Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Andrés Pierantoni: Mao y el Ché…

Andrés Pierantoni: Mao y el Ché…

A raíz de los recientes acuerdos Trump- Xi Jinpin y, en particular, la apertura de su sector financiero (http://www.lavanguardia.com/economia/20171110/432761045430/china-bancos-finanzas-extranjero.html) un amigo preguntaba en su grupo WhatsApp: “Entre contradicciones nos movemos… ¿China y USA se entienden?”.

Creo que en este, como en otros casos, el problema es nuestra tendencia a la “acromatopsia” (visión en blanco y negro) Vs. una gama de grises…

Es interesante, en tal sentido, repasar la reunión de Mao y Chou en Lai con el Ché, al frente de una delegación cubana a China en 1960: http://criticamarxista-leninista.blogspot.com/2013/10/conversacion-entre-mao-zedong-y-che-guevara-1960.html.

Llama la atención el interés, y conocimientos, del liderazgo chino desde ese entonces con relación a América Latina y, en particular, su búsqueda de “burguesía nacional”, sobretodo de Brasil (ver sus preguntas sobre su industria siderúrgica): parece que lo del BRICS viene de lejos…

Por otro lado, llama poderosamente la atención la total ausencia de menciones a la URSS y al “campo socialista” (excepto una frase irónica del Ché sobre la “Cortina de Hierro”, en referencia a la distancia política entre Cuba y Brasil) y, en términos generales, el pragmatismo del liderazgo chino. Nada nuevo bajo el sol, o sea…

Con relación al Ché, su mención de la influencia de Mao sobre Fidel en cuanto al papel del campesinado en la revolución cubana (no olvidemos, en realidad, el origen “geográfico” y social de Fidel) evidencia su visión de las perspectivas de la Revolución en América Latina, el factor determinante siendo, para el Ché, la población indígena-campesina (ver su mención al Perú y a la victoria del PCP en Cuzco, misma región que sería luego la cuna de Sendero Luminoso, e incluso, su mención al Paraguay).

Tal parece que el impacto de la realidad indígena que había sentido el Ché, en su recorrido de joven mochilero por los países andinos, la experiencia cubana e, incluso, el pensamiento maoísta fueron conformando lo que sería años más tarde su proyecto a partir de la “triple frontera” (Bolivia, Paraguay, Argentina) de fuerte impronta indígeno-campesina.

Por eso, no es casual la respuesta gringa tan temprano como en Marzo 1961 con la “Alianza para el Progreso”, el núcleo central de esa “Alianza” siendo la “Reforma Agraria”, empezando justamente por Venezuela…

Te puede interesar

Compartir