Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Néstor Francia / Análisis de Entorno: El imperio se prepara para victoria de Maduro (31-01-2018)

Néstor Francia / Análisis de Entorno: El imperio se prepara para victoria de Maduro (31-01-2018)

¿Qué va a pasar después de las elecciones presidenciales en Venezuela? Buena pregunta, con una respuesta casi imposible, en todo caso muy difícil y hasta arriesgada. Nosotros queremos paz, un bien superior, y esa es una de las posibilidades: que la victoria de Nicolás Maduro sea el acceso a un período más o menos largo de estabilidad y de convivencia, sin que podamos descartar otros escenarios. Vamos a entrarle a este duro hueso.

En este momento nos cuesta imaginar otro resultado que no sea esa victoria de Maduro, aunque en política nunca se sabe, ya hemos perdido un par de elecciones que se pensaba íbamos a ganar ¿Qué tal si la oposición logra el portento de que se ilumine su entendimiento, participe en las elecciones (la única opción sensata que les queda)  y alcance definir un candidato único? A ver.

No podemos confiarnos demasiado en el momento de profunda depresión que vive la todavía amplia base electoral de la derecha, ni en los efectos que tendrían los llamados a la abstención, que los habría, sobre todo de parte de los sectores más extremistas que tildarían a los electoralistas de “colaboracionistas de la dictadura”. Esa base social opositora está herida de gravedad, pero no está muerta, acaso es posible que les aparezca un Cristo redentor que haga el milagro de resucitar a ese zombi y lo lleve a hacer lo que ha hecho en otras oportunidades, salir a votar en masa, en camillas, con máscaras de oxigeno, en sillas de ruedas, para “drenar esa arrechera” contra todo lo que huela a chavismo. Si eso ocurre, podríamos estar en problemas. Como siempre decimos: Cero triunfalismo, de cualquier malla sale un ratón.

Pero vamos a irnos hoy por la hipótesis más lógica, al menos en la hora actual: Maduro gana las elecciones y el chavismo permanece al mando ¿Qué hará la oposición, la de adentro y la de afuera? De una cosa podemos estar seguros: no cejará en su intento de derrocar a la Revolución Bolivariana, acaso entrará en una etapa de reflujo, la masa opositora caería en letargo, presa de la impotencia y la resignación. Sin embargo, como la victoria de Maduro no resolverá por sí misma todos nuestros problemas, ni cesará el sabotaje económico, político y social, ni el bloqueo financiero por diversas vías, ni la inclemente guerra mediática, no podríamos jamás dormirnos en nuestros laureles: a camarón que se duerme se lo lleva la corriente ¿Qué más podría ocurrir?

Bien, pareciera que el imperialismo está jugando posición adelantada y saca ya las cuentas, como si diera por seguro el triunfo de Maduro. En una situación de apagón prolongado de la oposición del patio, lo único que les quedaría a nuestros enemigos históricos sería aplicar la fórmula que fracasó para Cuba: el intento de asilamiento internacional, la radicalización de las sanciones económicas, la deslegitimación mediática y la esperanza de que todo ello se transforme algún día en un renacer de la derecha criolla que frene la amenaza inusual y extraordinaria que representa el chavismo en el escenario mundial, con su ejemplo y su influencia en el frente mundial antiimperialista.

Por supuesto, existe siempre el plan de intervención directa, abierta o encubierta, pero ya se ha hablado de las grandes dificultades que tiene el imperialismo para aplicar esta medicina que alguna vez le fuera tan expedita. Muy difícil que una acción de este tipo cuaje en el futuro inmediato.

De manera que el Imperio se prepara para el contraataque tras la casi inevitable victoria electoral de Nicolás Maduro y el pueblo revolucionario venezolano. El principal signo de estos avíos es la gira que iniciará mañana el secretario de Estado gringo, Rex Tillerson, por América Latina con paradas en México, Argentina, Perú, Colombia y Jamaica. Según agencias de noticias, un alto funcionario del Departamento de Estado yanqui habría dicho que “Con nuestros aliados planeamos continuar presionando al corrupto régimen de Maduro para que regrese al orden democrático… Nuestro objetivo es ayudar al pueblo venezolano a lidiar con esta crisis económica, pero también restaurar el orden democrático para que puedan estar a cargo de su futuro nuevamente”.

En ese mismo sentido, Juan Carlos Hidalgo, analista del pro imperialista  Cato Institute declaró que “Tillerson tratará de coordinar esfuerzos con la región con miras a que se impongan sanciones como las de Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea. La idea de Washington es cerrar más el cerco sobre Venezuela”.

No es casual que una de las ideas que encabeza la página Web de esta herramienta imperial se exprese en la siguiente frase de Borges allí insertada: “Yo creo que solo existen los individuos: todo lo demás, las nacionalidades y las clases sociales, son meras comodidades intelectuales”. Los socialistas revolucionarios pensamos todo lo contrario: los individuos son efímeros y básicamente ilusorios, en la medida en que son mortales. Solo la Humanidad, es decir el pueblo humano, perdura. Y nadie dude de la existencia de las clases sociales, eso es evidencia científica. Lo dicho no es una simple digresión en este Análisis, es la evidencia de por qué y contra qué estamos luchando. Por eso digamos una vez más: ¡Todos con Maduro! ¡Juntos podemos más!

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Puedes comentar

avatar
  Subscribe  
Notificación de
Traducción »