Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Víctor Álvarez: Reindustrializar a Venezuela

Víctor Álvarez: Reindustrializar a Venezuela

Conindustria presentará el miércoles 22 de noviembre su propuesta “Hacia una Venezuela industrializada”. Según indicadores internacionales, un país ha logrado su grado de industrialización cuando la manufactura aporta al menos el 20% del PIB. En Venezuela, la industria contribuye con menos de 13 % y la densidad de establecimientos manufactureros por cada mil habitantes cayó de 0,33 en 1999 a 0,12 en 2017. Colombia tiene 1,2, Argentina 1,7, México 1,9 y Brasil 2,2. Por eso no sufren de escasez

En Venezuela, la reindustrialización está llamada a ser la fuerza motriz para impulsar la transformación de una economía rentista, que poco produce y casi todo lo importa, en una nueva economía capaz de satisfacer las necesidades básicas y esenciales de la población. Es la ruta para transformar el modelo primario exportador en un modelo productivo capaz de sustituir eficientemente importaciones, diversificar la oferta exportable y, de esta manera, ahorrar y generar nuevas fuentes de divisas que nos hagan menos dependientes de la renta petrolera.

La industrialización es un componente clave de la estrategia antiinflacionaria que urge en Venezuela. En las fábricas se puede generar una abundante producción de alimentos, medicinas, productos de higiene personal y aseo del hogar, repuestos, etc. que le haga frente a la creciente masa monetaria que se convierte en demanda.

Levantar una economía sustentada en los ingresos generados por la actividad productiva interna en función de superar la dependencia del ingreso petrolero es una tarea pendiente. Más no hay que esperar a que reboten los precios del petróleo y se produzca un nuevo auge de la renta. Para la industria nacional, la abundancia de petrodólares ha sido una maldición, toda vez que ha estimulado la tendencia a importar lo que aquí se puede abastecer con nuestro propio esfuerzo productivo.

Al satisfacer la demanda interna con una producción nacional de creciente valor agregado, se evita que los ajustes en el tipo de cambio encarezcan el componente importado y desboquen la inflación. De esta forma, la reindustrialización de la economía venezolana podrá contribuir a recuperar y preservar el poder de compra de los salarios y el bienestar de los hogares venezolanos.

Te puede interesar

Compartir