Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Néstor Francia / Análisis de Entorno: Unión por la Patria (26-02-2018)

Néstor Francia / Análisis de Entorno: Unión por la Patria (26-02-2018)

En nuestro Análisis del pasado viernes expresamos contundente respaldo, con diversos argumentos, a la propuesta del presidente Maduro de unas mega elecciones el próximo 22 de abril. El CNE ha decidido no aprobar esta propuesta aduciendo razones técnicas. Inmediatamente el Presidente ha acatado esa decisión, como debe ser. Nosotros también, por supuesto, además sin ninguna aprensión. Así es la política, de una día para otro las cosas pueden cambiar y todo es aceptable mientras no afecte los principios éticos de las personas.

A partir de la decisión del CNE hemos escuchado varias hipótesis de las razones por la que fue tomada. Algunos asignan justo sentido a los argumentos presentados. Con menos de dos meses por delante, realmente es complicado organizar la elección de consejos legislativos y concejos comunales. Pero otros conjeturan distintas razones.

Hay quienes suponen que hubo una negociación intempestiva con Henry Falcón y quienes le apoyan, tomando en cuenta que este planteó que su candidatura estaba siendo reconsiderada a partir de la propuesta de mega elecciones. Esto tendría sentido, más allá de que haya ocurrido no. Al país le conviene que las presidenciales sean competidas, lo que incluye un probable debate público entre los candidatos, como ha planteado Maduro. También, como hemos dicho, sería positiva la configuración de un nuevo sector opositor que suplante a la desgastada, derrotada y antipatriótica alianza opositora representada en la Mesa de Unidad Democrática. Por eso no es descabellado imaginar que hubiera tal negociación, aunque Falcón sigue poniendo condiciones que debilitan la tesis de que se haya negociado con él.

Otros, mucho más suspicaces, presumen que todo fue una especie de maniobra del chavismo para mostrar al mundo la independencia del CNE con respecto al Ejecutivo y/o para favorecer, al nivel de sus seguidores, a los opositores que se inclinan hacia la participación electoral. Esta conjetura parece un tanto rebuscada, pero todo puede ser.

Hay otra versión, sin duda estrambótica, que ha asomado el diario fascista El Nacional en su editorial de ayer. En su febril imaginación, congruente con la estupidez  de los sectores modositos que están al frente de ese panfleto, se sugiere una pelea interna en el chavismo que llevó a que la propuesta del Presidente no prosperara. Si el CNE aprueba, es un apéndice de Maduro, si no, es que en el chavismo quieren fregar al Presidente. Es el eterno tema de “tú lo que quieres es que me coma el tigre”.

En todo caso, sigamos adelante con nuestro guión político, que ha venido funcionando muy bien, gracias, entre otras cosas, a esa formidable herramienta chavista, propuesta por Maduro, que es la Asamblea Nacional Constituyente. Ahora, cuando las amenazas se radicalizan, la Patria nos necesita más unidos que nunca. Apoyemos sin dobleces las decisiones políticas de nuestra dirigencia, que hasta ahora se ha mostrado notablemente capaz de guiar esta nave en medio de la tormenta. Por lo pronto, las otras elecciones no se eliminan, solo quedan postergadas. Tal como dijo el presidente Maduro, “más adelante vendrán las elecciones para las instancias legislativas de la República: Concejos Municipales, Consejos Legislativos y una nueva Asamblea Nacional, así lo ha anunciado la Asamblea Nacional Constituyente”.

Entre tanto, la derecha externa sigue acentuando sus presiones, en momentos en que sus congéneres internos no dan pie con bola y andan a los bandazos, divididos, confundidos y desdibujados, haciendo cundir en sus seguidores la frustración, la decepción, la desmovilización y, en el mejor de los casos para ellos, la resignación.

Así pues, los hechos se amontonan y el acoso se refuerza. Coincidiendo con el vergonzoso ruego de Antonio Ledezma, quien se dejó de vainas y pidió sin ambages la intervención foránea en Venezuela, el Consejo Permanente de la OEA aprobó en reunión extraordinaria una resolución en la que llamó a Venezuela a que “reconsidere la convocatoria de las elecciones presidenciales y presente un nuevo calendario electoral” y a permitir “la realización de elecciones con todas las garantías necesarias para un proceso libre, justo, transparente, legítimo y creíble”. Nuestro vicecanciller para América del Norte y representante ante la ONU, Samuel Moncada, ha dado de inmediato una clara respuesta a esa insolencia: “¿Qué pasa ahora? Nada. Ese documento no es vinculante”.

Hay otra respuesta, acaso más incisiva, más disuasiva: el ejercicio militar Independencia 2018. Remigio Ceballos, jefe del Comando Estratégico Operacional de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Ceofanb), ha dicho “Vamos a movilizar a más de 500.000 organizaciones desde el punto de vista popular, que van a formar parte de este ejercicio. Más de 300.000 milicianos y más de 168.000 efectivos militares que participarán en toda estas actividades de acciones defensivas”. Venezuela enseña sus dientes y sus garras. Que el imperialismo sepa lo que le espera si osa hollar el sagrado suelo de la Patria.

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Puedes comentar

avatar
  Subscribe  
Notificación de
Traducción »