Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Julio Escalona: ¡Dispare! Averigüe después

Julio Escalona: ¡Dispare! Averigüe después

La dictadura de Pérez Jiménez (PJ) y su caída, el 23 de enero, ocurren en pleno conflicto este-oeste (URSS-EEUU), de sometimiento a la política exterior de EEUU. Del 23 de enero al 7 de diciembre de 1958, no hay dominio puntofijista. Hay un conflicto de poder. La caída de PJ es el inicio de un auge popular antimperialista y la lucha de los comerciantes importadores y los banqueros por mantener la hegemonía imperial. La dirección de izquierda no logró distinguir la naturaleza de los conflictos planteados.

Siguió considerando que el enemigo era el golpismo perezjimenista y se plegó a los intereses dominantes, que necesitaban unas elecciones y la tregua obrero patronal para conjurar el auge popular, que avanzaba como democracia directa. Decidiendo en la calle, en 1958, estos hechos: en enero la composición de la junta de gobierno. En mayo impidió, la visita a Venezuela del vicepresidente de EEUU, Richard Nixon y en julio, derrotó el golpe de Castro León.

Rómulo Betancourt (RB), debilitó la Junta Patriótica, fue fortaleciendo a AD y Copei, y aceleró la marcha hacia las elecciones, ganándolas en diciembre de 1958. Trató de sacar al pueblo de la calle. Aplicó el primer paquete económico: rebajó salarios y liquidó las políticas que daban empleo a la población. Desempleados y  estudiantes se convirtieron en fuente de resistencia.

Para enfrentarlos apeló a la Ley de Vagos y Maleantes, que calificaba así a los desempleados, quienes podían ser detenidos indefinidamente sin necesidad de un juicio. Creó el “hampoducto”, autobuses donde eran secuestrados y trasladados al campo de concentración de El Dorado, en la selva.

En agosto de 1959, RB ordenó disparar contra una manifestación. Enterramos a los primeros muertos del puntofijismo. La lucha tomó fuerza en la calle. Dio dos órdenes criminales, en enero, 1960: quien sea ubicado colocando una bomba, se le aplicará la última ratio de una ametralladora. En febrero, 1961: disparen primero y averigüen después. Resultado: las primeras planas publicaron el asesinato, la herida, la tortura de centenares de trabajadores y jóvenes.

Contra Marcos Pérez Jiménez, desde el exilio, ordenó golpes de Estado aventureros que fueron destruyendo a la AD clandestina. Paracen no ser ajenas desapariciones de Leonardo Ruiz P., Alberto Carnevali, Pinto Salinas, Wilfrido Omaña… Cobarde.

Te puede interesar

Loading...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »