Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Hugo Hernández Raffalli: La guerra petrolera

Hugo Hernández Raffalli: La guerra petrolera

Los mercados petroleros iniciarán una etapa de desestabilización ante la agresiva  posición de los Estados Unidos de Norteamérica de aumentar, considerablemente, su capacidad de producción. Se estima que el consumo de petróleo mundial, hoy en día de 98 millones de barriles diario, aumentará en casi a 101 millones de barriles para el año 2019, en virtud de la política de crecimiento volumétrico. EE UU se convertirá en el mayor productor de petróleo, con posibilidades de convertirse en un exportador importante de hidrocarburos.

Sin duda, esta posición confrontará las decisiones de los países de la Opep y los no Opep, incluyendo a Rusia. Estos países disminuyeron casi 2 millones de barriles día, con el fin de recuperar los precios del petróleo. De hecho, esa decisión ha conllevado a un aumento considerable de los precios, tomando en cuenta que él mismo para inicios del año 2017, estaba cerca de los $ 30 x barril. La recuperación de los precios ha sido muy buena tomando en cuenta el precio promedio actual cerca de los $ 60 x barril.

Se avecina una guerra de oferta y demanda en los mercados internacionales. Ante los precios actuales, la producción cerrada en EE UU, mediante la explotación de las rocas luititas mediante el fraking, proceso altamente costoso y que fue sacado del mercado por sus altos costos de producción, hoy vuelven a ser atractivos para los promotores de esa tecnología. Los precios actuales dan para regresar a la explotación. Además, EE UU ha liberado una serie de restricciones ambientales y la aprobación de nuevos proyectos de exploración y explotación, así como de oleoductos en zonas forestales donde se facilitará la explotación de nuevas aéreas.

Venezuela ha disminuido la producción de sus hidrocarburos, de manera considerable. Hoy en día con una producción cercana al 1.6 Mbd, con posibilidades ciertas de recuperar, por lo menos, 1 Millón de barriles en el corto y mediano plazo, de producción diferida, que se ha caído por la falta de inversiones intensivas de capital (dinero fresco), se estima que cada nuevo barril tendría un costo aproximado de $ 5.000, recuperando 1 M, se necesitarían alrededor de $ 5.000 Millones de dólares o su equivalente. Ese dinero no lo tiene Pdvsa hoy en día. Recurrir a los financiamientos internacionales normales, mediante aval irrevocable de Pdvsa es imposible. Solo queda una manera de hacerlo, en el corto plazo, lograr el dinero fresco mediante compromiso de pago al prestamista, con parte de la producción incremental.

Esto significa que de 1 Millón de barriles recuperados, los prestamistas se repagarían el préstamo con el 30% al 50% de la nueva producción. Venezuela aumentaría su producción y quedaría el 50% de los ingresos de los nuevos volúmenes de producción. Estos son esquemas financieros y comerciales que ya Venezuela ha utilizado en el pasado con algunas de los socios en las empresas mixtas, con mucho éxito.

Ante la arremetida política, económica y financiera mundial en contra de Venezuela, cuyo objetivo final es ponerles las manos a las grandes reservas petrolíferas y de recursos naturales, es necesario fortalecer y respaldar las dos columnas vertebrales de nuestra economía y sistema político nacional: Pdvsa y la Fuerza Armada, acompañado del pueblo libertador.

Vendrán momentos difíciles para nuestra Patria. Los superaremos y seguiremos adelante. Será la voz del pueblo y no de los extranjeros la que decidirá nuestros destinos.

Te puede interesar

Loading...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »