Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > César Malavé: Por qué votar por los de Alfredo

César Malavé: Por qué votar por los de Alfredo

Cuando se es demócrata de verdad, cuando se cree en el estado de derecho, se es leal a sus principios. No se transige con la antidemocracia o sus representantes. En consecuencia se rechaza todo aquello que le represente independientemente de sus características particulares. Sobre esta base sostengo que cualquier apoyo a un candidato diferente a los que apoya el gobernador Alfredo Díaz, es avalar la política militarista, ególatra, caudillista, fascista y centralista del actual régimen. Por eso impelido de mi lealtad democrática, como proyecto perfectible de convivencia. Por mi lealtad a la descentralización como única vía para hacer la democracia más cercana y eficaz. Por mi lealtad a la unidad democrática, al liderazgo de Alfredo Díaz  y a la constitución nacional, si votara en Mariño lo haría por José Gregorio Gómez,  en Antolín Por Oscar Pino y en Marcano por José Ramón Díaz, por ejemplo. Pero como voto en Arismendi lo haré, con orgullo, por Richard Fermín. Como miembro del equipo liderado por el gobernador Alfredo Díaz, deseo alcaldes que se sienta comprometidos con su municipio y no con un partido o proyecto político determinado. Un alcalde identificado plenamente con las necesidades de los habitantes de su municipio. Por demócrata, quiero un alcalde que respete la Constitución que es el marco de reglas que nos da seguridad.  Quiero alcaldes amplios, tolerantes. Alcaldes que miren para abajo, a la gente que gobierna y no para arriba, a Miraflores. Porque soy un convencido de que la descentralización es esencial, sencillamente porque no se puede manejar a toda Venezuela desde Caracas, porque el centralismo es caro, ineficiente y sumamente ineficaz. Porque es una noción claramente perteneciente al pasado, invito a votar por los candidatos de Alfredo Díaz.

Quienes en nombre de una presunta “cara nueva u otro argumento, avalan la candidatura del régimen, o apoyan candidaturas diferentes a las del equipo liderado por Alfredo Díaz, anteponen posiciones personales, caprichosas y de frustración a las verdaderamente democráticas. El régimen y sus candidatos impuestos sólo buscan controlar las alcaldías para aplicar desde las regiones, arropados en el paragua del “poder Popular”, el estado comunal centralizado y acabar con la autonomía regional y con la posibilidad que tiene el ciudadano de a pie a estar más cerca de sus representantes, a los efectos de pedir soluciones a sus ingentes problemas. Por eso votar por los de Alfredito es votar por la autonomía de cada municipio en Nueva Esparta. Alfredo, como gobernador, busca unir al estado insular en torno a un liderazgo sólido, progresista, colectivo, compartido que sea la columna vertebral de la alternancia, la paciente construcción de dirigentes políticos y ciudadanos para sustituir una hegemonía radicalmente excluyente y profundamente regresiva, por un gobierno sinceramente demócrata que trabaje para que todos podamos vivir y progresar en paz en la Perla del Caribe.

Te puede interesar

Compartir