Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Jesús Alberto Castillo: Organización comunitaria y reconstrucción del tejido social

Jesús Alberto Castillo: Organización comunitaria y reconstrucción del tejido social

El Centro Gumilla, institución jesuita dedicada a la reflexión y acción social, ha programado dos (2) importantes cursos en Marigüitar: a) Fortalecimiento de la Organización Comunitaria y b) Reconstrucción del tejido social.  La orientación de ambas iniciativas se circunscribe en los principios de la Doctrina Social de la Iglesia, es decir, analizar los grandes problemas de la sociedad contemporánea, insertarse con las comunidades, atender sus necesidades y ayudar a buscar soluciones para garantizar la dignidad humana. La iglesia no puede estar a espaldas de los graves padecimientos de la humanidad, debe fijar posiciones claras, denunciar las violaciones de derechos humanos y, como una gran congregación de fieles, ha de actuar conforme a la caridad cristiana.

Gracias a una conversación que sostuvo el sacerdote Manuel Zapata, Coordinador General del Centro Gumilla, con este servidor en la Universidad Católica Andrés Bello, surgió la idea de promover una serie de talleres y diplomados orientados a la formación de actores sociales en el municipio Bolívar del estado Sucre. Es una excelente oportunidad que se nos presenta por cuanto el referido jesuita es hijo de Marigüitar y desea que su pueblo natal proyecte sus potencialidades. Por supuesto, también es meritoria la gran colaboración del padre Miguel Cordero, de la Parroquia Nuestra Señora del Rosario, y del directorio de “Carita-Bolívar”, que han desplegado una política de divulgación de estos cursos. La idea es proyectar el papel de la iglesia hacia las comunidades y no sea vista como un templo donde van los feligreses todos los domingos.

En una primera etapa se llevará a cabo el taller “Fortalecimiento de la Organización Comunitaria (FOCO)” que contempla 6 módulos de 8 horas cada uno: 1) Diagnóstico comunitario, 2) Marco jurídico, 3) Formulación de proyectos, 4) Herramientas del trabajo comunitario, 5) Comunicación y manejo de conflictos y 6) Nuevas tecnologías para la participación. El equipo coordinador evaluará los resultados de este taller y escogerá de los participantes a los nuevos facilitadores para que multipliquen la labor formativa del Centro Gumilla. Posteriormente se realizará el taller “Reconstrucción del Tejido Social”, enmarcado en los módulos: Efectos psicosociales de la fragmentación social, Una mirada a nuestra historia, Hacia un horizonte común y Encuentro en fraternidad. Se trata de recomponer el núcleo familiar, hoy en diáspora por una fatídica polarización política.

Lo interesante de estos cursos es que se han reservado los fines de semana para que los participantes puedan interactuar con los facilitadores, quienes vendrán de varias partes del país a intercambiar experiencias exitosas y dotar de herramientas teóricas-prácticas sobre organización comunitaria. Ya muchos actores sociales de Marigüitar han formalizado su inscripción por el despacho parroquial, donde son atendidos por la amiga Iris López. Todavía hay cupos disponibles y es una gran oportunidad para acceder a una serie de conocimientos y destrezas en el maravilloso campo de la organización comunitaria. Por supuesto, bajo la tutoría de expertos e investigadores reconocidos en el tema. Tenemos previsto iniciar el primer taller para el 24 de febrero con la Dra. Inés Aray, Coordinadora del Centro Gumilla en la región oriental.

El Centro Gumilla acaba de arribar a medio siglo de existencia y se ha esmerado en profundizar la labor social de la iglesia, particularmente, a favor de los sectores más pobres. La iglesia católica es hoy una de las instituciones con mayor prestigio en la opinión pública porque ha sabido interpretar las necesidades del pueblo venezolano. Por eso, en el marco de la Doctrina Social de la Iglesia, no debemos extrañarnos las duras críticas que ha hecho la Conferencia Episcopal Venezolana sobre la alarmante situación social, económica y política en nuestro país, las cuales han puesto el dedo en la llaga. Ni la campaña de improperios que ha sido víctima Monseñor Diego Padrón, Arzobispo de la Diócesis de Cumaná. No podemos seguir indiferentes ante la grave situación económica y la crisis de valores que padece nuestra población. Por último debemos reflexionar sobre lo expuesto por John Locke, gran pensador de la democracia liberal: “Si dejamos que los otros controlen nuestros pensamientos, jamás controlaremos nuestro destino”.

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Puedes comentar

¡Se el primero en comentar!

avatar
  Subscribe  
Notificación de