Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Mario Valdez: Jesús Rafael Zambrano: “Un monaguense en la Academia de la Lengua”

Mario Valdez: Jesús Rafael Zambrano: “Un monaguense en la Academia de la Lengua”

El 24 de octubre de 1925, en el seno de una familia de agricultores y trabajadores del campo, analfabetas, que vivían en el pueblito de Uracoa a orillas del caudaloso rio Orinoco, capital del distrito Sotillo en el Sur del estado Monagas, vino al mundo Jesús Rafael Zambrano, fue el tercer hijo natural de Toribia Zambrano, nativa del lugar, su padre Jesús Gómez Marcano, margariteño, de esa relación nacieron sus dos hermanas Flor María y María Antonieta.

El pueblito de Uracoa que de por si esta retirado, podrán imaginarse como era en esa época de inaccesible por las crecidas de los ríos y caños que cruzan el pueblo, su acceso era en bestias (burros y caballos) o en curiaras que es el vehículo fluvial más usado, aun en los días de hoy. Los habitantes y los jóvenes casi desde su nacimiento pasaban a ser peones o trabajadores de los hatos, lo más probable es que  ese hubiese sido su destino. Las primeras letras las aprendió en la Escuela mixta “Monseñor Duran”, tenía nueve años de edad, cuando comienza los estudios.

Jesús Rafael Zambrano, fue Abogado, doctor en Ciencias Políticas, escritor, Periodista, poeta. El 19 de enero de 1987, fue admitido por unanimidad de los votos en la Academia Venezolana de la Lengua. El poeta Zambrano, era un hombre amable que al conocerlo y hablar con él te dabas cuenta que conversabas con una persona distintas, además de sus características propias, era gordo y bajito, le gustaba usar guayaberas manga corta o fluxes oscuro, no recuerdo haberlo visto con otra vestimenta. Gruesos bigotes negros, lentes grandes de carey que lo caracterizaron, indumentaria inseparable de su rostro y cara redonda que al escucharlo hablar te dabas cuenta que estabas en presencia de un intelectual profundo, un letrado, siempre con un libro, un folleto o una revista en la mano, fue un hombre bondadoso, todo ello, se correspondía con su personalidad. Abogado defensor de los presos políticos y las nobles causas. Falleció en Maturín el 9 de octubre de 2002.

El militar Julio Cesar Milano, su benefactor. Estudios accidentados

A raíz de la muerte del Benemérito Juan Vicente Gómez, ocurrida el 17 de diciembre de 1935, el nuevo gobierno presidido por Eleazar López Contreras, manda a Uracoa, al militar Julio Cesar Milano a cuidar y vigilar el hato “Santa Clara”, que era propiedad de Gómez. Con la buena suerte para Jesús Rafael que el militar Milano se enamora de su hermana Flor María y contraen matrimonio. El militar es trasladado a Barrancas del Orinoco y se lleva a su joven cuñado para que continúe los estudios en la Escuela “Rafael Villavicencio”.

Los compromisos laborales del oficial Milano, lo mantenían cambiándose de ciudades permanentemente, pero había notado la destreza, la habilidad por la lectura del mozo y entendió que debía ayudarlo para que se superara. En Caracas estudia en la Escuela “Ramón Isidro Montes”, y aprueba el tercer grado. En 1940, trasladan a Milano en servicio militar al estado Monagas, Jesús Rafael tiene 15 años de edad, estudia en la Escuela Federal “Monagas”, aprueba cuarto, quinto y sexto grado, termina la primaria.

En 1975, el poeta Zambrano está celebrando sus 50 años de edad y 25 años de Abogado ese día dijo, “Gracias a la muerte de Gómez, mandan a mi cuñado a Uracoa, a vigilar el hato “Hato Santa Clara”, que era de los Gómez, el militar se casó  con mi hermana y gracias a él estoy aquí”. Esas palabras de agradecimiento a su cuñado, lo engrandecen y demuestran su sensibilidad.

Simón Sáez Mérida, lira Sosa, Supini, José Segundo Aristimuño

En los años de 1940, Jesús Rafael comienza los estudios en el Liceo “Miguel José Sanz”, por lo tarde que comenzó a estudiar tenía más edad y conocimientos que sus compañeros de primer año, allí conoce a Simón Sáez Mérida, Cesar Supini, José Lira Sosa, José Segundo Aristimuño. Dentro del equipo profesoral se hace amigo de Juan Sánchez Peláez, que era un profesor chileno, quien se da cuenta de lo aventajado del muchacho, que sabía la materia y lo nombra su asistente, “el profesor se sentaba entre el alumnado para escuchar la clase que daba su pupilo, destacándose del resto de los alumnos”. El escritor sucrense Luis Emeterio González, su biógrafo, narra de manera extraordinaria, la vida y la obra de este gran amigo en su Libro “Jesús Rafael Zambrano: Ilustrado e ilustre comunista monaguense”, de la Fundación editorial el Perro y la Rana, 2007.

En esa época los estudiantes monaguenses para poder graduarse de bachilleres, tenían que emigrar para continuar sus estudios en Cumana, donde se graduaban de normalistas o los que tenían mejores posibilidades se iban a Caracas, terminaban el bachillerato e ingresaban a la Universidad Central de Venezuela (UCV).  Entre los jóvenes que salieron a Caracas se encuentra Lira Sosa, José Segundo Aristimuño, Supini, Humberto Rojas y Jesús Rafael Zambrano, quien se graduó de bachiller en el liceo “Andrés Bello”.

La UCV, Rafael Caldera, Jovito Villalba, Pizani, Sanabria, sus amigos

En 1948, “el presidente de la República es el escritor y novelista Rómulo Gallegos, fundador de Acción democrática, con el derrocamiento de su gobierno se instaura en el país, la dictadura encabezada por el general Marcos Pérez Jiménez. Zambrano se encuentra en Caracas y vive esos convulsionados momentos, ingresa a la Universidad en la Facultad de Derecho, comienza un mundo distinto, conoce a sus profesores Rafael Caldera, Jovito Villalba, Edgar Sanabria, José Rafael Mendoza. De quienes aprendió, se hizo amigo y guardo por ellos un profundo respeto y agradecimiento”, tal como lo dice su biógrafo Luis Emeterio González.

El 15 de octubre de 1954, el poeta tiene 29 años, presenta y defiende su tesis de grado “El petróleo en la historia de Venezuela”, el jurado la aprueba por unanimidad, recibe un diploma de honor, a la tesis le dan mención publicación y se gradúa de Doctor en Ciencias políticas. Cuatro días después, recibe el título de Abogado en la promoción “Rafael Pizani”, el cual fue expedido por el juzgado  Superior Primero en lo Civil y Mercantil de la Primera Circunscripción Judicial del Distrito Federal.

Zambrano, un ciudadano del mundo

En julio de 1968, participa en el IX Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes que se realizó en Sofía, Bulgaria, en ese viaje conocieron Austria, Checoslovaquia, Francia, Inglaterra y Portugal. En 1972, viaja a Europa del Este, se dirige a la república socialista de Uzbekistan, sigue a Moscú, Madrid, Segovia, Toledo, El Escorial, Aranjuez, otras ciudades. El 18 de febrero de 1974, va a Cuba. Al año siguiente, vuelve a Europa del Este, va a Rumania y Polonia.

En agosto de 1976, va a Centro América, conoce  Panamá, Costa Rica, El salvador, Guatemala y Honduras, no le dieron visa para entrar a Nicaragua. En Honduras le negaron la visa porque lo consideraron sospechoso, por los sellos que tenía el pasaporte y las entradas a los países socialistas. En agosto y septiembre de 1980,  va a la Europa Oriental,  visita Ámsterdam (Holanda), Checoslovaquia, Polonia, La URSS (Moscú, Ucrania, Bielorrusia y Leningrado), Inglaterra, Italia (Roma, Isla de Capri, Nápoles, Florencia, Sorrento).El 17 de julio de 1981, el poeta viaja a la Republica Democrática Alemana (RDA), Berlín, Madrid, Marruecos (Casablanca).

El 26 de julio de 1983, va a Moscú por un tratamiento médico, se queda varios meses, vuelve a Maturín y regresa varias veces a Moscú, ya la salud comienza a flaquearle, en 1986 es  hospitalizado en el hospital clínico de Moscú, vuelve a Maturín. Quiere ir a La Habana a curarse pero los médicos no lo recomiendan, había sufrido un ACV, había perdido parte de su motricidad, y muchos de sus recuerdos debido a una amnesia parcial.

Un comunista empedernido

El 9 de octubre de 1945, el presidente de la República Isaías Medina Angarita, legaliza los partidos políticos, Jesús Rafael Zambrano era militante clandestino del PCV, pasa a dirigir el partido en Monagas junto a Juan José Morales y el panadero Pedro Cedeño.

Zambrano al graduarse se va a Barcelona estado Anzoátegui, a ejercer la abogacía y a la militancia política en el partido comunista, en 1958, va como preso político a la cárcel de Puerto La Cruz, sale en libertad el 23 de enero de 1958, cuando cae el régimen perejimenista, incorporándose a la Junta Patriótica de Anzoátegui.

Regreso a Monagas en 1968, y ejerció todos los cargos dentro de su partido,  fue miembro de la dirección nacional del PCV. Ejerció el Derecho y el periodismo, dictó conferencias y recibió todas las condecoraciones nacionales e internacionales. El doctor Zambrano fue un maestro y orientador de juventudes, recuerdo entre los dirigentes estudiantiles de la juventud comunista a Euribes Guevara, Simón Rodríguez, Enrique Boutto, José Miguel Valdez, otros. Fue pionero del periodismo en Monagas, colaboró con todos los medios de comunicación, nunca les cobró por las investigaciones y los trabajos periodísticos realizados.

Tengo grandes recuerdos del poeta Zambrano (como le decíamos), las discusiones y tertulias que presencié con Miguel Gómez Núñez, Agustín Hernández, Chichi Ávila, José Lira Sosa, Cesar Supini, Ramiro González, Felipe Urbina, eran los años 1973, 74, yo era un muchacho de 18 años, el tema era la división del partido comunista y el nacimiento del MAS. El doctor Zambrano dictaba clases magistrales, se las rebatía con irreverencia Lira Sosa, realmente aprendí mucho de ellos, mi padre me había regalado un carro y disfrutaba siendo el chofer de los poetas. Recuerdo que pasó un 24 de diciembre en mi casa, le gustaba ir a conversar con mi padre don Emiliano, que era margariteño como su padre, mi hermano José Miguel, lo llevaba en oportunidades.

Te puede interesar

Loading...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »