Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Rafael Guerra Ramos: ¿Amigos o adversarios?

Rafael Guerra Ramos: ¿Amigos o adversarios?

En la jerga bélica chavista, el título sería ¿amigos o enemigos? No así en el lenguaje de la cultura democrática, por la que luchamos y nos proponemos rescatar para las coordenadas de un auténtico Estado de derecho.

Al parecer hemos llegado o estamos llegando al nivel más profundo de la crisis en todas sus dimensiones. Somos ya un país al borde de la ruina. Basta con examinar cualquiera de los indicadores de la economía, de salud, educación, transporte, del alarmante aumento de las calamidades y carencias propias de la crisis humanitaria, de la masiva emigración de compatriotas. Y ver cómo ante ese sombrío panorama la respuesta del régimen es más agresividad dictatorial y represiva. Mientras la oposición, debilitada y dividida, vive su peor momento: con cinco gobernadores electos y uno en litigio, cuando esperaba tres o por lo menos dos veces más; con la MUD dividida y políticas diversas, algunas opuestas entre sí, ante un proceso electoral en marcha. ¿Qué, por ejemplo, deben hacer las comunidades de San Diego (Carabobo), Lechería en Anzoátegui, Chacao, Baruta? ¿Volverá Pepe Rangel (sin opositor alguno o con varios opositores) a ocupar su despacho en Petare?, ¿quién lo hará en Chacao, en Barquisimeto? Vista así, en cámara lenta, la realidad es a veces muy distinta que la del discurso encendido ante un micrófono.

Gracias a la corajuda batalla de Andrés Velásquez y sus bravos seguidores es posible el sexto gobernador. ¿Pero qué ocurriría con él, lo del Zulia o lo de los otros estados? Muy digna y altiva la respuesta de Guanipa, pero cualquiera sea el resultado de la ilegal y canallesca segunda elección convocada, ¿cuál será la reacción anímica y política zuliana que entusiastamente sufragó por Guanipa?

Está por verse la autenticidad del compromiso de los gobernadores que cuando rompieron con su disciplina partidista aseguraron que lo hacían por su identificación con los intereses de las colectividades que les eligieron, por auténtica vocación de servicio. Los electores de Anzoátegui, Nueva Esparta, Mérida y Táchira podrán verificar la autenticidad de sus palabras.

Está en el interés de la oposición democrática que puedan cumplir y cumplan con sus buenos propósitos.

Te puede interesar

Compartir