Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Carlos Guillermo Cárdenas: Ocaso de una realidad: Sociedades científicas

Carlos Guillermo Cárdenas: Ocaso de una realidad: Sociedades científicas

El daño que se le ha ocasionado al país por las erradas políticas en todos los órdenes de la actividad ha sido de tal magnitud que las sociedades científicas han entrado en estado de hinbernación. Sus actividades están reducidas a la máxima expresión, algunas de sus directivas no tienen actividad programada como tal y otras simplemente bajaron la santa maría.

Por varias décadas de actividad, las sociedades científicas constituyeron un puntal en el desarrollo y promoción del conocimiento científico y los avances de las ciencias en sus áreas respectivas. Realmente, en su momento más efervescente, fue una puerta para que la inmensa mayoría de profesionales de las diferentes especialidades, valga mencionar, Sociedad Venezolana de Cardiología, Sociedad Venezolana de Medicina Interna, Sociedad Venezolana de Neumonología, Sociedad Venezolana de Pediatría y Puericultura, Sociedad Venezolana de Ginecología y Obstetricia, etc, accedieran a los avances del conocimiento. Lamentablemente, por ahora, eso progresos han quedado en estado de hibernación. Los Congresos Científicos y la Sesiones Científicas, reunión del más alto nivel, en su mayoría han sido cancelados y en el mejor de los casos, pospuestos.

La Industria Farmacéutica, cuyo aporte constituyó un puntal fundamental en el desarrollo de los eventos científicos, prácticamente está ausente. Las contribuciones no se realizan o simplemente están reducidas a la mínima expresión. La participación de investigadores internacionales del más alto nivel y avance científicos a nuestros eventos nacionales, ha sido suspendida.

La otrora industria farmacéutica venezolana de la mayor calidad en la fabricación de medicamentos está también en hibernación. La información disponible habla de varios millares de millones de dólares en deuda por el Gobierno Nacional.

Lo anterior configura la realidad que ha sucumbido o llevado a la debacle, otra actividad fundamental para el desarrollo científico y tecnológico del país. Lo reducido de la promoción y el desarrollo de la ciencia venezolana no debe morir. Rescatarlo será tarea nada fácil de llevar adelante. El daño al país no tiene parangón en la historia de la humanidad. Un país con inmensas riquezas naturales está reducido a la mínima expresión.

¡Amanecerá y veremos!

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Puedes comentar

avatar
  Subscribe  
Notificación de
Traducción »