Inicio > Opinión > Luis Fuenmayor Toro: Una patada a la democracia y a los venezolanos

Luis Fuenmayor Toro: Una patada a la democracia y a los venezolanos

No acostumbro a ponerme retórico con las acciones políticas ni económico-sociales del gobierno de Maduro. Tampoco lo hice con el de Chávez. He tratado de comprender sus decisiones y acciones en función de sus intereses de perpetuarse en el poder a un costo razonable. Otro tanto he tratado de hacer con las decisiones y medidas tomadas por la oposición hasta ahora mayoritaria, también en función de su interés de sustituir al gobierno chaveco y, de nuevo, a un costo material y humano razonable. He sido claro en afirmar que ninguno de estos dos grupos coloca el interés de la nación por encima de sus intereses grupales. Es más, considero que ambos son enemigos del interés nacional, contrarios a los cambios que habría que realizar, para iniciar nuestro despegue del subdesarrollo y llevar a Venezuela a ser una nación contemporánea.

Lo señalado, sin embargo, no significa, y menos en el momento actual, que para el país es lo mismo que continúe Maduro o cualquier otro de su claque o que haya un cambio en la conducción nacional. Puede ser con alguien de esa misma oposición fracasada y destruida o con algún otro, incluso del sector gubernamental, pero claramente deslindado y enfrentado al carácter dictatorial, atropellante y violento de la mafia actual. Pudiera ser alguien no involucrado hasta ahora en forma importante en la política, eso que algunos llaman “outsider”. Cualquiera de estas tres modalidades ayudaría a salir de la barbarie política actual, que ha llevado al país, luego de botar y robarse más de un billón de dólares (US$ 1 x 1012), al caos total de gente muriendo de hambre, de enfermedades y a manos de la delincuencia social y política existente.

La decisión de la espuria ANC de suspender a los principales partidos de la oposición es una afrenta grave a la Constitución y al derecho nacional y universal, al aplicar una disposición con carácter retroactivo, además de constituir una patada a la democracia, pues busca la perpetuidad en el poder de la mafia que nos gobierna, a pesar de ser rechazada por la inmensa mayoría de la población. La ANC patea a los negociadores, se burla de los venezolanos y expone a la nación a sufrir permanentemente los efectos de un pésimo gobierno, de su corrupción, su ignorancia, sus arbitrariedades, aparte de exponernos a la posibilidad real de una invasión extranjera. El Gobierno en forma irresponsable ha decidido caminar al borde del precipicio, quizás estimulado por la conducta desplegada por Corea del Norte, pero sin tener nada de lo que tiene el gobierno de Kim Jong-un.

Es necesario, urgente y obligatorio, buscar una coincidencia de todo el país, para enfrentar a quienes se han adueñado de nuestras vidas y destinos, a quienes ni siquiera se molestan en consultarnos, pues han prostituido las consultas electorales y se creen predestinados por la providencia para mandar eternamente en estas tierras. Un programa que rescate las instituciones hoy destrozadas, que garantice la democracia, la proporcionalidad electoral, la alternabilidad política y la transparencia; que se inscriba dentro de la Constitución vigente y que lleve adelante un plan de emergencia de saneamiento de la economía y de rescate de la salud, la educación y la seguridad ciudadana, con un gobierno muy plural donde haya la mayor participación de sectores, partidos y movimientos políticos y sociales.

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Puedes comentar

¡Se el primero en comentar!

avatar
  Subscribe  
Notificación de