Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Néstor Francia / Análisis de Entorno: Suciedad civil (28-11-2017)

Néstor Francia / Análisis de Entorno: Suciedad civil (28-11-2017)

El imperialismo ha diseñado desde el siglo pasado programas destinados a infiltrar el conjunto de la sociedad con un parapeto que se ha llamado “sociedad civil”. Se trata de un entramado que reúne distintos tipos de organizaciones, como ONG, grupos y organizaciones de “Derechos Humanos”, movimientos sociales “independientes”, gremios profesionales, etc., con la finalidad de respaldar, bajo el manto de la civilidad, sus políticas intervencionistas en distintos países. Es una de sus estrategias más socorridas en los planes de intervención y subversión imperialistas contra gobiernos “incómodos”.

Los vasallos del imperialismo en los países donde rigen gobiernos que no se alinean con las geopolíticas imperiales, han utilizado con tino y suficiente proyección mediática esta deleznable y manipuladora figura para sembrar la matriz de que tales imposturas representan a los pueblos, aunque en general son expresión de las clases sociales dominantes en el capitalismo, tanto la burguesía como sectores importantes de la pequeña burguesía, también conocida como “clase media”.

Por supuesto, este contrabando social no puede colarse sin oposición de los sectores avanzados de la sociedad. Importantes intelectuales y estudiosos de la sociedad se han esforzado para desnudar el trasfondo del concepto de “sociedad civil” y sobre todo de las denominadas ONG (“organizaciones no gubernamentales”).

Isaa Shivji, un académico de Tanzania que ha estudiado a fondo la irrupción de las ONG en África, ha argumentado que el aumento repentino de las ONG en ese continente es parte de un paradigma neoliberal más que de motivaciones altruistas puras y que responde a la continuación de las políticas imperiales.

El historiador, periodista y pensador marxista hindú Vijay Prashad precisó que a partir de la década de 1970 “el Banco Mundial de Robert McNamara defendió a las ONG como una alternativa para el Estado, dejando intactas las relaciones globales y regionales de poder y producción”. Hay quienes opinan que muchas ONG, en cuanto agencias del imperialismo para la subversión,  cumplen una función similar a la del clero durante la alta época colonial.

En la 43ª Conferencia de Múnich sobre Política de Seguridad, en 2007, el presidente ruso Vladimir Putin, declaró que las ONG “son formalmente independientes pero están financiadas con un propósito y por lo tanto bajo control”. Además, el recientemente fallecido autor inglés Michael Bond escribió: “La mayoría de las grandes ONG, como Oxfam, Cruz Roja, CAFOD y Ayuda en Acción, se esfuerzan por hacer que su prestación de ayuda sea más sostenible. Pero algunas, sobre todo en los Estados Unidos, siguen exportando las ideologías de sus patrocinadores”.

Finalmente citaremos una opinión muy reveladora de Neera Chandooke, especialista hindú en Ciencias Políticas: “Para poner el punto crudamente: ¿son los ciudadanos de los países del sur y sus necesidades representadas en la sociedad civil global, o son los ciudadanos, así como sus necesidades, construidas por las prácticas de representación? Cuando nos demos cuenta de que las ONG casi nunca se encuentran cara a cara con las personas cuyos intereses y problemas representan, o que son responsables ante las personas a las que representan, las cosas se ponen aún más problemáticas”. Este último es el tipo de caso como el del “movimiento estudiantil” de la derecha en Venezuela, una entelequia que reúne a una pequeña élite concentrada en unas pocas universidades y que no posee ningún poder de convocatoria. Lo cierto es que ahora la oposición venezolana acude al fantasma de la “sociedad civil” para reforzar sus equipos que participarán en el diálogo pautado para los primeros días del venidero mes de diciembre en República Dominicana. Un connotado representante de ese sector, Jorge Roig, ex presidente del gremio patronal Fedecamaras, ha declarado que “La delegación de demócratas venezolana se ha ampliado para incluir en la misma a técnicos representativos de los sectores laborales, obreros, productivos, académicos y de organizaciones de derechos humanos”.

Esta misma información ha surgido desde otros sectores de la oposición. De hecho, conforma el principal titular de primera plana de hoy del diario fascista El Nacional: “Sociedad civil acompañará a la MUD en negociaciones” La derecha intenta así generar la matriz de que en el diálogo participan, por un lado, el “pueblo” venezolano junto a sus representantes, y por el otro un Gobierno aislado con una representación “oficialista”.

¿Nos vamos a dejar pasar esa bola baja? Si se acepta que la MUD monte un circo con sus payasos de la “sociedad civil”, nosotros entonces deberíamos presentarnos acompañados por representantes legítimos del pueblo revolucionario: constituyentes, comuneros, trabajadores, campesinos, empresarios patriotas, estudiantes, intelectuales, artistas, representantes de víctimas del fascismo. Lo que es igual no es trampa-

Te puede interesar

Compartir