Inicio > Libido alta > El orgasmo más intenso que puede tener un hombre

El orgasmo más intenso que puede tener un hombre

En estos últimos años hemos sido testigos del auge de la discusión entorno a la sexualidad femenina, ya sea sobre el punto G, la eyaculación o cualquier otro tema que haya estado en el candelero de la investigación y el debate público. Sin embargo, esto no es del todo cierto en el caso de los hombres. La anatomía masculina no se discute de forma explícita y pervive como un tabú en una sociedad en la que ya quedan muy pocos. Como resultado, un asunto tan relevante como es el masaje prostático ha quedado en el olvido.

Aquellos que lo han experimentado dicen que se parece mucho a la sensación del comienzo de un orgasmo, pero mucho más duradera.

Con el fin de paliar este desconocimiento y sacar de su caverna al temido tabú, el profesor Roy Levin, del departamento de Ciencia Biomédica de la Universidad de Sheffield, ha indagado en su nuevo estudio, publicado en la revisa médica ‘Clinical Anatomy’, qué hace que estimular la próstata nos proporcione placer. Se trata de un órgano del aparato reproductor masculino que es crucial para mantener erecciones, así como para la creación y la liberación del semen durante la eyaculación. Sin embargo, esta definición de manual no explica por qué los orgasmos prostáticos son tan intensos, más incluso que el que se obtiene por la estimulación del pene.

Hay que entrenar para sentirlo al máximo

Hasta ahora, señala el profesor, la mayoría de la información que se conoce de esta placentera práctica viene de fuentes meramente anecdóticas, puesto que por lo general los estudios científicos la han ignorado. Por esta razón, la gente suele llegar a ella a través de la pornografía y vídeos de internet y no por las opiniones y consejos de los expertos. Cuando habla de práctica, Levin se refiere a la estimulación física, a través del masaje, como parte de la interacción sexual, algo que se realiza a través del ano y mediante los dedos o un juguete erótico (la opción preferida por los expertos).

Levin proporciona algunas razones que explican por qué este masaje puede resultar tan agradable, aunque reconoce que las conclusiones no son del todo claras. Una podría ser las sensaciones que transmiten los nervios que recorren la superficie externa de la glándula. También señala que la práctica puede necesitar cierto entrenamiento para apreciar todavía más este tipo de orgasmo. Se refiere a “incrementar la plasticidad del cerebro” o, dicho de una manera más llana, un “recableado” del mismo que permita aumentar el placer.

La estimulación anal se asocia con lo homosexual. Por eso hay que recordar que las prácticas sexuales no pueden cambiar tu orientación.

Según asegura Charlie Glickman, terapeuta sexual y autor de ‘The Ultimate Guide to Prostate Pleasure’ (‘La guía definitiva para el placer prostático’), durante la excitación, el órgano comienza a producir un líquido que luego será parte del semen (la emisión que se produce antes de la eyaculación). Aquellos hombres que lo han experimentado, dicen que se parece mucho a la sensación del comienzo de un orgasmo, pero que además dura más que unos pocos segundos.

Tanto Glickman como Levin sostienen que la reticencia de la comunidad científica a estudiar este fenómeno no es más que una consecuencia de que todavía se entienda como un tabú. Al respecto, el terapeuta asegura que muchos de sus pacientes le preguntan si disfrutar del masaje ya les convierte en homosexuales: “Independientemente del contexto sociocultural, la estimulación anal se asocia con tendencias no varoniles, algo en lo que solo participarían los hombres gays, pero eso no es cierto. Es importante recordar que las prácticas no cambian la orientación sexual y que ni mucho menos los homosexuales nacen con nervios adicionales o con una mayor capacidad para sentir este tipo de placer”.

Fuente: elconfidencial / MF

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »