Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Jesús Alberto Castillo: Carta al profesor “Titular” Edwin Rojas

Jesús Alberto Castillo: Carta al profesor “Titular” Edwin Rojas

Apreciado gobernador, de verdad que jamás me había planteado escribirle públicamente. Pero las circunstancias, parafraseando a Ortega y Gasset, han permitido que, como ser humano, rompa con ese compromiso. En esta oportunidad no uso mi pluma para fustigar su gestión, aunque haya razones de peso, sino aclararle un aspecto que considero vital a propósito de haberse celebrado ayer el día del Profesor Universitario, una loable profesión que hoy se encuentra menguada por el proceso del cual usted se vanagloria de representar. Debo recordarle que la palabra tiene una fuerza determinante en el comportamiento colectivo, máxime si ella proviene de una autoridad que permanentemente hace uso de una poderosa maquinaria comunicacional para decir la verdad o mentir descaradamente.

El caso es que usted, en una cadena radial celebrada el lunes 3 de diciembre para presentar a los 15 candidatos a alcaldes del PSUV, dijo dos cosas que me llamaron la atención. Una la comparto, la otra no. En la primera precisó que el doctor es una persona que posee el título máximo de postgrado y no un abogado o médico, como la gente suele creer. En eso tiene mucha razón. Cuando alguien se gradúa de licenciado, ingeniero, médico, abogado o economista, tiene la opción de seguir estudiando y entra en el nivel de posgrado, el cual  contempla la especialización, la maestría y el doctorado. En los países anglosajones, el doctorado suele llamarse PhD porque sus siglas representan las palabras “Philosophy Doctor”, las cuales quieren decir Doctor en Filosofía. Esto es comprensible, estimado gobernador, porque un doctor supone una persona con una vasta formación onto-epistémica para formular teorías.

La segunda cosa que dijo, y es por eso el título de mi carta, es sentirse orgulloso de ser profesor universitario en la categoría de titular. En su alocución radial recordó que había ganado concurso en el año 2006 en el otrora Colegio Universitario de Caracas, hoy convertido en una Universidad Experimental por el propio proceso. Pero, debido a su incursión y compromisos en la política, solicitó un permiso no remunerado. Además, mostró su añoranza por las cátedras de Derecho Administrativo, Ciencias Políticas e Introducción al Derecho que impartía en tan célebre centro de educación superior. De verdad lo felicito, distinguido gobernador, porque sé que se siente cuando uno ama con verdadera vocación la academia. Pero de verdad debo confesarle que usted mintió o tuvo un lapso mental. Prefiero que haya sido lo segundo.

Debo precisarle que para llegar a ser profesor universitario, de acuerdo a las normas establecidas en las universidades, se requiere de muchos años, estudios de postgrado y de una denodada capacidad investigadora. La universidad tiene cinco escalafones en el ámbito docente. Profesor instructor, asistente, agregado, asociado y titular. Por ejemplo, a la universidad se ingresa como profesor contratado y, luego de haber ganado concurso por oposición, se entra como profesor ordinario o fijo, en la categoría de instructor. Posteriormente, el profesor tiene un término de 2 años para presentar un trabajo de investigación y ascender a la categoría de asistente. De allí, 4 años más para que suba a Agregado. Seguidamente, 4 años más para Asociado y, finalmente, 5 años para alcanzar la categoría de Titular. En cada una de esas categorías debe presentar un trabajo de ascenso y, en el caso de Titular, se ha aprobado, recientemente, que el docente posea el título de Doctor. Por tanto, si usted concursó en el 2006 han transcurrido 11 años hasta la fecha, por lo que es imposible que haya alcanzado la categoría de Profesor Titular.

Apreciado gobernador, véase en mi espejo. Tengo los títulos de politólogo, abogado y periodista, con 1 especialización, 2 maestrías y 1 doctorado. He ejercido por casi 19 años (12 como contratado) la actividad docente en la Escuela de Administración de la UDO- Núcleo de Sucre. Gané concurso por oposición en la asignatura Administración Pública y aún estoy en la categoría de Agregado. No es fácil, gobernador, llegar a ser titular. Pero hay que luchar. Me toca ascender a asociado y espero jubilarme como titular. Pero de verdad hay que echarle pierna, estimado. Espero que todo lo que dijo haya sido parte del olvido y no de una intencionalidad política para impresionar. Bueno, no le quito más su valioso tiempo y recuerde que la sociedad necesita de gobernantes que trabajen, respeten y digan la verdad a sus ciudadanos.

 

 

Te puede interesar

Compartir