Inicio > Documentos > Rafael Iribarren: Presidenciales adelantadas,huida hacia adelante

Rafael Iribarren: Presidenciales adelantadas,huida hacia adelante

 

Ia PARTE / IV.-

.- La derrota en Dominicana.

En Dominicana resultó derrotada  la maniobra maestra  madurista para que alguna oposición  se involucrara en legitimar el adelanto de las elecciones presidenciales; al CNE actual y a la ANC. Enmarcada  en un posible golpe parlamentario; según, posible; en y contra la AN. Fue una derrota absoluta en cuanto forzó  al madurismo  a descartar ese “Plan A” que Jorge Rodríguez garantizaba; e intentó implementar desde sus primeras manipulaciones sobre el diálogo en el 2017. Tan fracaso fue; que aún cerradas definitivamente las negociaciones; sin ningún resultado; el madurismo mantuvo y aún mantiene la manipulación mediática de que siguen abiertas.

En la hipótesis de que había un diálogo serio: Para que hubiera resultados concretos; era el madurismo quién; en tal caso; tenía que hacer las concesiones. Y concretamente en lo electoral; que era  el punto clave para la oposición. Un CNE equilibrado, designado por la AN; un calendario electoral consensuado; observación internacional de la ONU; y el Plan República solo con presencia  externa en los centros electorales. Obviamente; y pese al acta que firmó el 2 de diciembre;  el madurismo no iba nunca a ceder en ninguno de esos aspectos,  base de su discrecional manejo de lo electoral; de  la implementación  del fraude ilimitado con que “ganó”; salvo en dos ocasiones;  desde el 2004; No iba a ceder. No podía, ceder, en nada concreto sobre lo electoral. Que por su parte, era lo medular; lo que le daba sentido a la presencia de la oposición en la mesa de negociaciones.

.- El “Plan A” madurista en Dominicana: el golpe parlamentario en y contra la AN.

El madurismo promovió  el diálogo porque, desde el 2017, estaba siendo puesto, y terminó y continuará  contra la pared. Cada vez más aislado; y  amenazado internacionalmente.  Entrampado en su  propia conformación como bloque de poder; y su estrategia para mantenerse indefinidamente en él. En su corrupción, incapacidad y parálisis. Y en la caótica  e inercial crisis nacional total que causa: que lo rebasa, se le revierte y arrastra.

Del diálogo esperaba; concreta y urgentemente; primero, lo propio electoral; el reconocimiento del CNE y la ANC;  y luego, legitimados éstos; lograr lo que la AN oposicionista le ha negado o condicionado; el aval constitucional en todo lo referente a los convenios internacionales. Competencia que habría pasado a la ANC mediante su legitimación por la misma AN.  Armó su “Plan A” de lograr que una mayoría de parlamentarios; los chavistas; con una parte de la oposición que “se pasara”; reconociera la ANC y de hecho le transfiriera, entre otras;  las  competencias constitucionales que la CRBV le asigna a la AN relativa a cualquier convenio en que los intereses de la nación resulten comprometidos.

El tercer punto del “Plan A” era en el calendario electoral del 2018; adelantar las presidenciales con el apoyo oposicionista.

El “Plan A” madurista; de Jorge Rodríguez lo frustró la sobria e inteligente actuación de los representantes de oposición; que soportaron las presiones  y el cínico y ventajista chantaje mediático a que fueron sometidos; y en lo sustancial no hicieron ninguna concesión.

.- Ante la derrota en Dominicana: El “Plan B”; la huida hacia adelante  de hacer ya las presidenciales.

El adelanto de las presidenciales a la cañona; pese a su ilegitimidad y los, costos políticos que le implican al madurismo; y sin justificación clara; decidido todavía sin cerrarse definitivamente las negociaciones; mide la profundidad de su crisis y  lo fuerte del impacto del fracaso de  su estrategia perfecta del “Plan A”  en Dominicana Las presidenciales  para ya; compulsivamente convocadas; al igual que lo fueron las del 30-O para la ANC; son una huida hacia adelante.

Tal adelanto de las presidenciales; el “Plan B”; desde un principio; ha estado referido a “la victoria perfecta” al “Plan de la Patria”: al “un solo gobierno”; al centralismo absoluto del Gobierno Comunal”: A la “radicalización anunciada” de la revolución. Anunciada repetidamente, Aunque nada permite ver las diferencias que; según habría;  entre lo que será o habrá después; según con Maduro reelecto; y lo que es y hay hoy; con Maduro presidente con los mismos poderes fácticos que tendrá entonces Y menos en ese respecto; a qué viene el compulsivo adelanto de las elecciones presidenciales. Y: “para ya”.

Puede que haya alguna reláfica  madurista sobre las diferencias entre que las presidenciales sean ahora; “ya”; a que sean en diciembre; dentro de solo 10 meses. Y según establece la CRBV; incluso el calendario publicado en  2017  por el CNE. Pero, y en tal caso, hasta ahora no se conoce ninguna justificación concreta.

.– Del estancamiento; “el llegadero” en que estamos; no salimos ni con el “ El Estado comunal” madurista; ni con el “nuevo Pacto de Punto Fijo” de las oposiciones.

En Venezuela “llegamos al llegadero”. Del punto en que estamos; no avanzaremos sino mediante fuertes y amplios impulsos; profundos; y de alcances históricos. Impulsos de calidades y conformación diferentes a todos los  que han habido a lo largo de toda nuestra historia republicana Impulsos históricos que apunten a una verdadera recomposición estructural; de cambio estructural de las relaciones y dinámicas de Poder. Sí; refundacional; reconstituyente. Porque vivimos el estancamiento total. Y porque lo que toca hacer es lo que nunca se hizo en nuestra historia.

 Que; por una parte; el madurismo, que concentra todo el poder fáctico que hay en el país; todo: tenga permanentemente que estar  montando los teatros y falsos positivos continuados  que  monta; para justificarse y armar algún discurso. El del “dialogo”, el más reciente y perfecto. Que  le fracase; y quede en el aire, dando patadas de ahogado; porque los negociadores de oposición; simple, transparente y sobriamente; y sin retóricas; le hayan negado la concesión clave que necesitaban Y lo hayan dejado entrampado; contra la pared.

Y que por otra parte; “la oposición”; oposiciones realmente; con  la legitimidad constitucional, electoral que tiene; con un país en que de cada diez de ocho son antimaduristas; rechazan al gobierno. En el marco de la crisis total en que estamos; y con la solidaridad internacional sin precedentes. Que, sin embargo logre pasar de poner en evidencia el autoritarismo; de seguir denunciándolo protestando y resistiendo; sin tener la mínima capacidad de confrontación fáctica eficiente para frenar y revertir su discrecionalidad. Muestran, ambas situaciones del gobierno y la oposición el estancamiento en que estamos.

De este estancamiento no saldremos; mientras la dinámica política y politico-institucional este activada como lo está hasta ahora. Ni el “proyecto revolucionario” madurista; delirante y antihistórico; ni el neo-puntojifismo de las oposiciones; son viables ni siquiera marcos de referencia.

.- Esto  es el Estado Comunal: Imposible más radicalización; imposible más militarización.

El madurismo anuncia; amenaza realmente; con más radicalización. Y ciertamente su seguir en el Poder a como dé lugar; puede significar más muertos y presos; más restricciones a la vida, a la m,opvilidad de la gente; mas escasez y estancamiento; más desempleo y ausentismo escolar. Más éxodo., crisis humanitaria. Más expropiaciones, santamarías bajadas y carritos de empanadas y kioscos “en venta”. Puede incrementar cuantitativamente lo que estamos viviendo actualmente. Pero con ninguna radicaiización nos llevará más allá del llegadero y el acabose, al que nos trajo hasta ahora. Simple; cualitativamente no es posible más. Estamos en la radicalización madurista extrema; más; simplemente, no es posible.

Siendo pertinente precisar que; en contra de la conseja bastante difundida; la crisis nacional profundizada y dimensionada por el madurismo; NO ES UNA ESTRATEGIA; no es su  estrategia para que; según; “estemos como los cubanos”; y gobernarnos como allá. Estamos peor que los cubanos; con más colas, escases, crisis humanitaria, inseguridad; frustración y arrechera; por la incapacidad la corrupción la piratería; la ignorancia y la improvisación; del madurismo, Del su régimen militrarizado Y porque todos los recursos de que dispone; de todo tipo; el bloque de aliados circunstanciales que es el gobierno madurista; por encima de todo; lo usa, para sostener su asociación interna; y mantenerse en el Poder

Cuantitativamente sí; pero cualitativamente el madurismo no puede militarizar más la gestión pública y el ejercicio del poder fáctico. Todo está en manos de militares. Tampoco puede seguir aumentando  la militarización exprés de decenas de miles de civiles que uniforma sin entrenamiento ninguno; y que pululan por todo el país. Siendo inimaginable; sin precedentes; el autoritarismo y el presidencialismo absolutos que ejerce Maduro; haciendo ostentación obscena de su manejo discrecional  de todos los poderes. Y de la exclusión de todo disidente o que simplemente no le sea incondicional. Esto es insoportable; para el país; incluida la mayoría del chavismo; incluida la mayoría de los empleados públicos. Incluida la mayoría de los militares.

.– Maduro: de la legitimidad chavista; a su propia legitimidad madurista.

Todavía los venezolanos no tenemos una explicación suficiente; sobre por qué fue a Maduro; y no a otros más previsibles; a quién Chávez impuso como su sucesor. Contra toda predicción; y  la oposición concreta de los altos mandos militares chavistas, cuyo rechazo formal; en bloque; se lo manifestaron en Fuerte Tiuna, en su última venida a Caracas.

Aceptado como candidato; por “disciplina” y lealtad; pese a su rechazo y al desconcierto generales;   temprano en el 2013; fue asumido y hecho ganar; fraude suficiente garantizado  en el CNE incluido; por todos los chavismos, todavía política y electoralmente  unidos. “Chávez vive; la lucha sigue”; con la imagen “panóptica” de su mirada omnipresente como consigna y emblema. Ya electo fue sostenido consistentemente; al principio, preventiva y luego; confrontativamente; contra las amenazas fácticas potenciales y las concreciones de desestabilización; desde los chavismos mismos que lo rechazaban; y que desde entonces, aún cada vez más rechazan. Fue sostenido; ostensiblemente por uno de los chavismos más rancios; MVR-200 de mucho antes del 92. Hasta mediados del 2014, cuando abruptamente destituyó a Rodríguez Torres; hasta el momento; clave juramentado ante el mismo Chávez; de su estabilización en el Poder.

Rodríguez Torres estuvo año y medio largo  en el MIPJ; durante los que Maduro pudo; cómodo; irse sacudiendo a las cúpulas chavistas; las propias de Chávez; primero, su alto generalato 4-Febrerista que pasó a retiro de un solo golpe; el 5 de julio del 2013 y luego,; en el 2014; secuencialmente a sus manos derechas civiles; multi-exministros de diez y doce años; de los que, para fines de ese año; el único sobreviviente; “dejado para después”; era Diosdado Cabello.

En neto hasta el 2015; ya con Padrino López en el CEOFAN; y luego como ministro; Maduro le debe todo; legitimidad permanencia y estabilidad en el Poder; destacadamente, legitimidad; su legitimidad concreta; a los chavismos que; determinantemente por una confusa e inconsistente lealtad a Chávez;  !a su memoria!; lo asumieron inicialmente pese a rechazarlo como lo rechazaban. Pero que, ya desde el inicio; febrero; del 2014; lo han venido confrontando e intentando desestabilizar. Y rechazándolo cada vez más abiertamente; hasta el punto actual, de que en su gran mayoría es anti-gobierno;  anti-madurista.

Chávez y el chavismo; ya son solo genealogía política para Maduro y el madurismo. Maduro hoy, es “el”, se considera, Maduro; y usa el Poder para construir el madurismo; su propio proyecto.. Haber-se; el; y, según; mantenido cuatro años; para cinco; en el poder ha sido su logro; “de él”, Ramonet dixit; sin mayor; sin casi ninguna;  deuda con los chavismos; excluidos y ninguneados; ya frustrados; desalentados; nostálgicos. A quienes solo queda el refunfuño. Hoy busca; necesita; su propia legitimidad;  que, según, él y Cilia; “se ha ganado”. Se trata de concretarla. Tiene la misión de ser lo que Chávez se propuso ser. ¿Con que culo se sienta la cucaracha?; y ¿con que culo pretendió propuso sin lograrlo; sino, hasta de Fidel; sobre todo y concretamente ahora que Raul se retira; y deja suelto el testigo del hermano.

IIa PARTE / IV

.- Una reelección ni “participativa” ni “protagónica”; sin ni siquiera postulación.

En su confrontación con los chavismos; y  para avanzar en la fundación y del madurismo como movimiento diferente; propio; no-chavista; con su propia legitimidad  y liderazgo único. Y en la perspectiva electoral; era clave bloquear cualquier posibilidad de candidatura chavista contra la suya y su reelección. Y no permitir en ninguna instancia ni espacio; ninguna, ni siquiera, “reflexión”; menos “consideración”; y, ni menos, menos, discusión; sobre su candidatura; sobre su reelección. Y ni mencionar, primarias. Su candidatura y reelección; fue un procesamiento y decisión, personal-matrimonial. Ni siquiera hubo ningún evento interno de postulación. Nada que ver ni con lo “participativo” o “protagónico”; ni con PSUV ni GPP. Ni siquiera con el “Movimiento de la Patria” que viene formando; suyo; madurismo puro; desde su “Ier Congreso” en 2016; el “IIo“ fue ahora mismo en 2018 y que; según;  es la base político-organizativa de su partido; igual suyo propio; “Soy Venezuela”; aliado del PSUV chavista; con el que tendrá su propia participación madurista en las presidenciales adelantadas del 22A

El adelanto compulsivo y atropellante; atropellado; de las elecciones presidenciales; más que contra las oposiciones; responde, determinante y en primerísimamente; a bloquear e impedir, ni siquiera mencionar; cualquiera de las iniciativas electorales; planteadas en concreto; desde los chavismos anti-maduristas.

En segundo lugar y  como colateral; responde tal adelanto; a reducir el tiempo de campaña; en todos los sentidos de ventajismos sin límites; y concretamente el incremento del gasto público y la emisión de dinero inorgánico; bases del reparto clientelar desaforado en que; en el plano de las matrices de opinión, cifra su campaña.

Si; según Giordani mostró; a posteriori por supuesto; en y para la campaña de Chávez en el 2012; el incremento del Gasto Público fue astronómico. El incremento en que el madurismo está incurriendo en su campaña; es galáxico. Con las consecuencias  económicas desbastadoras  previsibles postelectorales que tendrá; seguramente, potenciados en relación a los de entonces. Y sobre las que; según el  ex-multiministro; advirtió a Maduro; sin que se le atendiera en nada.

.- Presidenciales maduristas reeleccionistas; fundacionales del madurismo.

Estas presidenciales son SUS elecciones; como fueron las de la ANC; de Maduro y el madurismo Son lecciones internas, del madurismo en formación; Internas como fueron las de la ANC, las regionales de gobernadores y las locales de alcaldes en las que todos los postulados y ”electos” los decidió Maduro. La gran  mayoría de los “constituyentistas” y todos los gobernadores y alcaldes oficialistas electos son maduristas incondicionales. Activistas  de “un solo gobierno con Maduro” Participar en ellas es legitimarlas y  legitimar la reelección que resultará de ellas. Junto a legitimar; o re-legitimar retroactivamente todos los procesos del 2017 manipulados por el TSJ, la ANV y el CNE. Y en perspectiva inmediata, es legitimar de antemano lo que viene; la nueva constitución con el Plan de la Patria como ley orgánica; base para instalar el centralismo presidencial absoluto con el Estado Comunal.

De paso; no determinante; pero importante como un nuevo factor político desmoralizador general del país; participar en las presidenciales maduristas; le permitirá al madurismo convertir  la derrota de Dominicana en una banalidad; que, en definitiva,  no habría afectado el  triunfo político de la reelección de Maduro; ahora en abril. Una reelección,; inconsecuente e incoherentemente avalada y legitimada, con su participación por la oposición; políticamente; la misma que digna e inteligentemente se negó a firmar cualquier variante de la legitimación que pretendió en Dominicana.

La reelección; absolutamente segura; de Maduro: será un triunfo electoral obsceno; espureo; obra y arte del CNE y el Plan República; en el que nadie creerá. Pero que; sin embargo; avalado por las oposiciones o por algunas al presentar candidatos; adquirirá la calidad política de ser legitimada por ellas. Lo que incidirá en desmontar buena parte del rechazo internacional al fraudulento sistema electoral madurista; descalificado y repudiado mundialmente. Y a levantar, al menos en parte; el aislamiento internacional en que está.

.-Presidenciales del 22-A;  para reelegir a Maduro a como dé lugar.

Vale en este punto; insistir en lo que he reiterado. Maduro; como Chávez antes; ni ha jugado ni juega; ni nunca jugará limpio. Si lo hiciera; perdería. Como tragicómicamente se demostró cuando lo del reconteo manipulado de votos en el 2013.  Desde, incluso en el 2000; cuando  en las megaelecciones Chávez contó con “la pequeña ayuda de AD”;hasta en el 2013 ; cuando  la capacidad de  manipulación electoral concertada de todos los chavismos  le garantizaron el fraude necesario para elegir a Maduro.

Vuelvo a reiterar;  el país; incluidas las bases chavistas; en un 80%, rechaza a Maduro; su reelección y el adelanto de las presidenciales; y seguir  con este CNE. Quiere decir; que si se cuentan bien los votos, Maduro no llega ni a los cuatro millones con CLAP y Carnet de la Patria y bonos y todo; repito: si- se-cuentan-bien-los-votos-como-en-D-15; cuando, sí se contaron bien: no-llega-a-4-millones Pero si se cuentan los votos como se contaron  para la ANC, gobernadores y alcaldes. Si se cuentan, sin totalizaciones reales; como denunció SMARMATIC; que es lo previsible; que es lo que está montado; entonces en estas elecciones presidenciales; con este CNE y el mismo Plan República; sean cuando y como sean; y como él mismo repite;; “con o sin la oposición; o parte”; Maduro resultará reelecto;  y, “ya que…”; el fraude necesario tendrá que ser por lo menos como el de la ANC; probablemente con más votos que los que el PSUV tuvo ese 30-O. No es imposible; más bien previsible; que se lancen hasta los “10 millones por el buche”; de Chávez en el 2004 y 2012. Y ahora de Maduro.

Lo que  los venezolanos tenemos que tener claro en este momento; aparte cualquier retórica y manipulación mediática oposicionista;  es que en las condiciones políticas y electorales actuales; en relación a las que el madurismo  no ha cedido; no puede ceder; ni un miímetro en las negociaciones en Dominicana; es que estas elecciones presidenciales están montadas; son; para, sea como sea, reelegir a Maduro.

 

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Puedes comentar

avatar
  Subscribe  
Notificación de