Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Gloria Cuenca: Elecciones: otra vez

Gloria Cuenca: Elecciones: otra vez

¿Lo creerán mis contradictorios lectores? Podría haber puesto el mismo artículo que escribí para el día 15 de octubre sobre las elecciones. La situación es casi igual y, los argumentos parecidos. Hay, sin embargo, cuestiones que vale la pena enfatizar. Las consecuencias sobre lo ocurrido con las gobernaciones, es uno de los aspectos importantes. Transcurridos dos meses, casi tres de aquel momento, creo que podemos darnos cuenta si valió la pena perder las posibilidades de ganar la mayoría, por no haber estado alertas contra la trampa. Ese es el resultado de la división, la abstención, el rencor y los planteamientos absurdos, entre otros aspectos, de quienes se empeñan en no entender la realidad de la política. A ese tipo de actuación, se le conoce como: “juegos de suma cero.” Es decir, todo o nada. Ha sido analizado y estudiado en numerosas latitudes y en muchos conflictos; el resultado ha sido malo o muy negativo. Así actúan numerosos actores políticos en la actualidad. Deténganse, contradictorios lectores en la forma como se conducen algunos de quienes se presentan como los más violentos luchadores en los momentos actuales. Lo siento por ellos, me resultan sospechosos. Releo a instancias de un amigo, el libro de Rafael Elino Martínez, Aquí, todo el mundo está alzado. Había olvidado muchas historias que allí se narran. Otras son tan terribles, que es imposible no recordarlas. Interesante reseñar como, entre los más radicales de aquellos momentos, fue donde ocurrió el mayor número de traiciones. Los más obcecados, los que no querían negociación jamás, ni de ninguna manera, fue donde se dio la transformación más terrible: de combatientes revolucionarios a policías y traidores. Lo recuerdo. No puedo dejar de pensar en esto. Después está el planteamiento: ¿Hubo trampa? Pero, por supuesto, como siempre. Ninguna novedad. Lo sabemos y tenemos que enfrentarlo constantemente, con trabajo, organización, consciencia y responsabilidad. Nos toca duro, es cierto, probablemente, nunca pensamos que íbamos a transitar por una circunstancia como la que vivimos en la actualidad. Si no fuera tan terrible la situación la conducta del señor que pretende dirigirnos sería grotesca: no hay crisis alimentaria y no quiere que los venezolanos parezcan mendigos. ¡Dios mío! Perdió totalmente la cordura, sí él es el causante de que haya un enorme número de compatriotas quienes, mediante el tal carnet de la patria, los venezolanos más pobres, se han convertido en mendigos, pedidores de limosna, buscadores en la basura. ¡Dios se apiade de nosotros!

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Puedes comentar

¡Se el primero en comentar!

avatar
  Subscribe  
Notificación de