Inicio > Economía > La desnutrición en Venezuela: Amor de familia como único alimento

La desnutrición en Venezuela: Amor de familia como único alimento

 

El rostro de una joven de 26 años refleja cansancio, desesperación, tristeza y un profundo dolor al ver a toda su familia con un cuadro de desnutrición. Así vive Angélica Velásquez, una madre de seis niños que junto a su esposo luchan día a día por alimentar a sus hijos con lo que consigan. Un caso más que refleja la grave crisis de Venezuela, donde el amor de familia es el único alimento. Así lo reseña el-carabobeno.com

Por Richard Tineo

Ella pesa 41 kilos. Su residencia se ubica en la calle circunvalación del barrio Las Flores, en la parroquia Mariara del municipio Diego Ibarra. Es una zona altamente peligrosa, tanto que deben esperar que salga el sol, luego de las 6:20 a.m, para salir de su hogar. Deben regresar antes que caiga la noche.

Velásquez vive en un rancho. Apenas entra una litera para los cinco hijos y una cama improvisada donde recuesta su cuerpo junto a su marido y su niño de un año.

El miedo no solo es a morir de hambre. También teme que alguno de sus niños pueda caer al vacío que está detrás de su casa, junto a una quebrada.

Esta humilde familia come una o dos veces al día. Ya hace más de un año que viven esa realidad. Uno de sus hijos, el de 4 años, presentó un cuadro de desnutrición muy complicado que ameritó traslado al Hospital Central de Maracay. Pesaba 5 kilos, algo inferior para su edad, y la hemoglobina en cinco. “El bebé estaba casi muerto” recuerda su madre.

Miguel, el hijo mayor de Velásquez, pesa 22 kilogramos a sus 10 años. Sigue la única niña, de 9 años, que pesa 15 kilogramos. Un varón de 7 años pesa 16 kilo y el de 5 años alcanza los 10 kilos, lo mismo que el pequeño de 4 años. El menor, de tan solo un año, pesa 8 kilos.

La joven se quedó sin trabajo desde hace mucho tiempo. Se le ha dificultado conseguir otro porque no tiene quien cuide a sus hijos más pequeños. Cuando corre con suerte de que alguien cuide a sus hijos, sale en busca de dinero para obtener algo de comer y repartirlo en casa. Nunca le ha gustado pedir en la calle, valores que ha transmitido a todos sus hijos.

Su esposo trabaja y el pago que recibe es de 30 mil bolívares a la semana. Los dos niños más pequeños se consumen casi todo el sueldo por los medicamentos que requieren. Lo que queda alcanza para arroz pico y frijol. “Si compraba arroz era solamente eso, no podía comprar el salado”.

Esta familia no sabe qué es comer pollo ni ninguna otra proteína desde hace mucho tiempo. Los tres hijos mayores van al colegio para almorzar. Los de 5 y 4 años, por su estado avanzado de desnutrición, no son aceptados en ninguna escuela. Son un riesgo para la institución.

Angélica Velásquez contó que a veces los niños grandes se van sin desayunar y se encuentran con que no hay comida ese día para el almuerzo. Cuando esto pasa les da un dolor de cabeza muy fuerte, el mayor se ha desmayado en varias oportunidades. Por ese motivo el año escolar anterior fueron más los días que faltaron que los que asistieron.

Hace un año Velásquez podía tener en su mesa las tres comidas y alguna merienda. Una arepa con mantequilla y queso, acompañado de un vaso de leche o algún jugo para el desayuno. A media mañana los niños contaban con una merienda, bien sea un vaso de leche con cereal, pan relleno o alguna galleta. En el almuerzo comían arroz, granos y carne molida o pollo, y en la cena, arroz con carne y un vaso de leche.

Hoy solo comen arroz pico con frijol, tanto en el almuerzo como en la cena. Se sientan a la mesa a las 11:00 a.m y a las 7:00 p.m para aguantar la ansiedad y no dormir con el estómago vacío.

Para leer la nota completa pulse Aquí

Video

 

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Puedes comentar

avatar
  Subscribe  
Notificación de