Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Hugo Salazar: Encrucijada económica obliga a considerar al Arco Minero como una solución nacional en las negociaciones en Dominicana

Hugo Salazar: Encrucijada económica obliga a considerar al Arco Minero como una solución nacional en las negociaciones en Dominicana

Después de llegar al  llegadero: un acuerdo nacional

Las potencialidades del Arco Minero como fuente de ingresos y desarrollo no pueden ser echados a un lado por ningún gobierno. En Dominicana nace una oportunidad.

-Nosotros no sabemos de extorsiones y comprobamos que la señora Luisa Ortega sabe muy poco de minería, así que al pan, pan y al vino, vino.

Ante el ruido ensordecedor de las alarmas nacionales e internacionales sobre la debacle de nuestra economía, y especialmente del sistema nacional de pagos ante el déficit de divisas, caen sobre la mesa de soluciones propuestas que deben ser analizadas con celeridad.

Descartar al Arco Minero como una de esas salidas, tal y como lo plantean voceros de la oposición; grupos de bien intencionados ecologistas, pero equivocados en sus enfoques y enemigos acérrimos de Venezuela, es hundir aún más al país y alejarnos de una salida digna con nuestros acreedores y con el pueblo.

Para esos grupos no hay argumento ni explicación científica soportada que valga. Se ha demostrado todo un plan de desarrollo del Arco minero del Orinoco apegado a las normativas de respeto al ambiente y a las comunidades que allí hacen vida diaria; se ha certificado este desarrollo con la exigente auditoria internacional del Proceso Kimberly que impide la explotación minera dañadora de superficie y acuíferos; se ha convocado a múltiples foros de alto nivel para escuchar las objeciones reales y palpables, a las cuales se les ha dado respuesta; y sin embargo se ha venido construyendo un gran muro para impedir que ante esta situación  de gravedad económica podamos consolidar al Arco Minero del Orinoco como una opción válida que además de armonizar con el ambiente pueda ordenar lo que hoy es un área anarquizada por la minería ilegal, el narco y parte de las bandas hamponiles movilizadas desde Colombia.

Y cómo si eso fuese poco, ahora como vocera de las tinieblas aparece la señora Ortega Díaz en los foros internacionales a expeler su repetitiva y mala información sobre el Arco Minero, alejando a la inversión foránea y retardando soluciones para el país. Realmente nosotros no sabemos de extorsiones, y hemos comprobado que la Ortega sabe muy poco de minería; así que cada quien a lo suyo.

En esta hora aciaga para Venezuela, el Arco Minero del Orinoco debe enmarcarse dentro de un gran acuerdo nacional donde todos los sectores apunten sus mejores esfuerzos y aparten sus mezquindades para desarrollar este tesoro que los Dioses sembraron en nuestro suelo. No es un asunto menor y  compete a todos los venezolanos.

De allí que creamos como un ámbito auspicioso el encuentro en República Dominicana entre oposición y gobierno para pautar un gran acuerdo nacional sobre el plan  estratégico de la república con  el Arco del Orinoco.

Nosotros desde hace tiempo hemos pasado de la palabra a la acción y acudimos a la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia para enfrentar jurídicamente a quienes quieren afectar la libre actividad económica que nos garantiza la Constitución Nacional, cuando han solicitado la nulidad del Decreto no. 2248 que creo el Arco Minero. Igualmente nos activaremos cuando el acuerdo nacional que ahora intuimos como vital e insoslayable para Venezuela comience a vislumbrarse. Mañana será tarde.

Te puede interesar

Compartir