Inicio > Opinión > Luis Fuenmayor Toro: Diálogo, ambigüedades y absurdos

Luis Fuenmayor Toro: Diálogo, ambigüedades y absurdos

Un gran secreto existe sobre las conversaciones del gobierno y parte de la MUD en República Dominicana. Y el mismo es producto de un acuerdo claro entre los dialogantes, ya que ambos se refieren en forma muy ambigua sobre los tópicos a ser tratados. No digo que las conversaciones tengan que ser totalmente conocidas por la gente, pues eso podría agregar más dificultades que beneficios en lograr acuerdos satisfactorios para el país. Pero es inaceptable que no sepamos de qué se trata, más allá de alguna que otra confesión de ciertos dirigentes. El Gobierno parece esperar el reconocimiento de la ANC y la derogatoria de las sanciones impuestas, pero en esto último incluso no es claro, pues no se sabe si se trata sólo de las sanciones económicas aplicadas al país por Trump o si la exigencia alcanza la revocatoria de las sanciones a miembros del tren gubernamental.

La MUD ha sido más imprecisa todavía, pues ha hablado de acuerdos que favorezcan el retorno a la democracia y cosas por el estilo. Además de no saberse qué discuten, se tropieza con el hecho de que líderes opositores como Ledezma y Machado son contrarios a alcanzar ningún acuerdo, a menos que se dé la condición previa de la salida de Maduro. María Corina ha llegado a afirmar que no se puede participar en unas elecciones presidenciales, pues hacerlo legitimaría al gobierno de Maduro, lo que para buen entendedor significa que pretende extender la política suicida de la abstención en las municipales, que le regaló al Gobierno el 90 por ciento de las alcaldías sin tener que sacar los votos para ello, a las elecciones presidenciales de 2018. Esta exigencia, claramente favorecedora del continuismo, podría explicar por qué el gobierno permitió la fuga de Ledezma.

Es impactante ver como EEUU, la nación más poderosa del mundo, dice estar dispuesto a sentarse, sin condiciones previas de ningún tipo, con el gobernante norcoreano, mientas en Venezuela hay líderes políticos que, sin tener ningún poder más allá de su acceso a los medios de comunicación, piden como condición para hablar con el gobierno chaveco la rendición incondicional de Maduro Moros. La otra cuestión inaudita es que el gobierno pretenda obtener lo que señalamos anteriormente sin dar absolutamente nada, sino las vaguedades que expone en declaraciones bobaliconas claramente demagógicas y mentirosas. Exigir la eliminación de sanciones impuestas por organismos o gobiernos que no son parte del diálogo, ni siguen las órdenes de la MUD, parece de chiflados. Es más, ya EEUU dijo que no derogaría las sanciones así no más.

Pedir el reconocimiento de la ANC implicaría redefinir los términos en relación con sus funciones. Nadie puede aceptar el exabrupto de que dicho organismo tiene poderes supraconstitucionales, pues en un régimen democrático nada está por encima de la Constitución vigente, pues ésta fue aprobada por el pueblo soberano. Sólo otra constitución, igualmente aprobada por el pueblo soberano, derogaría a la actual. Ahora, si el Gobierno reconociera a la AN y restringiera la ANC a lo que deben ser sus verdaderas funciones, estaríamos hablando en otros términos. Esto es sólo un ejemplo, no estoy restringiendo el ámbito de las conversaciones.

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Puedes comentar

avatar
  Subscribe  
Notificación de
Traducción »