Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Mario Villegas: Dame tu voto, toma tu pernil

Mario Villegas: Dame tu voto, toma tu pernil

Verdaderamente nauseabundos son algunos de los mecanismos empleados por la neodictadura para presionar a la gente más humilde hasta doblegar su voluntad y obligarla a votar por el oficialismo.

Ciertamente que en Venezuela hay quienes creen a pie juntillas en el chavismo-madurismo y votan voluntariamente por los candidatos rojo-rojitos, incluso en las peores circunstancias. Son los que los especialistas llaman votantes duros, quienes constituyen una importante porción pero minoritaria del registro electoral.

El voto grueso, el determinante para ganar una elección, hay que conquistarlo a punta de liderazgos y de propuestas políticas y de gestión que enamoren, que convenzan al electorado y lo lleven a expresarse por determinada opción en las urnas electorales. Da asco ver cómo quienes hoy desgobiernan al país han suplantado los argumentos políticos por el chantaje y la humillación a ciudadanos cada vez más empobrecidos y hambrientos, víctimas   precisamente del proyecto de destrucción nacional en que se ha convertido la “revolución bonita”.

Lo que van a leer a continuación es la transcripción de un mensaje de voz mediante el cual una dirigente “invitaba” a los electores de una parroquia caraqueña a votar por el gobierno:

“Camaradas compatriotas de la parroquia Paraíso: estamos ahorita en una situación que queremos, necesitamos abarrotar la parroquia de votos. Lo que eso arroje cuando usted se registre en su Punto Rojo, eso es lo que nosotros vamos a dar para usted. Si usted tributa para la revolución, nosotros también le vamos a dar. Ejemplo, el pernil. Tómelo como quiera, pásele el mensaje a quien usted quiera, páselo a la sala mayor, páseselo a Freddy Bernal, pero esto es así, camaradas. Ya es hora de que nosotros empecemos a tributarle a la revolución. Aquí todo es regalado, queremos que nos regalen todo, pero cuando se nos pide nada más que un voto, un voto compañeros, nosotros no salimos. Miren la hora que tenemos y todavía no hemos cubierto la mesa (de votación). Entonces de acuerdo a lo que arroje el Punto Rojo, esas serán las personas que serán atendidas con el Combo Navideño. Cambio y fuera”.

En otras palabras, quien no vota por el oficialismo no tiene derecho a que su familia pueda comer en navidad un trozo de pernil adquirido por el gobierno con el producto de los impuestos y la venta de un petróleo que pertenece a todos los venezolanos.

¡Habrase visto semejante cochinada!

Maribel Castillo, un liderazgo popular para Caracas

Contra el ventajismo gubernamental, la campaña multimillonaria de la candidata oficialista y su vergonzante compra de votos, contra un árbitro electoral al servicio del PSUV y pese a la abstención decretada por los partidos Primero Justicia, Voluntad Popular, Acción Democrática y otros, la candidatura de Maribel Castillo a la Alcaldía de Caracas logró acumular más de 104 mil votos en las tarjetas de Avanzada Progresista y el Movimiento al Socialismo, a los cuales se suman más de 72 mil en la tarjeta de Copei, cuyo candidato Oscar Arnal declinó a favor de ella a última hora.

Son cerca de 180 mil caraqueños que desafiaron al poder del estado y sus delictivas prácticas electorales, así como a la ceguera de importantes partidos de oposición y de presuntos líderes capitalinos que arrugaron ante el exigente compromiso electoral del 10 de diciembre.

No cabe duda de que si toda la oposición se hubiese decidido a participar y se hubiese abocado con todos los hierros en el proceso, otra sería la historia. En vez de Erika Faría, la Alcaldía más importante del país estaría hoy en manos de la oposición democrática.

La de Maribel fue una campaña hecha con las uñas, con escasísimos recursos materiales, pero con una gran inspiración y energía de las bases populares y movimientos sociales de Caracas.

“Imaginación contra dinero”, el viejo lema de Teodoro Petkloff para caracterizar las campañas y la propaganda masista, animó el enorme esfuerzo de la candidata opositora, de su equipo de campaña, de AP y el MAS, de Un Nuevo Tiempo, la dirigencia y militancia rebelde de Copei, las bases de AD, el movimiento Soluciones, dirigentes de Bandera Roja y Vanguardia Popular, así como de representantes de movimientos sociales que hacen vida en la ciudad, como el Colegio de Enfermeros y Enfermeras (del cual Maribel es miembro honorario), de los jubilados de la Alcaldía de Libertador, de sindicalistas de la construcción, del transporte, de los mercados municipales, así como del voluntariado y líderes comunitarios de las 22 parroquias caraqueñas.

Con o sin pernil en su mesa navideña, quienes votaron por Maribel Castillo quedan con la satisfacción de haber contribuido a fortalecer un liderazgo democrático comprometido genuinamente con la ciudad y el bienestar de los caraqueños.

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Puedes comentar

avatar
  Subscribe  
Notificación de
Traducción »