Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Gerónimo Figueroa Figuera: Cacareado dialogo se convierte en novela-culebra

Gerónimo Figueroa Figuera: Cacareado dialogo se convierte en novela-culebra

El cacareado dialogo que tanto le gusta a Nicolás para ganar tiempo y mantenerse en poder, nuevamente entró en etapa de novela-culebra tipo Corín Tellado. Por un lado, Julio Borges y Luis Florido, acompañados por Enrique Márquez en rueda de prensa autoproclamándose como representantes del pueblo venezolano, anunciaron que estaban preparados para entrar en negociación con el régimen de Nicolás, pero sin precisar lo que quieren negociar y en que condiciones. Del lado oficialista que no son pendejos, inmediatamente responden que la reunión sería el 15 de noviembre en la ciudad turística de Punta Cana, Republica Dominicana.

A los tres días Luis Florido dice que el régimen no ha invitado a los cancilleres a la reunión para que sirvan de testigos de lo que se discuta y se acuerde en las reuniones, por lo tanto, en esas condiciones no puede haber reunión. Seguidamente Borges insiste que si Nicolás no invita a los cancilleres “ellos” no irán a la reunión. Luego el régimen sin anunciarlo públicamente invita a los cancilleres, pero al parecer la invitación fue tardía para colocar en agenda la fecha. Conclusión, Borges y Florido dicen que no irán a la reunión, pero al mismo tiempo surge el rumor que la próxima fecha podría ser el 1 de diciembre.

En otro capítulo de la “culebra” el régimen a través del G-2 cubano deja filtrar que en el dialogo será planteado el refinanciamiento de la deuda externa y el fraude constituyente, pero inmediatamente Luis Florido responde que el refinanciamiento de la deuda no ha sido planteado. En esta respuesta de Luis Florida hay que ser serio, no ha sido el régimen quien planteó lo de la duda si no ellos mismos. Tanto Florido como Borges, han pedido públicamente que le quiten el desacato a la Asamblea Nacional para poder refinanciar la deuda. Es el problema que tienen algunos políticos cuando declaran cualquier vaina y después no se acuerdan de lo que dijeron.

Siempre hemos dicho que Nicolás lo único que busca con el fulano dialogo es ganar tiempo, pues bien, el tipo al retardar la invitación a los cancilleres, también lo hace con la reunión, mantiene expectativas frente a la comunidad internacional y gana tiempo, que es lo que le interesa. El tipo trabaja como el chapulín colorado, con sus movimientos fríamente calculados. Esa vaina esta mas claro que canto de gallo a las cuatro de la madrugada, quien no quiera verlo así, y actuar como Shakira, si no es sospechoso, pudiéramos decir que es un poco extraño.

Sin embargo, es importante ver la novela-culebra en todo su contexto. Del lado de la MUD en 2016 y 2017, hubo directivos que dijeron que ellos solo apostaban a elecciones pautadas en la constitución nacional, y al mismo tiempo mencionaban las de gobernadores y alcaldes. A gañote limpio y acomodándose la corbata repetían que no estaban de acuerdo con los atajos. Hoy vemos, como Nicolás haciendo maromas ha llegado feliz y contento a las elecciones presidenciales con mucha ventaja que le proporciona no haber cedido nada de lo pedido en los falsos diálogos anteriores y el “triunfo” en 18 gobernaciones el 15 de octubre.

Mientras tanto, unos cuantos nuevos y reincidentes, ya andan desbocado por la candidatura presidencial de 2018, sin que hayan variado las condiciones del 15 de octubre, como tampoco han resuelto el problema de la UNIDAD ni que van hacer para crear la nueva plataforma ya que la MUD, según los mismos aspirantes a presidentes, está ya cumplió su ciclo. Mientras que el penúltimo capitulo dice que la Asamblea Nacional nombró una comisión para recibir del “pueblo sugerencias y peticiones para llevar al dialogo los días 1 y 2 de diciembre en Dominicana donde se escribirá próximo. Con esto demuestran una sólida improvisación y un afán de protagonismo.

Atrás quedaron aquellos planteamientos de la campaña de 2015 cuando pedían mayoría en la Asamblea Nacional para resolver la crisis. También quedaron atrás aquellos discursos encendidos a principios de 2016 afirmando que en seis meses se iba Nicolás. Lo mismo ocurrió con las expectativas del revocatorio que prácticamente murió al nacer. Igualmente las protestas de abril a julio, incluyendo el refrendo del 16 donde mas de 7 millones de venezolanos dijimos una vaina y los directivos de la MUD hicieron otra. Ahora el discurso es que con las presidenciales la vaina si es verdad.

Pero, mientras vemos el “espectáculo” de pescueceo entre los autoproclamados “lideres” para ver quien habla mejor sobre lo que debe ser el dialogo con el régimen y la rebatiña por la candidatura presidencial en 2018, la triste realidad es que en los hospitales de todo el país siguen muriendo nuestros niños por hambre y por falta de medicamentos. En ese sentido, por la indolencia mostrada por ambos bandos con las publicaciones en los medios de comunicación social, pareciera que eso les importa un carajo. Será porque nuestros niños no votan, y si están muertos menos. Sobre eso no debemos pasar la página, solo hay que doblarla.

Te puede interesar

Compartir