Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Rafael Guerra Ramos: Constituyente o acuerdo

Rafael Guerra Ramos: Constituyente o acuerdo

Finalizada la accidentada reunión de los representantes del Gobierno y de la oposición, el único acuerdo dado a conocer por sus voceros se reduce a que habrá un nuevo encuentro próximamente. Por otra parte, se percibe un debilitamiento de las esperanzas en los resultados. Mientras tanto, el proceso de agudización de la crisis rebasa las peores predicciones sobre el año que se inicia, fundamentalmente en el ámbito social (escasez, hiperinflación, inseguridad, conflictividad) con incidencia directa en el incremento de los saqueos de establecimientos comerciales y de los asaltos a transportes de alimentos, de la frecuencia de atracos personales y de la aparición de otros delitos colectivos asociados al hambre, como son los asaltos de fincas, de robo, sacrificio y descuartizamiento de reses.

Es la ruina económica, de los servicios públicos e infraestructura del país y de sus instituciones; es la continuación del éxodo masivo, que va dejando en situación peligrosa la carencia de profesionales en áreas tan esenciales como la educación y la salud. Es la pesadilla.

Ante el fatídico avance de esa situación, la oposición democrática adscrita a la MUD asumió correctamente la política de ir a las conversaciones con el Gobierno en el marco de la Constitución, que es la base de sus planteamientos y proposiciones.

Conforme al mandato constitucional, el 10 de enero de 2019 debe ser juramentada la persona que resulte electa para la Presidencia de la República en las elecciones que deben realizarse este año.

El pueblo, el soberano, tiene el mandato constitucional de decidir. Para hacerlo libre y soberanamente debe estar amparado por las garantías de un proceso electoral libre, transparente, confiable, sin interferencias, presiones ni de utilización ventajista de los recursos del Estado.

En resumen y última instancia, el asunto fundamental a resolver es ese. Respetar y aplicar la Constitución y la Ley Orgánica de los Procesos Electorales (Lope). Eso significa que el Consejo Nacional Electoral no podrá mantener su actual composición; que la ilegítima y fraudulenta.

Constituyente no podrá hacer uso de supuestas atribuciones supraconstitucionales para neutralizar, modificar o negar nada amparado por la ley; que el Gobierno no podrá hacer uso ventajista de los recursos del Estado a su favor porque es violatorio de la Constitución y de la ley.

Te puede interesar

Loading...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »