Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Néstor Francia / Análisis de Entorno: El premio Sajarov (15-12-2017)

Néstor Francia / Análisis de Entorno: El premio Sajarov (15-12-2017)

Ha sido entregado el premio Sajarov a la contrarrevolución venezolana. Es verdad que este premio ha tenido momentos en los que se galardonó a factores positivos de la Humanidad, como es el caso de Nelson Mandela, que recibió la primera entrega en 1988, o las Madres de la Plaza de Mayo, premiadas en 1992. Pero sin duda ha tenido una marcada tendencia a premiar a personalidades opuestas al socialismo en el mundo y partícipes de esa camada de contrarrevolucionarios que se escudan tras la denominación genérica de “disidencia”, quienes favorecen la continuidad de la brutal dictadura mundial de la burguesía.

Nosotros creemos que se justifica la crítica a los gobernantes en cualquier lugar del mundo, ya que no existe el gobierno perfecto. No obstante, la llamada “disidencia” no se refiere simplemente a la crítica política, sino sobre todo a la toma de partido por las ideas y las fórmulas políticas propias del liberalismo burgués y del modo de vida que tiene como modelo el régimen fascista que impera en Estados Unidos  bajo la hipócrita  denominación de “Democracia”. El premio Sajarov es, hoy por hoy, un arma del imperialismo en la guerra mundial que este flagelo libra contra la Humanidad.

Son  numerosos los “disidentes” que han recibido el premio Sajarov: Anatoli Márchenko (URSS), Alexander Dubcek (Checoslovaquia), Adem Demaci (Yugoslavia), Wei Jingsheng (China), Oswaldo Payá (Cuba), Asociación Bielorrusa de Periodistas (Bielorrusia), Damas de Blanco (Cuba), Aleksandr Milinkevich (Bielorrusia), Hu Jia (China), ONG Memorial (Rusia), Guillermo Fariñas (Cuba) y ahora se une a ellos la “Oposición democrática de Venezuela”, la camada de terroristas que promovieron la muerte y la destrucción entre abril y julio de este año.

Por supuesto, el principal objetivo del premio Sajarov es de índole mediática. En un momento en que la oposición venezolana vive su situación más oscuro en mucho tiempo, el premio le viene al dedo a la derecha criolla para tratar de levantar un poco el ánimo de sus seguidores, hundidos en la desmoralización y la confusión, avasallados por el chavismo victorioso y espectadores del deleznable circo de una oposición dividida y desorientada, obligada al reconocimiento tácito de la Asamblea Nacional Constituyente y a sentarse a negociar, a regañadientes, con la “dictadura”  de Maduro. También, claro está, el galardón forma parte de la construcción del escenario para la intervención foránea en nuestro país   .

Esta intención mediática se revela, por ejemplo, en el editorial de ayer del diario español de derechas El País, presentado bajo el título “Para los venezolanos”, donde entre otras cosas se afirma que “La entrega ayer por parte del Parlamento Europeo del Premio Sajarov de libertad de conciencia a la oposición venezolana envía un doble mensaje. Por una parte, que Europa respalda incondicionalmente a los políticos venezolanos implicados en la democratización del país; en segundo término, que la vía de salida de la dificilísima situación de Venezuela pasa por respetar la legalidad, liberar a los presos políticos, restaurar la Asamblea Nacional y convocar elecciones libres”. Como se ve, el diario español presenta la agenda opositora para el diálogo en República Dominicana, que se reanuda hoy.

Ahora bien, más allá del efecto coyuntural que se busca con este premio a la derecha del patio, también es una clara manifestación ideológica en medio de la convulsión mundial que genera la lucha de las naciones soberanas por su independencia, contra la hegemonía imperial y por la construcción de un mundo multipolar, y de los pueblos en rebeldía contra la opresión y la injusticia del capitalismo.

Lo dicho queda claro cuando analizamos algunos de los conceptos expresados por Julio Borges, el derechista presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela (en desacato contra la Constitución)  en su discurso en ocasión de recibir el premio Sajarov. Afirma Borges que “A diferencia de la socialdemocracia, el Socialismo del Siglo XXI es una versión renovada e igual de traumática que el socialismo real que ustedes padecieron durante décadas. Aunque está condenado al fracaso, se ha constituido en el mayor obstáculo para la paz, el progreso y los derechos humanos de los venezolanos”. Queda claro que la oposición venezolana representa la ideología burguesa dominante en el mundo y la resistencia a los pueblos que luchan por salvar a la Humanidad de su extinción por el único camino posible, la sustitución del capitalismo por el socialismo.

También dice Borges que “Por eso hemos acudimos a la comunidad internacional, a ustedes, al mundo libre, para invocar los principios de justicia social internacional y encontrar caminos que contribuyan con el rescate democrático en mi país”. La vetusta frase “mundo libre” fue impuesta por el imperialismo en la época de la llamada Guerra Fría, para oponerse a la Unión Soviética y al frente de naciones socialistas, y como una manera de designar a la parte del mundo dominada por Estados Unidos y su sociedad donde el pueblo tiene la “libertad” de elegir a sus verdugos. Ya sabemos de qué pata cojea el Sr. Borges.

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Puedes comentar

avatar
  Subscribe  
Notificación de
Traducción »