Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Noticias > Donald Trump reconoció a Jerusalén como capital de Israel

Donald Trump reconoció a Jerusalén como capital de Israel

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, reconoció este miércoles 6 de diciembre “oficialmente” a Jerusalén como la capital de Israel, una histórica decisión que revoca décadas de diplomacia estadounidense e internacional, y amenaza con desencadenar una escalada de violencia en Medio Oriente.

“He decidido que es hora de reconocer oficialmente a Jerusalén como la capital de Israel”, dijo el líder estadounidense desde la Casa Blanca, tras ordenar el traslado de la embajada estadounidense de Tel Aviv a Israel y reivindicar “un nuevo enfoque” para el conflicto israelí-palestino.

Trump aseguró que su decisión de reconocer Jerusalén como capital de Israel no debe interpretarse como una falta de compromiso con el proceso de paz entre israelíes y palestinos, y prometió que hará “todo” lo posible para ayudar a las partes a lograrlo.

“No puedo callar mi profunda preocupación por la situación que se ha creado” en torno a Jerusalén, dijo el papa Francisco durante su audiencia semanal. “Hago un llamamiento desesperado para que todos se comprometan a respetar el statu quo de la ciudad, en conformidad con las resoluciones pertinentes de las Naciones Unidas”, agregó.

La voz del papa fue solo una de las que se alzaron el miércoles para alertar sobre las posibles consecuencias de un cambio de estatuto de esta ciudad, que además de albergar los lugares santos de las tres grandes religiones monoteístas -incluido el Santo Sepulcro- es un polvorín diplomático.

En una intervención prevista para las 18H00 GMT en la Casa Blanca, Trump debe romper con décadas de diplomacia estadounidense e internacional y reconocer Jerusalén como capital de Israel.

A diferencia de otros presidentes estadounidenses que habían hecho la misma promesa, cumplirá así una de sus compromisos electorales, con el “reconocimiento de una realidad” histórica y contemporánea, afirmó un responsable estadounidense que pidió mantener el anonimato.

Retrasar este reconocimiento “no ha contribuido en nada, durante más de dos décadas, a alcanzar la paz”, defendió.

  – Cuestión pasional –
El presidente estadounidense ordenará también que se prepare el traslado de la embajada de su país de Tel Aviv a la Ciudad Santa. No fijará sin embargo un calendario para esta mudanza, que podría tardar “años”.

En un esfuerzo aparente por calmar a los palestinos, Trump está dispuesto a respaldar “una solución de dos Estados” sin imponer nada a nadie, afirmó este responsable. Hasta ahora, para gran frustración de los palestinos, había evitado adherir a la idea de un estado palestino independiente, la solución privilegiada por la comunidad internacional.

Trump “está muy comprometido a favor del proceso de paz en Oriente Medio”, aseguró este miércoles el jefe de la diplomacia estadounidense, Rex Tillerson, en la sede de la OTAN en Bruselas. “Seguimos creyendo que existe una muy buena oportunidad de hacer la paz y el presidente tiene un equipo que está totalmente dedicado a eso”, insistió.

Los expertos coinciden en señalar que las decisiones de Trump deberían tener un impacto diplomático limitado y que solo conciernen a Estados Unidos. Pero la cuestión de Jerusalén y en particular de sus lugares santos es profundamente pasional.

Cualquier reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel es un casus belli para los dirigentes palestinos, que reivindican Jerusalén Este, ocupada y anexionada por Israel, como la capital del Estado al que aspiran.

Los grupos palestinos convocaron manifestaciones a partir de este miércoles.

La comunidad internacional nunca reconoció a Jerusalén como capital de Israel y considera Jerusalén Este como un territorio ocupado. Israel por su parte proclama todo Jerusalén, Oeste y Este, como su capital “eterna e indivisible”.

La ONU repitió este miércoles que el estatuto de la ciudad debe ser negociado entre israelíes y palestinos.

 – ‘Incendio’ regional –
Todo el mundo esperaba su reacción, sin embargo el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu no hizo ninguna referencia al tema durante una conferencia pronunciada este miércoles en Jerusalén.

Según los medios israelíes, Netanyahu, considerado el jefe de gobierno más conservador en la historia de Israel, ordenó discreción a sus ministros para no atizar las tensiones.

Este anuncio suscitó una multitud de advertencias contra la reacción de la calle en los territorios palestinos y los países árabes y contra el peligro de asestar un golpe fatal a un proceso de paz ya moribundo entre israelíes y palestinos.

La Autoridad Palestina advirtió que con esta decisión Estados Unidos se desacredita como intermediario imparcial en cualquier iniciativa a favor de la paz. Por su parte, el movimiento islamista Hamas -aislado por buena parte de la comunidad internacional- consideró que “se han traspasado todas las líneas rojas”.

“Jerusalén es nuestro honor, Jerusalén es nuestra causa común (…) Jerusalén es nuestra línea roja”, declaró el portavoz de la presidencia turca Ibrahim Kalin, al anunciar que el presidente Recep Tayyip Erdogan organizará una cumbre de dirigentes de países musulmanes el 13 de diciembre en Estambul.

El rey Salmán de Arabia Saudita, gran aliado de Washington en la región, advirtió que semejante decisión puede provocar “la ira de los musulmanes”, dado que Jerusalén, que alberga el tercer lugar santo del Islam -la Explanada de las Mezquitas- es un tema que une con fuerza a todos los musulmanes.

Irán “no tolerará una violación de los lugares santos musulmanes”, afirmó el presidente iraní Hasan Rohani durante un discurso el miércoles en Teherán. “Los musulmanes deben permanecer unidos frente a este gran complot”.

Las delegaciones palestina y jordana en la Liga Árabe pidieron una reunión de emergencia de los ministros de Relaciones Exteriores, que probablemente se celebre el sábado.

Te puede interesar

Compartir