Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > José Ignacio Moreno León: Japón: capital social y desarrollo

José Ignacio Moreno León: Japón: capital social y desarrollo

Durante una visita a Japón, en 1997, como parte de las actividades del Center for International Affairs de la Universidad de Harvard, los participantes en el programa anual de ese centro de estudios pudimos apreciar el avance de ese país y sus relevantes logros en el sector automotriz y la robótica. Asimismo observamos la excelente calidad de sus instituciones de educación superior. En la actualidad, varias de las universidades japonesas están entre las mejores 100 del planeta. En uno de los desplazamientos de esa gira por Tokio y ciudades vecinas, nos llamó poderosamente la atención cómo, a la salida de las estaciones del ferrocarril -que presentan una notable pulcritud-, se ubican numerosos paraguas que los usuarios de ese transporte colectivo toman al salir, sin ninguna restricción, para cubrirse del sol o de la lluvia y los devuelven religiosamente cuando retornan de sus diligencias. Igualmente fue sorprendente ver cómo niños de corta edad utilizan solos estos transportes y van a sus colegios amparados en la tradicional solidaridad y amistad japonesa que vela por la seguridad de los mismos. Y es que Japón es una de las sociedades más seguras del planeta en la que la responsabilidad ciudadana hace prácticamente innecesario el patrullaje policial.

Esa organización, elevada disciplina y profunda responsabilidad social que se reflejan en la confianza interpersonal y la asociatividad, responden por el alto nivel de capital social y el elevado desarrollo de ese país que para finales de la década de los 50 se encontraba mutilado por la guerra, superpoblado y con limitaciones de recursos naturales, y tenía un ingreso per cápita inferior al de Argentina, México y Venezuela. Treinta años después, el per cápita de Japón era tres veces superior al de Venezuela, y en la actualizada Japón tiene un índice de desarrollo humano -que mide el desarrollo integral del país- que lo ubica entre los 10 países más desarrollados y la nación más rica del mundo después de Estados Unidos.

El dramático contraste entre el avanzado desarrollo de Japón y el notable rezago de Venezuela -a pesar de los inmensos recursos petroleros que han alimentado las arcas fiscales del país-, se explica cuando observamos que mientras Japón se ubica entre los 20 países con el más elevado índice de capital social, Venezuela se sitúa en el puesto 153; es decir, entre las naciones con notable déficit de capital social, lo que en gran medida es causa de la crisis social, ética y política que, aunada a la debacle económica, son rémoras que mantienen al país frenado en su proceso de desarrollo y sin lograr acuerdos para solventar esas dificultades y definir un rumbo cierto frente a las demandas de la sociedad global.

Te puede interesar

Compartir