Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Néstor Francia / Análisis de Entorno: Megaelecciones: Que con su pan se lo coman

Néstor Francia / Análisis de Entorno: Megaelecciones: Que con su pan se lo coman

El proceso electoral hacia los comicios pautados para el 22 de abril próximo se sigue desarrollando en medio de la conflictividad política, las amenazas y la injerencia imperial que es ratificada por acciones como, por ejemplo, las declaraciones intolerables del encargado de negocios gringo en nuestro país, Todd Robinson. Y también, hay que decirlo, de éxitos rotundos como el del Petro.

El ambiente político se remueve una vez más con la propuesta del presidente Maduro de adelantar también las elecciones de Asamblea Nacional, Consejos Legislativos y Concejos Municipales. Este planteamiento nos parece coherente con las respuestas que viene dando nuestra dirección revolucionaria ante la conspiración continuada y la agresión foránea. Es necesario cerrar el círculo que blinde al poder revolucionario, y reforzar el contraataque contra la derecha interna y externa que ha tratado de acosar a Venezuela y a la Revolución con más ahínco desde que Nicolás Maduro fuera electo Presidente. No es hora de debilidades, hay que intensificar la gran contraofensiva revolucionaria que tuvo un punto de pivote con la elección de la Asamblea Nacional Constituyente el 30 de julio de 2017. Al enemigo prepotente y criminal, ahora en desbandada, hay que perseguirlo para ponerlo en fuga y aplastarlo políticamente.

Además, el presidente Maduro entiende perfectamente que solo con la paz y la estabilidad es posible incrementar el esfuerzo para superar las dificultades actuales del país y este ambiente de trabajo positivo solo se puede lograr dándole cada día más fortaleza al poder revolucionario. Es lo que el Presidente ha querido decir al declarar que “Es necesario adelantar las elecciones para renovar todos los poderes y dedicarnos únicamente a trabajar”.

Maduro se pregunta: “¿Si la oposición no va a las elecciones hacia dónde se van? ¿A dar un golpe de Estado para asumir la presidencia?”. La respuesta la da la propia MUD en su comunicado en el que anuncia su táctica de abstención electoral: “Convocamos a todos los sectores sociales del país a constituir con nosotros un gran Frente Amplio Nacional, como un mecanismo efectivo de organización y articulación de fuerzas sociales y políticas en torno al propósito de alcanzar este año elecciones limpias y competitivas, y lograr el rescate de la democracia como sistema político”. Se trata, pues, de la pretensión de resucitar la tristemente célebre Coordinadora Democrática, activa en las acciones golpistas de 2002, y tomar como pretexto el supuesto objetivo de “alcanzar este año elecciones limpias y competitivas” para reanudar su política inmediatista y su conspiración por una “salida” no constitucional. Ese es el guión aprobado por sus amos imperiales,

Pero es falso que querer sea poder. Un sancocho de siglas no es una fuerza real (AD, PJ, VP. UNT. CEV, Fedecámaras, Conindustria, UCV, etc.). No obstante, es claro que tendremos que seguir durmiendo con un ojo abierto, porque a pesar de la debilidad social de la derecha, ellos siguen pensando que “una sola chispa puede incendiar la pradera” y para ello cuentan con algo innegable: los evidentes bolsones de descontento social como consecuencia de las dificultades económicas cotidianas que viven los venezolanos.

Por lo pronto, la táctica abstencionista comienza a tener efectos sobre los sectores de oposición que intentan decantarse por una política realista en el terreno electoral. Sobre estos factores, decíamos en nuestro Análisis del 21 de febrero, en cuanto a la posibilidad de que los mismos puedan convertirse en una nueva oposición: “Para ello requerirían de algo que no han mostrado hasta ahora, al menos no suficientemente: el coraje político que les impida sucumbir a los chantajes y presiones que ya se están ejerciendo sobre ellos, tildándolos de colaboracionistas y, en el caso de Falcón, de chavista encubierto… Si serán capaces de perseverar en diferenciarse de la MUD y de los más extremistas de la derecha, está por verse”.

La primera  víctima de las presiones es Claudio Fermín, quien en la declaración en la que anuncia el retiro de su candidatura presidencial se refiere, como uno de sus principales argumentos, al hecho de la pluralidad de factores de la derecha que llaman a la abstención, entre los cuales están la jerarquía católica, los distintos gremios empresariales, la asociación de rectores universitarios derechistas y otros: “… la colcha sobre la cual hay que bordar la candidatura unitaria que habíamos planteado se fue encogiendo de manera acelerada hasta el punto de que una candidatura hoy podría ser el fruto de una alianza bien intencionada pero ya no con ‘capacidad unitaria nacional’ para generar el cambio que andamos buscando y con el que estamos comprometidos”. Tanto Fermín como Henry Falcón han cuestionado la propuesta presidencial de convocar las elecciones mencionadas junto a las presidenciales. El ex gobernador de Lara ha afirmado, inclusive, que está reevaluando, por esa razón, la pertinencia de su candidatura. En vez de ver en la propuesta de Maduro un nuevo boquete por donde ir fortaleciéndose esos sectores hacia la construcción de una nueva oposición, parecen en camino de sucumbir una vez más a su propia cobardía política. Que con su pan se lo coman, porque las megaelecciones van.

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Puedes comentar

avatar
  Subscribe  
Notificación de