Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Néstor Francia / Análisis de Entorno: Invasión ¿sí o no? (15-02-2018)

Néstor Francia / Análisis de Entorno: Invasión ¿sí o no? (15-02-2018)

¿Se aproxima una intervención militar en Venezuela? Estamos de acuerdo con el analista William Serafino en que el panorama plantea más preguntas que respuestas. Según Serafino “La saturación informativa alrededor de los últimos movimientos (militares y diplomáticos) del frente externo contra Venezuela dibuja un panorama que, hasta los momentos, plantea más preguntas que respuestas inmediatas e inminentes. Sin embargo, algunos hitos políticos recientes, como la gira del secretario de Estado de EEUU Rex Tillerson por países líderes del Grupo de Lima y la implosión de la Mesa de Diálogo en República Dominicana, lo segundo consecuencia de lo primero, dan cuenta de un nuevo curso de acciones para elevar a Venezuela a la categoría de conflicto internacional; el tan ansiado punto de no retorno donde el acoso geopolítico disuelva las fronteras de la política (interna) y rebase el ya endeble derecho internacional” (“Los planes del Comando Sur y el rompecabezas de la guerra contra Venezuela”, en Misión Verdad).

La misma aprehensión en torno a la posible intervención militar la muestra el argentino Carlos Aznares: “No se trata de dramatizar, exagerar o esbozar conspiraciones apocalípticas, pero cada una de las piezas que el Imperio está moviendo en el tablero latinoamericano apunta a establecer un escenario de intervención militar contra Venezuela bolivariana. Podrá ser tercerizada o de forma directa con las falsas excusas del “humanitarismo”, pero la situación adquiere cada vez más gravedad si se tiene en cuenta que todo este andamiaje belicista podría estar orientado a impedir que el pueblo chavista vuelva a proporcionar una contundente paliza electoral al poder oligárquico en abril” (“Venezuela Bolivariana, el punto máximo de la confrontación antiimperialista”, en Resumen Latinoamericano, 13/02/18). Dentro de la misma línea está el Fiscal General de Venezuela, Tarek William Saab: “Desde Colombia, y así lo denuncio como presidente del Poder Ciudadano y Fiscal General de la República, se está planeando nada más y nada menos que reeditar épocas ya canceladas en la historia de la humanidad, como es el bombardeo militar, la invasión militar, como es la ocupación a sangre y fuego de un país pacífico como Venezuela”.

Ahora bien, nos repreguntamos ¿es inminente una invasión a Venezuela? Los planes existen desde hace tiempo, sin duda, y por supuesto la evidente agudización de la lucha de clases en el continente aumenta la probabilidad de una acción semejante. Pero es erróneo pensar que hay ya una decisión tomada en ese sentido o que una aventura tan riesgosa y de desarrollo tan impredecible cuenta con unanimidad en el seno de la derecha continental.

La clave acaso nos las da el comandante de las Fuerzas Militares de Colombia, general Alberto Mejía, quien negó que haya un plan para invadir y bombardear Venezuela, tras la denuncia de Saab. Lo que más nos llama la atención son las razones de esta negativa: “Tenemos tantos problemas en nuestro país que estamos dedicados y focalizados. Solo nos interesa solucionar los problemas del pueblo colombiano”.

Claro, poco después el mismo general Mejía aseveró que la guerrilla del ELN está utilizando a ciudadanos venezolanos en sus atentados, a quienes recluta tras llegar al país “huyendo de la crisis”. Mejías afirmó que  “Hemos evidenciado, como en el caso que sucedió en la vía que de Pamplona conduce a Cúcuta (el domingo pasado), que dos personas con cédula venezolana murieron al tratar de poner una bomba. Están utilizando a estas personas que llegan al país, y el ELN los incorpora en sus filas”. Y también que no se ha podido capturar a los cabecillas del grupo guerrillero pues “se encuentran al otro lado de la frontera”. Esto le echa leña al fuego belicista.

Lo cierto es que la probabilidad inmediata de una intervención directa en Venezuela no se ve tan clara. Es seguro que no todos los factores que tendrían vela en el entierro de la intervención estarían de acuerdo con una decisión extrema como esa, ni en Estados Unidos ni en los países que se le subordinan. En el propio centro imperial una intervención desataría grandes contradicciones internas y la segura resistencia del pueblo venezolano despertaría en amplios sectores de ese país el fantasma de la guerra de Vietnam ¿Aceptaría de brazos cruzados el pueblo estadounidense, sobre todo los sectores de amplio espectro que se oponen de manera radical al gobierno extremista de Trump, más sacrificios humanos y materiales como los que acarrearía la invasión a un país suramericano y la apertura de un nuevo foco de conflicto añadido a los de Asia y el Medio Oriente?

De todas formas, y como siempre decimos, nada está escrito. En el Análisis de ayer nos preguntábamos: “¿Y si el extremismo de la ultraderecha fascista que se ha hecho del gobierno en Estados Unidos alberga tanto odio que es capaz de someter a su propio pueblo y/o a los de países aliados en aventuras criminales de destino incierto?”

El caso es que una intervención militar en Venezuela de cualquier tipo estaría lejos de ser algún placido paseo. Como asomó Roy Chaderton, “en el intento alocado de invadir nuestro país, cada esquina va a ser una trinchera y cada ventana, un espacio para un francotirador patriota”. Sobre todo porque nos estamos preparando para una guerra asimétrica. Recientemente presenciamos un ejercicio militar nuestro en el estado Guárico. El principal componente de la acción fue la Milicia Nacional Bolivariana, que ensayó tácticas de guerra de guerrillas, ocultándose en el monte y atacando a las tropas regulares invasoras.

Como dijo Chávez el 29 de febrero de 2004: “Bastante historia hay aquí, bastante heroísmo hay aquí… ¿Y saben una cosa? ¡Bastante pueblo hay aquí! ¿Y saben otra cosa? ¡Bastantes cojones hay aquí para defender esta tierra! ¡Para defender esta patria de cualquier intruso que pretenda venir a humillar la dignidad de esta tierra sagrada, de la Venezuela de todos nosotros! ¡Carajo!”. Eso lo saben muy bien los gringos, por supuesto.

Si nos presionaran para dar un pronóstico, diríamos que es más fácil que en Venezuela la Revolución se estabilice y se prolongue, que se produzca una intervención directa del imperialismo… por ahora.

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Puedes comentar

avatar
  Subscribe  
Notificación de