Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Giovanna De Michele: Entre sombras se va el 2017

Giovanna De Michele: Entre sombras se va el 2017

Al finalizar el año 2017, Venezuela se muestra al mundo con un panorama político sumamente complejo y perturbador, tanto para quienes hacemos vida en el país, como para quienes desde el exterior tratan de comprender nuestra situación.

Un Gobierno con apenas el 30% de popularidad, logra alcanzar una victoria arrolladora en las pasadas elecciones regionales, obteniendo el control de 19 de 23 gobernaciones; lo cual se repitió estruendosamente en las posteriores elecciones municipales, en las que el oficialismo se adjudicó más del 90% de las alcaldías del país.

Ante tal fenómeno político – social que llama la atención del mundo entero, incluyendo los propios venezolanos, se han erigido diversas teorías que tratan de explicar, lo que a simple vista parece inexplicable; sin embargo, independientemente de tales teorías explicativas, ambos procesos electorales arrojan más sombras que luces sobre el actual sistema político de Venezuela.

Tan es así, que más allá de la versión que se escoja para intentar justificar y/o comprender nuestra actual realidad; saltan a la vista síntomas incontrovertibles de la precaria salud de nuestra democracia. Por ejemplo, si se argumenta que los resultados arriba expuestos son consecuencia de altos índices de abstención, queda claro que existe una gran desmotivación en el electorado, lo cual, a su vez, nos habla de falta de credibilidad en el sistema electoral o en el liderazgo político nacional. Si, por el contrario, se esgrime que hubo un gran control de los factores oficialistas sobre la voluntad del electorado, entonces estaríamos frente a un escenario mucho más grave que evidenciaría la total vulnerabilidad del sufragio, como principal mecanismo de expresión de la sociedad.

Finalmente, si se asume que los resultados en cuestión cuentan con total legalidad y legitimidad, entonces solo quedaría admitir que el electorado venezolano, es absolutamente incongruente, entre sus preferencias, a la hora de evaluar la gestión gubernamental y sus inclinaciones al momento de sufragar en las urnas electorales; honrando aquella máxima del Libertador Simón Bolívar según la cual “cada pueblo tiene el gobierno que se merece”.

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Puedes comentar

avatar
  Subscribe  
Notificación de
Traducción »