Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Néstor Francia / Análisis de Entorno: El acuerdo de las “Tres Gracias” (02-03-2018)

Néstor Francia / Análisis de Entorno: El acuerdo de las “Tres Gracias” (02-03-2018)

La firma del acuerdo de garantías electorales ejecutada ayer en el Consejo Nacional Electoral es un paso notable hacia la conformación de un posible cambio positivo en el escenario político nacional. En una entrevista que nos hiciera ayer Clodovaldo Hernández para el portal La Iguana TV, dijimos que “Lo más importante no es el cambio de fecha, sino el hecho de que un sector de la oposición haya hecho posible avanzar en el camino de garantizar la paz”, y también: “Se ha abierto una puerta que acaso nos permita aislar a la derecha extremista y configurar un nuevo cuadro político en el país”. Estos son, en nuestra opinión, tres asuntos de gran trascendencia: la garantía de la paz, el aislamiento de la derecha extremista y la configuración de un nuevo cuadro político. Detallemos estas “Tres Gracias”.

El imperialismo y la derecha extremista son enemigos jurados de la paz, o acaso deberíamos decir que son enemigos pertinaces de la Revolución Bolivariana antiimperialista, por lo que detestan que haya paz en Venezuela. Serían felices si empezáramos a matarnos entre nosotros, los compatriotas (como hemos visto ya en varias ocasiones, afortunadamente superadas por la cultura de paz que ha impuesto Chávez en nuestro país). Si el mundo fuese el que era hace cincuenta años, hace rato ya que los gringos nos hubieran invadido y cubierto de sangre a nuestra Patria, como ha hecho en tantos lugares a lo largo de la historia contemporánea. Para nosotros la paz no es solo una aspiración política, sino sobre todo una aspiración humanista. Lo hemos dicho más de una vez: la segunda peor cosa que le puede pasar a un pueblo es la guerra. La primera es la esclavitud. Por eso queremos ser libres y también queremos paz.

Para la paz, es imprescindible que aislemos a la derecha extremista representada tanto por la MUD como por factores que actúan relativamente al margen de la entente opositora, como María Corina Machado y Antonio Ledezma. Esa derecha extremista se está retorciendo del odio por el acuerdo que se firmó ayer y que se refrendará hoy.

Los extremistas pusieron a arder el Twitter inmediatamente después de conocido el acuerdo. La diputada de derechas Delsa Solorzano tuiteó: “Antes dije que las del 22 de abril NO SON ELECCIONES, ahora digo que: las del 20 de Mayo NO SON ELECCIONES. El problema no es la fecha, es el fraude”. Es insólito que alguien cante fraude en unas elecciones que aun no se han hecho. También se pronunció por esa vía Carlos Vecchio, vocero del partido fascista Voluntad Popular y delincuente en fuga: “La mayor claridad de que en Venezuela hay un fraude en camino es el juego y cambio de fecha según los caprichos del dictador, 22A o 20M: diferente fechas pero mismo fraude”. Y otro criminal escapado, Antonio Ledezma: “La casa del truco en acción: ‘El mismo fraude con diferente fechas’. Los venezolanos pendientes de ver quien más cae en esa ‘trampa caza bobos’”. El colmo es que este sinvergüenza, que vive una especie de exilio dorado con lo que se robó y con los verdes del imperialismo, se da el tupé de hablar en nombre de “los venezolanos”, pretendiendo así usurpar la voz del pueblo.

Un problema que tienen hoy los de la MUD es que ya no pueden devolverse del barranco en que ellos mismos se han metido, y están aterrorizados por la posibilidad de que puedan convertirse ahora en “polvo cósmico” como tantas veces les anunció Chávez. La participación de otros candidatos y partidos de la oposición en las elecciones, sobre todo de Henry Falcón, el MAS y Avanzada Progresista, los coloca ante la posibilidad del surgimiento de un nuevo factor opositor que los desbanque como referencia de la base social de la derecha. Y así llegamos a la tercera de las “Tres Gracias”.

El acuerdo de garantías electorales nos acerca a la conformación de un sector opositor más avezado, más realista en Venezuela, que parece venir dispuesto a hacer política, y a acumular y desarrollar fuerzas en un sentido estratégico, y que además se muestra, al menos hasta ahora, capaz de resistir las presiones imperiales y asumir con independencia una posición que favorece la paz en nuestra Patria y ayuda a la búsqueda de soluciones a los problemas que nos convocan al esfuerzo nacional. Si esto se concretara finalmente -aun no podemos asegurar que así sea, pues estamos picados de culebra- habría un beneficio adicional: obligaría al chavismo a afinar sus estrategias, mejorar las gestiones de Gobierno, avanzar en la lucha contra el dogmatismo y el sectarismo, y renovar su discurso.

En este último sentido también nos pronunciamos en la entrevista para La Iguana TV: “Sería de gran ayuda si el chavismo asume finalmente la necesidad de una renovación del discurso para ponerlo a tono con las nuevas realidades, porque hoy para nosotros lo más importante y trascendente no es vencer sino convencer”. En el actual escenario, no se trata solo de mantener la unidad, la fortaleza y la coherencia del chavismo, que son extraordinarias, sino de enamorar a la absoluta mayoría del país (al menos al 70% del pueblo) para las ingentes y arduas tareas estratégicas que nos esperan. Como hemos dicho varias veces, el máximo objetivo de los revolucionarios no es mantenernos en el poder, sino transformar la sociedad, garantizar la independencia y contribuir a la transición al socialismo en el mundo.

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Puedes comentar

avatar
  Subscribe  
Notificación de