Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Néstor Francia / Análisis de Entorno: Imperio y presidenciales (12-12-2017)

Néstor Francia / Análisis de Entorno: Imperio y presidenciales (12-12-2017)

El ministro Jorge Rodríguez comunicó algunos números referidos a las municipales del pasado domingo que difieren un tanto de nuestros cálculos de ayer. No tenemos por qué no creerle, pero tampoco tomarlos como resultados oficiales, ya que el CNE, extrañamente, no ha incluido en su página Web más que la información general sobre el primer boletín emitido el mismo día del evento electoral. Hasta que no haya números oficiales, no volveremos sobre ese tema específico.

Por lo pronto, la clara victoria del chavismo pretende ser desconocida, una vez más, por los factores opositores que no participaron en la contienda. Ha vuelto el ritornelo que argumenta fraude sin que medie ninguna evidencia. Nosotros dijimos en una entrevista que nos hicieron en el canal ANTV el día de las elecciones que la siembra de odio en la política no parte de un sentimiento sino de una decisión táctica. Se trata de una política que aplican el imperialismo y sus aliados en el mundo como parte de sus acciones de agresión e intervención. Para muestra un reciente botón: el reconocimiento por parte del gobierno de Trump de Jerusalén como capital oficial de Israel.

Dividir a los pueblos, crear conflictos internos en los países, enfrentar naciones y pueblos entre sí, promover violencia no son sino ingredientes de una receta consagrada por el uso, hasta el punto de que se pretende incorporarla al paisaje político como una cosa natural ¿Acaso no se siembra odio cuando se desconoce a las instituciones de manera permanente? ¿No es este desconocimiento de los resultados electorales otra manera de generar inquina contra el chavismo en una base opositora frustrada, decepcionada, desorientada, lo cual la coloca en una situación de alta vulnerabilidad sicológica?

También dijimos en la entrevista señalada que la paz que hemos alcanzado a partir de la elección de la Constituyente es de carácter coyuntural y que los planes de violencia e intervención están vivitos y coleando, solo que el imperialismo y la derecha extremista no tienen más remedio que postergarlos ante el evidente debilitamiento de la oposición venezolana y la sarta de derrotas que ha sufrido.

Es en ese contexto que debemos ubicar las recientes declaraciones de funcionarios estadounidenses con base en la opinión del presidente Maduro de que las organizaciones políticas que se negaron a participar en las municipales deberían ser excluidas de las elecciones presidenciales.

Además de esa postura del Presidente, el Imperio también comienza a jugar adelantado ante las dificultades de la derecha criolla que podrían ayudar a una nueva victoria chavista en cualquier elección que se adelante en 2018. El periodista Eleazar Díaz Rangel se refirió con acierto a un escenario que seguramente se presentaría si Maduro es reelecto como Presidente: “Yo creo que en Washington lo podrían ver como un reto y como un desafío a todas las amenazas que ha venido haciendo Estados Unidos desde el punto de vista económico y militar. La reelección del presidente Maduro podría agudizar las tensiones entre los dos países y, además de eso, puede llevar al gobierno norteamericano a tomar medidas más radicales contra la economía venezolana”.

Ahora bien, no debemos confiarnos en absoluto por el hecho de la situación de minusvalía que presenta la oposición en este momento. La política suele comportarse como una montaña rusa, en la que hoy estás arriba y mañana abajo. La derecha sabe que el descontento popular por las dificultades económicas está ahí y es un caldo de cultivo para la contrarrevolución, sobre todo si ese caldo se sigue poniendo caliente como ha pasado en el último mes.

Mientras transcurría el evento electoral que incluía, por supuesto, la campaña, la vorágine de los precios altos seguía ampliándose. Algunos piensan que la resaca de enero, cuando pase la ilusión que crea el pago de bonos y aguinaldos, que ha paliado un tanto los efectos de la incontrolada especulación económica, va a ser fuerte y peligrosa. Eso lo sabe la derecha y bajo la presión de que ni siquiera se sabe a ciencia cierta cuándo exactamente serán las presidenciales, va esforzarse en recoger los platos rotos y reagrupar sus fuerzas. Harán todo para ir de nuevo “unidos” a las presidenciales, ya que esto podría llevarle a cumplir su supremo objetivo de derrocar a la Revolución Bolivariana.

Ya los factores que permanecen en la MUD están tendiendo puentes a los que sí participaron en las municipales, pensando en lo que viene. En el comunicado en el que la “Unidad” desconoce el valor de las elecciones del pasado domingo, se dice, con referencia a quienes en la oposición presentaron candidatos y a quienes llamaron a la abstención, que “Ambas opciones merecen nuestro respeto por ser legítimas y debemos trabajar en función de reagrupar fuerzas y unificar criterios para ejercer y obtener la mayor presión nacional e internacional por el rescate del derecho al voto con las garantías que permitan consolidar el cambio que nuestro pueblo exige y reclama”. No se crea que esta pelea es pan comido, hay que hilar fino en 2018.

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Puedes comentar

¡Se el primero en comentar!

avatar
  Subscribe  
Notificación de