Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Luis Martínez: Negociar Para Avanzar

Luis Martínez: Negociar Para Avanzar

Esta semana los diputados Luis Florido de Voluntad Popular y Julio Borges de Primero Justicia en nombre de la Asamblea Nacional y la propia MUD, anunciaron el inicio de un ciclo de reuniones con representantes del gobierno, para negociar condiciones que restablezcan la convivencia política en un marco de crisis generalizada que se agrava cada día más y tiene a punto de colapso la economía del país.

¿Qué pasó para que se restableciera la comunicación entre gobierno y oposición? A mi manera de ver la MUD, después de la derrota del 15Oct, sufrió una división estratégica que la coloco en posición de debilidad para cualquier negociación ante un gobierno que se sentía poderoso pero que, en contraste, todo mundo cree que esta en su momento de mayor debilidad. La muestra se puede ver en la acumulación de vencimiento de deuda externa, las cuales no podrá honrar. Además de que es bien conocido que gran parte de esa deuda requiere el aval del sistema financiero americano y europeo, quienes continuamente han cuestionado la legitimidad de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), ente al cual el gobierno venezolano no podrá acudir, como lo desea,  para que avale cualquier refinanciamiento que le de respiro a la crítica situación de flujo de caja que vive la república. La disyuntiva que se le presenta al gobierno que lo obliga a sentarse a la mesa de negociación con otra actitud, distinta a los diálogos y negociaciones anteriores; así como a aceptar la incorporación de países garantes como Chile y México a los cuales había negado anteriormente, tiene que ver fundamentalmente con la necesidad de la aprobación del refinanciamiento de deuda por parte de la Asamblea Nacional, institución reconocida y legitimada internacionalmente como ente legislativo del estado venezolano, único garante de cualquier refinanciamiento de deuda contraída por la Republica. El gobierno está entrapado y no tiene otra alternativa que entrar a negociar con la oposición, so pena de que se produzca un colapso económico de impredecibles consecuencias que se llevaría por delante al gobierno y todo lo que se le parezca. Por tanto se han generado condiciones para que se produzca una negociación en serio, con mayores posibilidades de establecer acuerdos y compromisos que puedan cumplirse sin atenuantes.

La paradoja política que se produce en Venezuela tiene que ver fundamentalmente con la simultanea debilidad que muestran  gobierno y oposición, cuando por lo general la debilidad de uno debería contrastar con la fortaleza del otro; sin embargo no es así,  al extremo que los lleva indefectiblemente a tener que sentarse, previo al máximo evento electoral como lo es la escogencia  del próximo Presidente de la Republica que se producirá el próximo año, para garantizar que este proceso de negociación se realice en condiciones que disipen cualquier duda sobre fraudes o manipulación que podrían desatar pasiones y llevarnos a confrontaciones de impredecibles consecuencias. Este proceso de negociación que se inicia cuenta con variables que generan expectativas de mínimas condiciones para iniciar un proceso de restablecimiento institucional de la Republica, que bien pudieran garantizar a plenitud la democracia. En todo proceso político la negociación esta presente, solo se tienen que generar las condiciones para que se produzcan resultados tangibles. Creo que esas condiciones comienzan a darse y favorecen al cambio. Negociar para avanzar.

Te puede interesar

Compartir