Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Pastor Heydra: Las falsas promesas de los líderes de la oposición

Pastor Heydra: Las falsas promesas de los líderes de la oposición

Seguramente, ésta será la última oportunidad en que pueda dirigirme a ustedes. La Fuerza Aérea ha bombardeado las torres de radio Portales y radio Corporación. Mis palabras no tienen amargura sino decepción. Que sean ellas un castigo moral para quienes han traicionado el juramento que hicieron: soldados de Chile, comandantes en jefe titulares, el almirante Merino, que se ha autodesignado comandante de la Armada, más el señor Mendoza, general rastrero que sólo ayer manifestara su fidelidad y lealtad al Gobierno, y que también se ha autodenominado director general de carabineros. Ante estos hechos sólo me cabe decir a los trabajadores: ¡Yo no voy a renunciar!

Estas fueron las últimas palabras de Salvador Allende el 11 de septiembre de 1973, vivía en Santiago 240 y pude escucharlas a las 9 y 10 am, por Radio Magallanes.

Era una situación diferente, la confrontación de tiempos de la “guerra fría” entre una socialdemocracia avanzada (ideas allendistas) y una concepción retrasada (lucha armada cubana) del comunismo.

En nuestro caso venezolano, los políticos opositores a diferencia de los chilenos de ese entonces están acostumbrados a mentir. Sobre todo, desde 1993 en que marcaron la caída de C. A. Pérez, y el surgimiento de un gobierno de “notables” apareados con la vieja dirección de AD y Copei y grupos económicos; se unieron temporalmente a Chávez, hasta que sus propias maniobras los llevaron a la abstención de 2005, convocada por Henry Ramos y los dueños de los grandes medios comunicacionales.

También ese sector en un lapso de seis meses contados a partir de la instalación de la AN propondría un método, para cambiar el gobierno por vía constitucional. Eso lo haremos, afirmó Henry Ramos al recibir a Nicolás Maduro como nuevo presidente de la República Bolivariana, enero de 2015. Su promesa duró un año. Y fue mucho tiempo para él.

La oposición poco reconoce sus fallas, de cara a la maratónica pelea contra el oficialismo, por eso sus palabras rompen con el acostumbrado silencio. Después de una exitosa protesta callejera, esta no supo cómo reaccionar, y más bien colaboró, ante las maniobras de Maduro y su equipo en el manejo electoral y otras instituciones. Algunos analistas consideran que se concentraron en la lucha callejera y que se olvidaron de otras maneras de pelear esa batalla, que no será la última.

Por eso, Antonio Ledezma, sin ser Allende, en Madrid 18 de noviembre de 2017, llamó a la felonía y a la traición por su nombre; reclamó a cierta oposición (AD de Ramos; UNT de Rosales, y AP de Falcón). Les dijo, sobre todo a los otros, con poca esperanza que es momento de organizarse y de resolver sus “contradicciones”, Le hizo un llamado a la autocrítica, y a “depurarse” para saber quiénes son sus miembros de verdad y para poder plantarse frente a Maduro.

Te puede interesar

Compartir