Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > José Manuel Rodríguez: Algo para el nuevo Plan de la Patria

José Manuel Rodríguez: Algo para el nuevo Plan de la Patria

Se anuncia que este nuevo plan debe apoyarse en la razón primordial que guió el anterior. Pues bien, estoy seguro que esa razón originaria está bien clara, Chávez la sintetizó magistralmente: “Traspasar la barrera del no retorno”.

Pueden haber muchas interpretaciones de cómo lograr eso. Me atrevo a señalar que en la actual coyuntura política-económica global, el asunto medular es comprender que el mercado sólo será libre si existe soberanía y hay equilibrio de las fuerzas productivas (acordémonos de Marx cuando hablaba de la liberación y desarrollo de las fuerzas productivas). Ninguna de esas dos cosas ocurre en el mercado capitalista neoliberal controlado por una oligarquía financiera no productiva. Sólo pareciera que China, y también Vietnam, caminan en esa dirección.

Nuestro país, que sin duda es soberano, necesita urgentemente crear esas fuerzas productivas, ahora casi inexistentes, y apoyar con intrepidez su desarrollo. Para eso el Estado venezolano tiene que tomar una serie de medidas que, por su fuerza y urgencia, serán heroicas. Sin dudar que puedan haber otras, me atrevo a proponer siete:

1º Tomar control total (sin intermediarios) de las importaciones de bienes de primera necesidad y su distribución estricta en un mercado alternativo al capitalista. Allí el valor de esos bienes tendrá como referencia el cambio oficial de 3.445 Bs/$, más los gastos operativos.

2º Nacionalización de toda la banca de Primer Nivel establecida en el país.

3º Las empresas y cadenas de distribución privadas continuará operando todas sus demás empresas, eso sí, sin apoyo del Estado y utilizando las divisas que puedan comprar en su “libre mercado”. En aras del equilibrio, el Estado hará con ellos un nuevo acuerdo: dejar de interferir en su producción y precios.

4º Trasladar todas las misiones sociales (exceptuando la Gran Misión Vivienda y dos o tres similares) a un cuerpo colegiado (no tutelado), que represente al Estado y a las comunas productivas. Será el Consejo Colegiado para del Desarrollo Comunal.

5º Entregar a las confederaciones de comunas existente en cada ciudad del país, debidamente certificadas, el control y la operación de todos los mercados populares y municipales allí existentes. Esos mercados estarán dedicados, bajo estricta observación de ese cuerpo colegiado, a la venta de los bienes importados por el gobierno nacional y de los producidos por las propias comunas. Se exceptúan lo relacionado con la salud.

6ª Transferir a las comunas existentes en el país, igualmente certificadas y controladas, todas las empresas industriales, agrícolas y pecuarias, y todo lo necesario para operarlas, que se encuentren bajo control del Estado. Se exceptúan las empresas estratégicas.

7º Todos los organismos oficiales que han tenido responsabilidad en el funcionamiento de las Misiones, y también las universidades nacionales, estarán obligados a coadyuvar para que las comunas cumplan con estas tareas. Se dará prioridad a la transferencia a ellas, en comisión de servicio, del personal que esté dispuesto a conformar los equipos de acompañamiento técnico comunal.

Y a los que me preguntan sobre el papel de la clase obrera en todo esto, les diré que en las comunas productivas todos trabajaran pero nadie será asalariado.

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Puedes comentar

avatar
  Subscribe  
Notificación de
Traducción »