Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Rafael Guerra Ramos: Apretando tuercas

Rafael Guerra Ramos: Apretando tuercas

Mientras las cifras y los síntomas visibles de la crisis que nos azota se acentúan dramáticamente, el régimen esgrime con eficacia sus instrumentos represivos y aprieta al límite las tuercas de dominación dictatorial, violando descarada e impunemente la Constitución y toda la normativa del Estado de Derecho. La ilegal y fraudulenta Constituyente, engendro fascistoide concebido en La Habana e impuesto mediante la acción delictiva del CNE, avanza inexorablemente en el proceso de desmontaje de instituciones legítimas mientras, simultáneamente, arma el engranaje del régimen totalitario al estilo de la dinastía Kim de Corea del Norte y de la castrista de Cuba. Ese es su objetivo central. Así lo ha venido demostrando reiterativamente en lo que ya parece un siglo de ilegalidad y abusos. Sus decisiones más recientes son la eliminación de las alcaldías del Distrito Capital y la del Alto Apure y el decreto mediante el cual pretende inhabilitar los partidos que no participaron en las recientes elecciones. Paralelamente, corre la imposición del llamado “carnet de la patria”, cuyo propósito es utilizarlo como instrumento de extorsión y manipulación política sobre la mayoría de las masas flageladas por el hambre y todas las carencias y necesidades vitales propias de la crisis humanitaria, ignorada y negada por los voceros del régimen.

En el seno de la camarilla militar-civil, al parecer, cobra fuerza el propósito de adelantar las elecciones presidenciales. Por una parte, para anticiparse a la inevitable mayor agudización de escasez, hambre y miseria, y por otro lado aprovechar los efectos de los resultados favorables de los últimos eventos electorales y el estado actual de división y aparente debilidad de la oposición.

Entretanto, los fríos datos de la realidad parecen subrayar una frase que Bocaranda Sardi le tomó al maestro y tutor de Chávez, Jorge Giordani: “El gobierno actual se asemeja a un animal desbocado, no sabe adónde se dirige ni a qué velocidad encontrará el precipicio que pretende ignorar, acelera, promueve y exacerba las tensiones políticas, sociales y económicas, pretendiendo salvarse del desastre…”. Todos los pronósticos para el año que amanecerá dentro de poco apuntan hacia el agravamiento de la crisis. Esto y más, en contraste con las fortunas milmillonarias producidas por la corrupción y las cifras alucinantes del saqueo que ha financiado la edificación de la “revolución bonita”, cuyo indispensable cambio es inaplazable mediante la más amplia unión de la voluntad democrática.

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Puedes comentar

avatar
  Subscribe  
Notificación de
Traducción »