complejidad de sus elementos constitutivos, se encuentran íntimamente relacionados con el tipo de trabajo a desarrollar” (Balestrini, 1998).

Sostiene Balestrini (ob. cit.), que debe presentarse el documento escrito, ordenado sistemáticamente, con rigor científico y solido tanto en lo teórico como metodológico.

Sin embargo, no existe ninguna normativa que determine su presentación y organización de sus partes, suele suceder que estas difieren según la institución, y también de acuerdo a los criterios del autor, investigador. No debe olvidarse que algunas disposiciones normativas se encuentran  generalizadas y han adquirido carácter universal, las cuales conviene observar y asumir en el trabajo de elaboración de la tesis en cuestión.

Sierra, ya citado, expresa que aunque no se ha establecido su extensión y algunos autores consideran entre 100 y 400 paginas, que el limite mínimo podría estar en 200 paginas, ya que 100 se vería pequeña; esto es en el contexto de España.

Desde el proyecto de investigación hasta la culminación de la tesis, debe darse consistencia metodológica, orden sistemático, rigurosidad científica y solidez teórica, que facilite su comprensión.

Debe tenerse presente que el tesista, desde que se inicia en el trabajo investigativo, ya tiene su visión de lo que espera estudiar, y por ello selecciono la situación especifica, tiene su perspectiva teórica, la cual le permitirá darle su toque personal a la investigación en curso, emitir su juicio critico y/u opinión del problema objetivo.

“No    tengamos  miedo   de    desarrollar  nuestra creatividad,   de     hacer     ciencia  respetando la manera   de    pensar    del   otro. No caigamos en la trampa de la competencia ni de la maledicencia. Que   predomine  en   nosotros   la cooperación, el respeto a la diversidad, la escucha y la sinergia”. Esta expresión corresponde al Dr. Jesús Leal (ob. cit), referida a la manera de hacer ciencia, de investigar, de realizar investigación científica para la tesis.

Como el objetivo de la tesis es presentar en forma escrita, sistematizada y ordenada, los resultados finales de la investigación científica realizada, en su elaboración se requiere el uso de técnicas generales y universales, básicas; a tal efecto tenemos: Las técnicas referentes a la elaboración y redacción y las referidas al contenido y presentación formal de la tesis. Debe tenerse presente que para finalizar es bueno que la revisen amigos con conocimientos en la materia y cuidarse en la presentación, redacción y ortografía, para luego lucirse en la defensa publica.

Podemos acercarnos a conclusiones que a lo largo de nuestro transito en los estudios de post grado, en este caso, a nivel Postdoctoral en gerencia de las organizaciones transcomplejas, nos aportaran beneficios que ayudan en la exitosa culminación de la tesis.

Visto así, quienes estamos desarrollando trabajos de investigación, con diferentes orientaciones metodológicas, debemos asumir el ejercicio de la autonomía investigativa, hacer nuestros los atrevimientos investigativos en todos los aspectos, así en lo metodológico, en la forma de investigar, que ayuden a la consolidación del quehacer científico en universidades y otras instituciones, y a la proliferación de centros de investigación, esto como elemento importante en el proceso investigativo.

Bonilla L. (ob. cit.), sostiene que la Investigación Universitaria es una actividad inherente al pregrado y el postgrado, orientada de acuerdo a las respectivas políticas de Investigación y Postgrado y que generalmente se establecen instancias tanto para los estudios de postgrado, como para la actividad de investigación, actividades que, teóricamente, debieran ser complementarios.

Asume Bonilla L. (ob. cit.), una actitud crítica y racional al sostener que desde el punto de vista ideal, la actividad investigativa debe fundamentar la selección de los postgrados que se dictan en las distintas casas de estudios superiores, apoyar de forma continua y transversal la escolaridad y nutrir los procesos de elaboración de tesinas, trabajos y tesis de grado. Sin embargo, como se ha venido planteando y es por todos conocida la realidad tiende a tomar distancia con respecto a los enunciados ideales.

A esto contribuyen muchos factores, entre otros podemos citar que desde sus inicios se entendió que la investigación genera conocimiento y esto deviene en poder, por ello se asumió y se hizo asumir a la investigación como un proceso complicado donde no todos podían estar, una actividad de pocos seleccionados privilegiados, generándose una concepción elitesca y generalmente individualizada de la actividad investigativa, la presencia de responsables y líneas de investigación desvinculados y desvinculadas de la realidad y generadas en el estricto ámbito universitario y que en el mejor de los casos solo responden a exigencias académicas, investigaciones de ascenso y estudios de postgrado que en nada benefician al colectivo, actitud misteriosa de los investigadores.

Al Respecto, Bonilla L. (ob. cit.), agrega que se requiere que la actividad de investigación institucional apoye y sirva de base para los postgrados, con líneas, núcleos y centros de investigaciones como lo amerite la realidad social o la necesidad de construcción del conocimiento, lo demanden.

La gerencia investigativa tanto en universidades como en centros de investigaciones debe estimular que las universidades y los investigadores redoblen y unan esfuerzos por superar la situación dicotómica presentada y estimular la generación de Centros de Investigaciones autónomos, donde el conocimiento emerja de la actividad de los mismos investigadores y se les provea, por parte de las instituciones competentes, de los medios necesarios y suficientes para su desenvolvimiento.

Experiencias y Vivencias en el Desarrollo del Trabajo de Grado o TESis

En este aspecto se trata de exponer algunas experiencias de investigadores estudiantes que ilustran como es la práctica para elaborar la tesis, termino utilizado comúnmente para el trabajo final y optar al titulo correspondiente, veamos.

Cinco informantes nos narran sus experiencias, vale decir que algunas son personales de quienes presentan el presente trabajo. Las ubicamos por instituciones públicas y privadas, aportando los elementos que consideramos importantes.

Informante 1: En su estudio doctoral, en una universidad publico en convenio con un reconocido centro de investigación, se le presentaron diversos obstáculos, tanto en la conformación del jurado como en la elaboración de su tesis, debía reelaborar capítulos constantemente por instrucciones de sus jurados, conto siempre con el aliento de su tutora, le rechazaban lo escrito por considerar que no tenia carácter doctoral, es decir que debía utilizar un lenguaje a nivel doctoral, solicitaba explicación sin obtenerla, al fin logra culminar el trabajo y actualmente culminará el curso Postdoctoral en una Universidad pública.

Informante 2: Universidad pública, estudios de Maestría, el jurado por intermedio de quien lo preside le plantea  el cambio total en el aspecto metodológico, que deje a un lado la Cualitativo y lo rehaga desde el ámbito Cuantitativo, esto como condición para seguir adelante, además de cambio del titulo. Posteriormente se gradúa.

Informante 3: Universidad privada, estudio doctoral, miembro del jurado realiza planteamientos para alargar los lapsos planteados en la discusión del trabajo, solicita cambiar el titulo, argumenta la necesidad de incorporar otros aspectos, infiriéndose que busca retardo en la discusión del trabajo, puesto que considera que debe realizarse en mayor tiempo, mantiene una actitud impositiva. No obstante el cumulo de obstáculos presentes se logra terminar en el tiempo previsto, realizar la presentación y hoy cursa estudio Postdoctoral.

Informante 4: Universidad pública, estudio de Maestría, en principio se planteo estudios consecutivos de Especialización y Maestría, posteriormente se pretendió dejarlo en Especialización, llegando a acuerdos de Maestría solamente, en la culminación de los estudios respectivos y después de presentado y aceptado el Proyecto de Trabajo de Grado, el jurado argumenta que no es viable puesto que no tendría vigencia por ser tiempos de cambios en el país, el alumno conjuntamente con su tutor responden argumentando exhaustiva y con razones contundentes, el jurado reconsidera y se da la discusión. Hoy cursa estudio Postdoctoral.

Informante 5: Universidad publica, estudio postdoctoral, se presenta el trabajo, se dan las discusiones preliminares, se presentan demoras en la ejecución de los lapsos establecidos para la culminación de la presentación, cambian normas de la universidad y pretenden reeditar todo el proceso de presentación, luego se establece un consenso para finalizar el  trabajo, pero ya se ha perdido un tiempo irrecuperable. Se espera la culminación.

Se puede decir que la información aportada por el Informante 5 es recurrente, otros informantes plantearon igual o parecida situación, tanto en universidades publicas como privadas.

Consideraciones finales:

el proceso de investigación para elaborar el trabajo de grado o tesis, según sea el caso, requiere de la mayor apertura para su ejecución, con esto se manifiesta que se requiere un cambio sustancial en las partes involucradas, esto es, que tanto el estudiante-investigador como los asesores y el tutor deben estar compenetrados con la temática seleccionada y además deben establecer acuerdos de funcionamiento y trabajo donde se de cabida a la libertad investigativa y a la aceptación de sugerencias criticas, en el entendido que quien investiga es el estudiante-investigador; adicionalmente los involucrados pueden llegar a establecer otros acuerdos beneficiosos para todos.

El estudiante-investigador, debe tener siempre presente que su trabajo será presentado a un jurado multidiverso, con diferentes formas de pensar y con un conocimiento, no conocido, del tema a exponer. En consecuencia debe asumir la recomendación común de elaborar su discurso para ellos; amen de que extrapole para el conocimiento y entendimiento del público presente, de ser el caso, y de los futuros lectores de su trabajo investigativo.

El lenguaje debe ser sencillo, sin obviar los tecnicismos necesarios, esto permite su mejor comprensión, en este orden se aconseja elaborar exposiciones que se ajusten al lapso de tiempo establecido y que las diapositivas no estén sobrecargadas de textos y hacer uso adecuado de animaciones evitando siempre que se desvié la atención.

Tener confianza plena en lo que expone, puesto que es el producto de su investigación lo que esta trabajando en público y lo conoce a profundidad, en consecuencia no debe temer a preguntas puesto que tiene la respuesta adecuada.

El estudiante – Investigador debe comprender que el ethnos social requiere de personas que activen, con capacidad y espíritu emprendedor, que asuman retos y aporten soluciones que en general favorezcan la imagen social, de las localidades u organizaciones administradas y contribuyan así al mejoramiento de las condiciones de vida y trabajo en dichas localidades; lo cual viene a ser posible, entre otros aspectos, por el conocimiento que los habitantes locales tengan de su comunidad, de esta manera puede estarse en el camino de poner la ciencia y la investigación y subsecuentemente la Tesis al servicio de la sociedad.

Igualmente se debe estar consciente que hoy día, la investigación social, asume pertinencia significativa ya que viene posesionándose, posibilitando el estudio y conocimiento de los cambios en las formas de convivencia y en las interrelaciones entre distintos grupos sociales; los trabajos de investigación pueden y deben coadyuvar en este sentido.

En el ámbito de la gerencia investigativa, ya no parece posible asumir posiciones que conlleven a visiones excluyentes, unidimensionales, y por el contrario se presenta una nueva manera de estudiar la realidad social y su gerencia, de manera integradora y transcompleja, como una vía complementaria, donde el entrelazamiento dialectico de todos los espacios de la sociedad posibilita la reflexión crítica y dinámica del contexto social donde se gerencia para el desarrollo investigativo en ejercicio de libertad.

En fin, el estudiante-investigador, debe asumir a plenitud y en concordancia con el tutor y sus asesores la autonomía investigativa, pudiendo asumir vías diferentes en el proceso investigativo, asumiendo los imprevistos, la serendipia, y cualquier evento aductivo que se presente.

 

 

 

 

REFERENTES BIBLIOGRAFICOS:

Balestrini, M. (1987): Procedimientos Técnicos de la Investigación Documental. Caracas, Venezuela, Editorial Panapo.

Balestrini, M. (1998): Como se Elabora el Proyecto de Investigación. (Para los Estudios Formulativos o Exploratorios, Descriptivos, Diagnósticos, Evaluativos, formulación  de hipótesis causales, experimentales y los proyectos factibles), Caracas, Venezuela, BL Consultores Asociados, Servicio Editorial.

Barrera M. (2007): Modelos Epistémicos en Investigación y en Educación. Caracas. Ediciones Quirón.

Becerra, A. (2002): Thesaurus de la Investigación Académica Universitaria. UPEL – IPC, Caracas, Venezuela.

Bonilla, L. (2004). Investigación, Universidades, Postgrados y Sociedad. Libro Digital. Ediciones Gato Negro. Caracas – Venezuela

Bunge, M. (1970): La Ciencia su Método y su Filosofía, Argentina, Ediciones Siglo Veinte.

Duvergier, M. (1981): Métodos de las Ciencias Sociales. España. Ediciones Ariel. Colección  Demos, Biblioteca de Ciencia Política.

Ferranter, J. (2004): Diccionario de Filosofía.  Tomo IV. Editorial Ariel, S.A. Barcelona, España.

Fidias, A. (1997): El Proyecto de Investigación. Editorial Epistome. Caracas, Venezuela.

Gutiérrez, C. y Urquhart, R. (2005): Redacción de Textos Académicos. Editorial CEC, SA, Caracas, Venezuela.

Hernández, R., Fernández, C. y Baptista, P. (1994): Metodología de la Investigación, Colombia, McGraw-Hill Interamericana de México.

Herrera, E. (2011) Conferencia. Barquisimeto. Venezuela.

Husserl, E. (1997): La Idea de la Fenomenología. España. Fondo de Cultura Económica.

Leal, J. (2005): La Autonomía del Sujeto Investigador y la Metodología de  Investigación, Mérida, Centro Editorial Litorama.

Leal, J. (2010): Versión del Proyecto de Investigación Postdoctoral. San Felipe. Venezuela.

Márquez, E. (2007): Revista Ensayo y Error, Nº 33, 2007, USR; articulo, “La Entrevista Cualitativa”. Venezuela.

Martínez, M. (2004): La Nueva Ciencia. México. Editorial Trillas.

Martínez, M.(2006): La Nueva Ciencia. Lara. Venezuela.

Martínez, M. (2007), Repensando la Ciencia. Venezuela.

Schavino, N. (2012). I Simposio: La Transcomplejidad. Una nueva visión del Conocimiento. FORO I La Educación desde la Transcomplejidad. Capitulo 1, El Enfoque Integrador Transcomplejo y La Investigación Educativa. REDIT. Venezuela.

Sierra Bravo, R. (2007): Tesis Doctorales  Trabajos de Investigación Científica. Thomson, México.

Suárez, N. (2007): El Problema de la Tesis o la Tesis como Problema. ULA, Mérida, Venezuela.

Tovar, R. (1986). El Enfoque Geohistórico. Caracas. Universidad Central de Venezuela.

Zorrilla, S. y Torres, M. (1995): Guía para  Elaborar la Tesis. McGraw-Hill, Colombia.

 

Elena C. Liscano M.              Nelson A. Morán G.

Agosto de 2012

 

NOTA:

Para cualquier comunicación, por favor, pueden hacerla vía: nelmoran1712@yahoo.es

Gracias.

 

Te puede interesar

Compartir