Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Jesús Alberto Castillo: Despedida forzada

Jesús Alberto Castillo: Despedida forzada

Es lamentable tener que despedirnos sin querer de nuestros asiduos lectores en el diario Región. Un espacio que mantuvimos por más de 20 años en sintonía con el acontecer cotidiano. La aguda situación económica hace imposible la circulación del único periódico que quedaba en la entidad sucrense. No sólo la falta de suministro de papel y planchas impiden que un medio que forma parte de nuestro gentilicio deje de circular, sino a un mercado especulativo que trastoca la posibilidad de ofrecerlo a un precio asequible a la ciudadanía. De esta manera se le da una certera puñalada a la libertad de prensa y al derecho a la información, consagrados como derechos universales de la humanidad. Escribo cómo si se tratara del último de mis días en medio de la desesperanza y la impotencia que produce un sistema político que cada vez cercena el ejercicio periodístico en Venezuela. Pero hay que seguir adelante en nuestro permanente reto de orientar y llevar la verdad a todos los rincones de este maltrecho país.

El diario Región corre el fatídico destino de importantes periódicos que marcaron huella en nuestro terruño como Siglo 21, Provincia y Diario de Sucre. Su agonía se prolongó por más de 2 años, gracias a las peripecias de su editor Luis Marcano Barrios y la abnegación de sus trabajadores por presentar una ventana periodística que mostrara los urgentes problemas de las comunidades a lo largo y ancho de nuestra geografía. Casi medio siglo de circulación perfilaron a Región como el diario del pueblo, con la verdad por el miedo y asumiendo los riesgos del ejercicio periodístico frente al poder político. Hoy nos encontramos en una encrucijada ante el destino incierto que tendrá este importante medio de comunicación, sin saber si su desaparición será transitoria o definitiva. Mientras tanto, el talentoso equipo de periodistas, diagramadores, reporteros gráficos, caricaturistas, publicistas, trabajadores y pregoneros se quedan sin trabajo. Igualmente,  miles de hogares dejarán de leer este emblemático diario que se ganó el corazón del pueblo oriental.

Como ciudadanos no podemos ser indiferentes ante el terrible destino de esta ventana periodística que se cierra, tal  como ha ocurrido con otros medios impresos. Debemos reflexionar que cuando un medio deja de existir se disminuye la posibilidad de plasmar la cruda realidad que azota a la población, por muy oscura que sea. Nadie puede negar que los venezolanos vivimos un panorama tan crítico que el gobierno intenta esconder a través de una monstruosa y costosa industria comunicacional para evitar que la gente despierte de su estupor. En el caso de Sucre, el diario Región ha desnudado la espantosa realidad que vivimos. Altísimas cifras de niños que mueren por desnutrición y hambre, falta de insumo médico y muerte de neonatos en los hospitales, gente comiendo de la basura, funcionarios implicados en el tráfico de drogas, prostitución infantil, saqueo de unidades de transporte en las vías principales, falta de agua a lo largo y ancho de la geografía, pacientes crónicos que mueren por falta de medicinas, son algunos casos que han sido abordados en la lupa periodística de ese importante rotativo informativo. Esto sin destacar los agudos análisis que hacen diversos columnistas y articulistas en tan prestigioso medio periodístico.

Desde este histórico artículo expresamos nuestra solidaridad para los colegas Luis Marcano Barrios (Editor), quien me brindó la oportunidad de escribir semanalmente, a Daniel Trujillo (Consultor Jurídico) e Indira Lugo (Directora) por los momentos difíciles que atraviesan. También nuestras palabras de aliento a las talentosas periodistas Mayber Márquez y Paola Soria que sabrán sortear con éxito estas adversidades de la vida. Igualmente al abogado Manuel Figueroa (Coordinador General) a Geroncio Centeno, Martiña, Luis Alfredo Betancourt, Jesús Valdez, Glem Lugo, Gollazo, Martín Coronado,  con quienes hemos mantenido una maravillosa amistad y han servido de soporte para llevar adelante nuestra misión de opinar, informar y orientar a la comunidad en general. Finalmente, a ese maravilloso equipo de trabajadores que muchas veces permanecen como héroes anónimos, pero que son los que hicieron posible que el diario Región circulara todos los días del mundo.  ¡Dios los bendiga siempre!

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Puedes comentar

avatar
  Subscribe  
Notificación de
Traducción »