Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Oscar Henrrique Fuenmayor: Amor en tiempos de desabastecimiento (II)

Oscar Henrrique Fuenmayor: Amor en tiempos de desabastecimiento (II)

Luego de meses sin contestar mis llamadas, por fin pude hablar con Teresa.

─ ¡Aló, Teresa! Soy Oscar, ¿cómo estás?

─ Sí, dime, ¿A qué debo el honor? ─ Su voz sonó un poco seca, debe estar arrecha todavía porque la llamé ropa sola.

─ ¿Podemos vernos en alguna parte y conversar?

─…Podría ser… pero no vayas a insultarme como la otra vez,…

Evitando una enojosa explicación, le propuse de inmediato:

─ ¿Te parece bien mañana, en el mismo café?

─ Si  pagas la cuenta del almuerzo y el efectivo de los pasajes, de acuerdo; a mi no me alcanza el salario mínimo y menos con ese aumento del 30%; también tienes que pagar el café y la torta; quizás lleve a mi hermanito.

Me la está poniendo difícil; no había previsto que tendría que financiar semejante operación, por lo menos se me lleva dos o tres meses de aguinaldos.

─ No había pensado en eso; dame entonces unos tres días a ver si consigo el efectivo para tus pasajes y los míos y luego te llamo; ¿Te parece bien?

─ Si no es para finales de 2018…

─ No entiendo, ¿qué pasa con el 2018?

─ Bueno, que los chavistas viven corriendo las arrugas para más tarde; ahora dicen que ese es el año del despegue económico y que aguantemos hasta allá para ver las soluciones,…y como tú eres chavista…

─ Pero cómo vas a decir eso, estoy interesado en verte; además, yo no soy chavista, soy socialista.

─ Bueno, y apúrate que tienes competencia, hay otros caballeros pendientes de mí ahora que estoy repuesta de la dieta de Maduro, ja, ja, ja…

─ Está bien, Teresa, haré un esfuerzo para conseguir rápido el efectivo; hasta pronto.

Nunca me habría imaginado lo opositora que se ha vuelto Teresa, sobre todo si ella antes defendía a Maduro a capa y espada; decía que Maduro fue el elegido, hasta votó por él para presidente.  Me pregunto cómo estará ahora, la última vez que la vi estaba muy flaca; dice que está repuesta, ¿Estará comiendo las cinco veces diarias como asegura Menéndez comemos los venezolanos? ¿Cómo estarán sus lindos tobillos?

Pasaron los tres días convenidos y la llamé sin haber resuelto el problema de los pasajes.

─ ¡Hola Teresa! ¿Cómo estás?

─ Bueno,…ahí,… resistiendo la guerra por el poder entre las dos derechas capitalistas…; vamos a ver si tu Presidente por fin toma las medidas económicas y deja de meterle al loco decretando esos aumentos chucutos;… ¿Y tu cómo estás?

─ Igual que tú, resistiendo; en estos días la gente medio come… ─Le digo siguiéndole la corriente para no discutir.

─ Sí, es cierto; a propósito Oscar y, perdona que te pregunte, ¿Cuántas veces al día comes tú?

Lamento haber propiciado esa pregunta; no tenía interés en entrar en esos detalles, sobre todo por nuestro desencuentro de la vez pasada. Y además por lo desnutrido que estoy, no quisiera ni imaginar su desencanto cuando nos encontremos  y  vea lo delgado que me encuentro. Alguna vergüenza profunda habló desde dentro de mí y dije:

─ Cinco veces, así como dice Menéndez.

─ Entonces debes estar muy buen mozo, como antes de ganar Maduro la Presidencia.

─ Bueno,…sí,…más o menos…

─Yo también estoy rellenita pero a la línea; no podemos negar esa obra de la política económica del Gobierno de Maduro, está acabando con la gordura.

─ ¡Y también con los flacos!, no tienen con qué aguantar… ─completé pensando en mi propia experiencia.

─ ¡Ave María Purísima!…

Aprovecho su espanto para cambiar de tema.

─Teresa, no he podido resolver lo del pasaje; colas y más colas y nada de efectivo.

─ Eso imaginé, el problema del efectivo es cada día más grave,… ¿Y cómo se pondrá en diciembre?… no quiero ni pensar en el transporte; y en los pensionados, tendrán que pasar las navidades haciendo cola ¡y sin poder cobrar!,… esto se lo llevó quien lo trajo…

Veo que estás muy radical contra el Gobierno, antes no era así.

─ ¿Estás insinuando que salté la talanquera o algo parecido?

─ Disculpa, no era mi intención decir eso, solo explícame un poco ese cambio.

─ Menos mal, ya te iba a mandar a freír monos. Bueno, Me pasa lo que a muchos chavistas que esperaron mucho del hijo de Chávez y ahora estamos como estamos,  volviendo prematuramente al polvo cósmico por falta de alimentación y medicinas.

─Y tú, Teresa, de verdad estás rellenita?

─No interrumpas con tonterías; eres igualito a todos los hombres, solo piensas en la misma cosa todo el tiempo.

─…Continua, disculpa.

─Y como te iba diciendo, hay mucho malestar contra el Gobierno de Maduro por no haber resuelto los problemas a pesar de todo el poder que ha concentrado.

─ Supongo que hace lo que puede.

─ ¡Aja! ¿Y entonces por qué no decreta que el bono de alimentación sea parte del salario?, eso lo puede hacer;  ¿Y si pierde las elecciones en el 2018 crees que la próxima dictadura va a cargar con ese muerto?

─ Tienes razón, pero así es el capitalismo chavista, Teresa, lo ancho para sus cúpulas y lo flaco para los trabajadores.

Precisamente, Oscar, flacos se están poniendo los trabajadores porque cada vez comen menos; debe ser por eso que la clase trabajadora no puede tomar el poder en el socialismo de Maduro, no tiene energía para enfrentarse a la burocracia…

─ Ni energía ni armas, esas las tiene Vladimir.

─ Entonces, Oscar, ¿Qué socialismo es éste que la clase trabajadora no es poder ni en el PSUV, ni en el Gobierno, ni en la ANC?; con razón no nos restituyen las prestaciones que nos robaron FEDECÁMARAS, Acción Democrática, Copei y la CTV adeca… ¡Ah!, y casi se me olvida, el loco furioso de Teodoro.

─Tienes razón, es un socialismo muy extraño.

¿Y entonces? ¿Nos vamos a quedar así, sin hacer nada?

─Algo habrá que hacer…

¿Otra revolución bonita con su FEDECÁMARAS, con su banca pública, con su unión cívica militar y su partido único? ¿Algo así?

─Algo que no tenga nada que ver ni con el PSUV ni con la MUD; bueno, aunque la MUD esté muerta como dicen.

─ Eso mismo dijeron los rojos rojitos de Ramos Allup y AD, que estaban muertos y que no volverían, y todavía andan por ahí pegando sustos; creo que estás confundiendo la MUD con la SUNDDE, ¡Y esa sí que está muerta! ¡Pobre de nosotros!

Teresa está empeñada en hablar de política y yo quiero que hablemos de nosotros; quiero verla pero siento mucho miedo por lo flaco que estoy; creo que mejor suspendo esta cita para dentro de un mes mientras invierto los aguinaldos y el bono de los 500000 en ganar algo de peso, aunque no me alcance para los zapatos.

Teresa, ¿Qué te parece si nos vemos mejor dentro de un mes y así voy cuadrando mejor las finanzas?

─ ¡¿Un mes?! ¡Lo sospeché desde un principio!;  eres el típico chavista, estás corriendo la arruga, milagro que no me dijiste que nos viéramos en el 2018.

─ Pero Teresa, por favor, entiéndeme, ya es bastante difícil reunir efectivo como para ir y venir al trabajo aunque haga colas todos los días; además el transporte…

¡Nada!  ¡Puras excusas! Yo sabía que ibas a inventar algo así,  siempre has sido un tacaño; y para que lo sepas, tengo  novio en Voluntad Popular, ese si consigue efectivo cada vez que quiere; ¡Adiós pata en el suelo!…

─ ¡Teresa, mi amor!Colgó; he perdido a Teresa por falta de efectivo, tal vez para siempre…

…¿Decretará Maduro el bono como parte del salario?

¿Es cierto como dice Teresa que los chavistas corren la arruga?

¿Se salvaron los aguinaldos de Oscar?

¿Por qué el chavismo no nos ha restituido las prestaciones?

¿Por qué la clase obrera no es el poder en el socialismo de Maduro?

¿Se habrá resuelto el problema del efectivo para 2018 y podrán encontrarse Oscar y Teresa?

¿Podrá Oscar volver a ver los lindos tobillos de Teresa?

No se pierdan las respuestas a estas desgarradoras preguntas en el próximo episodio que se entregará después de 2018 y sin correr ninguna arruga.

Nota.- Quienes deseen enterarse de algunos pormenores de esta conmovedora historia de desencuentro pueden consultar:

www.aporrea.org/actualidad/a230299.html, 3 jul. 2016

 

 

 

 

Te puede interesar

Compartir