Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Noticias > Rubén Contreras: Reseña histórica de la Sociedad Bolivariana de La Guayra

Rubén Contreras: Reseña histórica de la Sociedad Bolivariana de La Guayra

Gestación Inicial

La Sociedad Bolivariana de Venezuela existe desde 1842, cuando el General Rafael Urdaneta la funda como Sociedad Boliviana, a provechando que el presidente de la república, el General Jose Antonio Paez, había designado na Comisión especial encabezada por el Dr. Jose María Vargas, con la finalidad de repatriar los restos de Simón Bolivar, desde Santa Marta en Colombia.

No  es creación nueva como algunos incautos y desconocedores de las historia  de Venezuela y de sus instituciones, pretenden hacer ver a la ciudadanía y menos  de la creación morbosa de quien creo el socialismo del siglo XXI. Va a ser el General Lopez Contreras, presidente de la república, quien en 1939, le va a dar carácter institucional y la va a  incorporar a los actos oficiales como una de las  instituciones historicas de nuestro país.

Su Formación en la tierra de Vargas.

La creación de La Sociedad Bolivariana de La Guayra,  es el resultado tangible de una idea abrigada durante algunos años por el abogado Hernán Rísquez Figuera (f).  Él va a ser el guía espiritual y material del proyecto. Lo van a acompañar en esa noble tarea organizativa un grupo de hombres de la región de Vargas, quienes  dan forma al noble propósito el 12 de Febrero de 1983, es decir nace en el año Bicentenario del natalicio de Simón Bolívar.

El Centro  es una realidad. Viene a llenar el vacío y el sagrado deber de mantener en  Alto el Ideario Bolivariano del Padre de la Patria Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar y Palacios. A las escuelas e institutos del litoral varguense empieza a llegar el mensaje bolivariano, la reflexión oral y la unidad de patria, metas indisolubles en la formación de una nueva Venezuela.

Su misión es enaltecer la memoria del Libertador Simón Bolívar y demás próceres y héroes civiles y militares de la patria, difundir el conocimiento de sus ideas, vida y obra, celebrando las efemérides patrias a través de la realización de actos cívicos y celebrando y conmemorando también aquellos hechos que sustentan y acrecientan el patrimonio histórico nacional y moral de nuestra región.

Es una institución apolítica, con un régimen legal autónomo, sin fines de lucro, cuya sede es La Casa de la Junta Conmemorativa de la Fundación de La Guayra, conocida también como Casa de la Fundación de La Guayra o Casa de La Filantropía Guayreña, ubicada en la Calle Bolívar de dicha ciudad. Su principal objetivo es conservar, divulgar y exaltar el pensamiento, vida y obra de Simón Bolívar, El Libertador.

Inicialmente comienza a conocerse con el nombre de “Centro Sociedad Bolivariana de La Guayra”,  y una vez declarado el Municipio Vargas como Estado, recibió el nombre de “Centro Sociedad Correspondiente”. Posteriormente en la  XXXIII Asamblea Nacional Bolivariana, realizada en San Juan de los Morros, Estado Guárico, el 27 de octubre de 1999, con la presencia de los delegados Rubén Contreras en su calidad de Presidente del Centro de Vargas y del profesor José de Jesús herrera,  se modificaron sus estatutos, se acordó llamar a cada Centro con el apellido de cada Estado, pasando a partir de ese momento a llamarse “Sociedad Bolivariana de  el Estado Vargas”.

Desde su fundación han ejercido la presidencia de esta  Institución, los siguientes consocios: Dr. .Hernán Rísquez Figuera (f), para el período 1983-1987; luego Don Gustavo Carvallo, 1987-1991; A este le siguió el reputado médico, en la especialidad de traumatología,  Marco Noguera (f) 1991-1997. Para el período 1997-1999 ejerció la presidencia el profesor Efrén Rodríguez, actual Decano de la  Escuela naval de Venezuela; a partir de ese año el Licenciado Rubén Contreras, reelecto para el lapso 2001-2005; y a partir de ese año  la profesora Adela de Ramírez, para el período 2005-2009. Seguidamente para el periodo 2009-2013, fue reelecto nuevamente el consocio Rubén Contreras y reelegido nuevamente para el periodo 2013-2017, encontrándose el periodo vencido y a la espera del llamado a elecciones por parte de La Comisión electoral.

La Sociedad Bolivariana en el estado Vargas, ha venido celebrando y conmemorando las fechas patrias instituidas oficialmente dentro del calendario de la  institución nacional, entre las que podemos destacar, el 19 de abril de 1810; el 5 de Julio de 1811; 24 de Julio de 1783, Natalicio de Simón Bolívar; 28 de Octubre, Onomástico de Simón Bolívar y el 17 de Diciembre de 1830, Conmemoración de la muerte de El Libertador. Por iniciativa de sus agremiados  se han incluido otras fechas como el 15 de enero Día del Maestro, 12 de Febrero Día de la Juventud a objeto que los jóvenes tengan oportunidad de expresarse. El 13 de Julio de 1797, Aniversario de la Gesta libertaria de los próceres guayreños Manuel Gual y José María España,  el 21 de noviembre Día del estudiante Universitario y el 15 de Diciembre de 1789, natalicio del  general Carlos Soublette.

Larga ha sido el tránsito y la trayectoria de nuestra institución y muchos y variados los logros obtenidos, dado que todas sus directivas, así como sus agremiados han sumado esfuerzos, los cuales han sido encaminados a mantener la vigencia de la misma, la cual es indiscutiblemente Patrimonio Histórico del Estado Vargas.

Casa Sede

Desde su creación, el Centro ha tenido como casa sede, una vieja casona de cal y canto, construida en el siglo 19, y enclavada en la Calle Bolívar, comunidad de Muchinga, en el corazón de la añeja y Cuatricentenaria Ciudad Mariana del Puerto de La Guayra, hoy capital del Estado Vargas.

Este caserón fue donado por la Compañía aduanera “Curacao Trading Company” a la Junta Conmemorativa de la Fundación de La Guayra. Su reparación comenzó durante el primer gobierno del señor Carlos Andrés Pérez, y fue concluida durante la administración del señor Luis Herrera Campins, siendo entregada a la sociedad de Vargas por el entonces Gobernador del D.F. ciudadano Enrique Pérez Olivares, en el año de 1981.

Luego en un gesto de magnanimidad y altruismo que engrandece y demuestra su carácter noble de patriarca guayreño, Don Carlos González, como representante de La Junta Conmemorativa de La Fundación de La Guayra, y autorizado por los demás integrantes de la misma donó durante la presidencia de la Profesora Adela de Ramírez, esta casa en propiedad para La Sociedad Bolivariana de La Guayra, quien se convirtió en propietaria y custodia de dicha sede

Transitando en el Tiempo.

Así la Guayra, ciudad prócera y mariana de la historia americana, primada de ideas libertarias y de instituciones societarias añejas que marcan el rumbo de la fraternidad con la Venerable Logia Unanimidad  Nº III y el mutualismo con la Sociedad Mutuo Auxilio y otras, con   sus raíces  en esta franja costera  y su fronda esparcida por el continente americano, se robustece en el ocaso del siglo XX con la fuerza y el empuje emergente de la Nueva Institución, que va a llenar un vacío en cuanto al recordatorio de las fechas y efemérides patrias y en especial en cuanto a enaltecer el Ideario y Legado del Hombre Grande de Venezuela, de América y del Mundo, Simón Bolívar,  El Libertador

Como faro de luz alumbrando  propuestas, se inicia con la celebración del Bicentenario de natalicio del hombre grande de América, Simón Bolívar El Libertador, en 1983, contagiando a las demás instituciones acerca de la importancia de participar en la festividad natalicia del caraqueño Libertador, es decir empieza la labor de la bordadora que va entrelazando su obra, tejiendo la red, como lo expresó Andrés Eloy Blanco, en su discurso en la Plaza Vargas de La Guayra en 1937, para hacer un mantel que permita un cupo para todos aquellos dispuestos a participar en la construcción de una atalaya del pensamiento, semejante a los fortines ubicados en la vertiente norte del Guaraira Repano que daban seguridad a la madastra capitalina.

Así los hechos históricos, olvidados en el trasunto de los tiempos por los burócratas que ocupaban su tiempo en funciones administrativas, van a ser programadas, preparadas y celebradas en el Departamento de Vargas y a la indiferencia de otros tiempos, cambia de una manera positiva en quienes cumplen funciones públicas, la simbiosis o proceso de integración participativa permea y la Sociedad Bolivariana empieza a cumplir una función rectora en este orden en la tierra de Vargas, Soublette, Gual y España.

La tribuna se yergue altiva, imponente cual adalid  o fortín de piedras de cal y canto por la fortaleza y templanza de sus integrantes, adobados con los discursos de  los exponentes, de distintos signos de pensamiento, raza, credo y profesión. Ese  desfile luminoso de personalidades se inicia el 24 de julio de 1983 con aquel preclaro venezolano que ocupó la cartera de Educación y el rectorado de la Alma Mater Venezolana,  la UCV, el Dr.  Rafael Pizzani y como él, después de algunos años,  otro Ministro de Educación,  el  Dr. Enrique Pérez Olivares, también disertó hablando de la necesidad de incorporar al ciudadano a todas las instancias de la sociedad como una excepcional vía de acuerdos en la solución a las necesidades y lo denominó la múltiple inserción del hombre en la sociedad.

Pero no quedamos allí, la Sociedad Corporativa de la Guayra que asiste a los actos de  La Sociedad Bolivariana, se solaza y regocija con la visita del notable caroreño Guillermo Morón, Presidente de la Academia de la Historia quién fortalece el sentimiento unitario entre Academia y Sociedad y aviva entre nosotros el deseo del estudio y la investigación por los hechos históricos.

Es importante destacar también la  pluralidad en la escogencia de los tribunos como una norma de quiénes integramos esta familia bolivariana en Vargas, como parte del tránsito y vida de nuestro terruño guayreño, el paso de los distintos maestros, investigadores, estudiosos, entre otros del hecho histórico social,  nos han orientado, deleitado, y enseñado diferentes facetas de la historia venezolana como Rafael Pizzani, Jesús Rosas Marcano, Enrique Pérez Olivares, Guillermo Morón, Santos Carrasquel Sabino, Josefina Bernal, Cándido Pérez Méndez, José Pereira Claure, Trino Alcides Díaz, Antonio París, Pompeyo Márquez y otros como Eduardo Fernández, Claudio Fermín, José Rodríguez Iturbe, Ramón Guillermo Aveledo, Nelson Chity La Roche, el Vice almirante Jesús Briceño García, el Capitán de Navío Bernardo Jurado Toro, los Contralmirantes Elías Buchszer Cabriles, Leonardo Rodríguez Tineo y Daniele Comiso Urdaneta, Gerardo Castillo Omaña, Benigno Remigio Calvo Díaz, aparte de una pléyade de guayreños integrantes de esta y otras instituciones, como Marco Noguera, Armando Contreras Unda, Francisco Veracierto Sánchez, José Rubín de Armas,   Gustavo Carvallo, Frank Perret Gentil, Armando Pérez, Freddy Díaz Córdova, Frank Chávez, Céfora Contreras, Carmen Díaz Almeida,  José Ortega, Juan Álvarez Parodi, Adela de Ramírez, José de Jesús Herrera, Rocío Martínez, Miguel Ángel Ortega, Alejandro Cabrera, Magaly Bozzo, Antonio Ugueto, Henry Contreras, Beatriz Rodríguez, Alexi  Rojas, Mauricio Marcano, Laura de Estefano, Raúl Yeminame,  Niurka Ramos, Roberto Smith, Oscar Odón, Amarelys Rodriguez, Feliberto Martins, Regulo Flex, Germán Guía, Rosa Fuentes, Silis Amaya, Cipriana Ramos, Norberto Escobar, Jhonny Martínez, Ángel Narváez, Erick Pena, Eduardo Quintana, Marcos Espinoza y algunos Jóvenes profesionales y dirigentes estudiantiles como  Rubén José Contreras Lopez,  Miguel Malliotakis, José Manuel Olivares, Eduardo Torres, José Agustín Ortega Matamoros, Edllyber Martínez, Rubén Melean Vargas, Brayan Baptiste y Caridad Brito, quienes con sus encendidos y brillantes discursos demostraron la responsabilidad histórica que asumieron en los momentos que vive Venezuela y este servidor, entre otros,  ha servido para que La Sociedad Bolivariana de El Estado Vargas se haya convertido en la escuela del pensamiento y del estudio de los hechos históricos, culturales y sociales que han transcurrido en el devenir de la historia de Venezuela y de la región Vargas.

También debemos señalar que fue gracias a una iniciativa de nuestra Institución a partir de 1986,  y en un trabajo coordinado por los educadores Freddy Díaz Córdoba,  Armando Pérez, Eduardo Regalado Parpacen, Gaetano Bonsignare, Frank Chávez, Miguel Regalado, Evelio Salazar y otros, se logró mancomunar las acciones con la zona educativa del entonces Departamento Vargas a fin de que cada grupo escolar o unidad educativa de nuestra  región, constituyese en su seno una Sociedad Bolivariana Estudiantil, con el objeto que los estudiantes  empezasen a construir su identidad y sentimiento apegado al ideario bolivariano y complementasen su formación académica en los estudios de historia de Venezuela. Esto se llevaba a cabo anualmente y se hacía un acto conjunto con la zona educativa y a mediados del año escolar, durante los meses de febrero y marzo en un acto público que se realizaba en la Plaza Bolívar de La Guayra, en presencia de las autoridades de la región, el presidente de La Sociedad Bolivariana de La Guayra juramentaba a las distintas Sociedades Bolivarianas de la región.

Claro también hemos tenido tropiezos, como los acontecidos en los últimos tiempos, cuando se quiere desconocer por funcionarios intermedios, el papel rector de la Sociedad Bolivariana en cuanto a su papel de facilitar y apadrinar la acción de las Sociedades Bolivarianas Estudiantiles, y se nos niega nuestra participación, se nos veta, se quiere tapar el sol con un dedo, pero entendemos que ese el papel de los necios, de los segundones obnubilados que no precisan su función pública y ante el dilema de la trascendencia, prefieren hacer el papel obsecuente y dócil de los Mujiquita de los tiempos  del Gomecismo, cuando no se podía contradecir al déspota, al mandón por el miedo a perder la mesada.

No ha sido fácil, la evolución del tiempo y la dinámica social en la mayoría de las veces, por su urgencia trata de minimizar la importancia de un hecho histórico. Lamentablemente con la llegada del Socialismo del siglo XXI y bajo la pésima e incolora gestión administrativa del ciudadano Aristóbulo Isturiz, como Ministro de Educación, este esto acto enaltecedor y pedagógico  fue truncado  quitándole a la Sociedad Bolivariana esta primacía, que fue propuesta en los años 60 por los profesores Áureo Yépez Castillo y Rafael Acosta Rodríguez, directivos de la Sociedad Bolivariana de Venezuela, pero es menester destacar la perseverancia del apostolado asumido, el cual con el análisis y el método empuja positivamente para seguir insistiendo en la importancia que en estos tiempos tienen instituciones como ésta, que han valorado cualitativamente su gesto fecundo de facilitar esa intermediación entre los diversos planos sociales, en la búsqueda de sus objetivos, dar a conocer el legado bolivariano por encima de las vicisitudes, que nunca dejan de faltar.

Pero que importa tener tropiezos y conseguir piedras en el camino, si sabemos que estamos actuando en la dirección correcta que nos inculcaron los maestros y respetando la carta rectora de los principios estatutarios de La Sociedad Bolivariana.  Aquí vale recordar lo que  dijo alguna vez Rómulo Betancourt, pasaremos por encima de esas tumbas.

Aportes de la Sociedad Bolivariana a la Historia Regional

Podemos destacar que a partir de su fundación los integrantes de la Sociedad Bolivariana se preocuparon por recordar tanto las fechas y efemerides, asi como los natalicios de los próceres y héroes independentistas, como fueron la celebración bicentenaria del  natalicio de los generales Rafael Urdaneta, José Antonio Paez y Carlos Soublette, creando Comisiones de trabajo que coadyuvaron con los órganos educativos para que dichas celebraciones tuviesen el realce correspondiente a las personalidades homenajeadas.

Luego con la celebración del bicentenario de La Conspiración de Gual y España,  se le propuso al ciudadano alcalde de ese entonces, el Dr. Lenin Marcano, la creación de una Comisión Regional, la cual estuvo integrada por el Dr. Luis Oscar Martínez Cronista de La ciudad de La Guayra, las señoras Nieves Elena de Rivero, Carmen Díaz Almeida, el maestro Alexi Rojas y mi persona.

Esta Comisión propuso entre otras cosas, que  se asumiese como símbolo histórico municipal La bandera de Gual y España, en virtud que esta bandera había sido diseñada para la naciente republica que aspiraban construir esos próceres, resolución que está en la Gaceta Municipal del 13 de Junio de 1997, al igual que la Ordenanza Orden al Mérito Gual y España.

Luego cuando se creó el territorio Federal Vargas, el gobernador designado, el coronel Adolfo Pastrán Matute, también mediante propuesta de esa institución, decreto la bandera de Gual y España como bandera del Territorio, y al nacer el estado Vargas, la Asamblea Legislativa  presidida por esa gloria del baloncesto venezolano, Gabriel Estaba, designo una comisión que estudiase y preparase los símbolos históricos de la nueva entidad regional, en la cual formamos parte el Dr. Luis Oscar Martínez y mi persona y el 19 de abril de 1999, dicha Asamblea Legislativa, promulgó los símbolos históricos del estado Vargas, la bandera de Gual y España, su escudo y su himno.

En el año 2009,  La Sociedad Bolivariana estudiando la importancia del bicentenario del 19 de abril de 1810 y observando la relevancia que le otorgaron los guayreños a la creación de la Junta Suprema Conservadora de los Derechos de Fernando VII, y por ser la segunda ciudad de Venezuela en apoyar dicha gesta el 20 de abril de 1810, se le propuso al ciudadano gobernador Garcia Carneiro, al presidente del Consejo Legislativo, al Alcalde de ese entonces y al presidente del Concejo Municipal, que se aprobase y se promulgase una ley regional para declarar ese día  como fecha histórica regional.

Luego se repitió el pedimento en el 2010 y en el 2012, lamentablemente quienes despachan tanto en La Guipuzcoana como en la Alcaldía, y en los órganos legislativos de nuestro estado,  expresan demagógicamente a viva voz  su amor a la patria; en cualquier acto público o privado,  no le prestaron la debida atención ya que parecen ser las tapias añejas corroídas por el tiempo que no permiten la libre discusión de ideas y su interés  básico, por ahora en la gestión gubernativa, parece ser, la acumulación del bolívar metálico, cuestión que han hecho de una manera desorbitada y se ha conocido como el dinero venezolano forma parte de los diversos paraísos fiscales

Su Rol como institución varguense.

Pero estamos enclavados en La Guayra, ciudad procera de historia que ha visto desfilar desde tiempos inmemoriales por su puerto a las mentes lucidas e incomodas que desafiaban y desafían a los déspotas,  quienes con la huella de la pezuña  esquilmaban la nación y la pervierten  amoldándola a sus fines inconfesables, por ello quiero evocar al poeta del pueblo, Andres Eloy,  quien cuando escribió la Hora de Vargas nos refería lo siguiente:

“La Guayra, puerto de mar, difícil de levar y de anclar, áspero, como el encuentro de una ola con la piedra, fue la cuna de dos hombres que representan el comienzo de dos navegaciones y la encarnación de dos angustias: José María España y José María Vargas. El primero, precursor de la independencia política de la América Meridional: el segundo Precursor de la Independencia Civil de Venezuela. El primer José María es el bautismo de sangre de la Emancipación; el segundo es la comunión de la Venezuela con la responsabilidad. Cuando abortó el primer movimiento libertador, le cortaron la cabeza a José María España; cuando abortó el ensayo civil, con la destitución de Vargas le cortaron la cabeza a la república. Ambas cabezas retoñaron en la conciencia de las nuevas generaciones. Y hoy, en la hora caliente de la fe, con la democracia que camina hacia su hora definitiva, el apologista llega a la casa de Vargas y habla ante los hombres que nacieron a la orilla del mar junto a la raiz inexhausta de los dos precursores”.

Pudiéramos decir en estos tiempos que esa casa de Vargas es esta, ya que aquí nos reunimos los civiles y demócratas guayrenos, que académicamente levantamos la voz para denunciar a los gamonales que con sus infamantes actuaciones desde los solios de gobernación y alcaldía ofenden a los vargasianos con el apartheid impuesto por el racismo social encarnado en instrumentos de dominación y extorsión para poder accesar a servicios básicos y alimentación como el carnet de la patria, entre otros.

A ellos les molesta nuestras críticas, la consideran apátridas, así consideraban los militares de entonces al sabio Vargas, ya que para ellos encarnaba la subversión, pero Vargas era la idea subversiva que reclamaba para los hombres preparados y de paz, la dirección de un país, que los militares de aquellos tiempos como los de ahora consideraban  su botín natural.

Por eso dijo Andrés Eloy en aquellos tiempos cuando se protestaba contra el déspota de Juan Vicente Gómez, que la hora de Vargas es la hora de disentir contra los malos gobernantes, y evocó en su discurso lo siguiente:

:”Aquí, en La Ciudad de Vargas, bajo el sol de fuego que lo vio nacer, afirmemos el voto de caminar hacia su hora. No importa lo dulce o lo amargo de la historia pasada y presente, si en la raíz de él se aferra la voluntad de nosotros. Este mar y esta montaña se saben de memoria a los grandes tercos y a los grandes inquietos. Cuantos rumbos, cuantos destierros, cuantos regresos ha visto esta costa. El mar sabe más que el continente de los asuntos de la angustia”.

Esa es la angustia de las familias que se ven desgarradas por la diáspora continua que se observa en el país por la falta de oportunidades que perciben los jóvenes al no poder desarrollar y desempeñar sus profesiones y habilidades innatas, generándose un autoexilio obligado por un gobierno que se aferra en el poder sin planes y proyectos de desarrollo para un país en el cual sus ciudadanos claman por un proyecto igualitario y unificador y no una cartilla ideologizante conocida como el plan de la patria.

Esto debe cambiar, porque Venezuela contiene en su seno a esta ciudad y  La Guayra es primada de libertad, aquí en Caraballeda se eligieron los primeros alcaldes y regidores cuando Diego de Lozada, fundó en 1568 a Nuestra Senora de Carcaballeda, tenemos la primera bandera, la de Gual y España, aquí comenzó la democracia y nosotros podemos retomar la acción perdida de estos 18 años si seguimos los consejos de Andres Eloy cuando nos dice:

“La Guayra es complicada y difícil de transitar, como esos hombres de pocas palabras y corazón derecho. Recuerda antiguas ciudades castellanas. En sus viejos callejones, en sus torcidos vericuetos, se nos ocurre que siguiéndolos todos con un hilo y volviendo al punto de partida, podríamos sacar por encima de las casas  un encaje maravilloso. Y con ese otro encaje que lucen las quillas en el mar, entrecruzando trayectorias, desplegaríamos todo el programa de la bordadora. Trasunto del trabajo, ese encaje sin igual. Y eso fue y sigue siendo ese hombre, José María Vargas, cabeza empecinada, que se hizo mapa de propósitos y  de realizaciones. Una vez dijo un hombre que iba  a ser guillotinado lejos de la mujer amada: Prefiero tener la cabeza separada del cuerpo y no el cuerpo separado el Alma”. El cuerpo aquí es la tierra: el alma es la democracia. Cuando esta tierra porteña perdió su primera cabeza, porque el alma se iba, la retoño en la otra, cuando el alma volvió. Y así fue, muerte y resurrección de un ideal americano, en la cabeza de José María España y en la cabeza de José María Vargas”.

Por ello pensando en lo que demostró Vargas cuando se enfrentó a Carujo, retoñado en quienes  pretenden imponer ese modelo despótico y dictatorial, observamos que  no tienen futuro, se le ve un pronto final, razón por la cual los demócratas agrupados en instituciones civiles, societarias e integradoras,  debemos seguir trabajando como la bordadora para preservar el bien más preciado que tiene el hombre, su libertad. Esa es la razón de primer orden para amalgamar graníticamente la unidad de pensamiento y de acción para  seguir la conseja de Simón Bolivar cuando expresó que no hay cosa más dañina para una nación que un ciudadano se acostumbre a mandar y el pueblo a obedecer.

Desde esta Casa sede de La Sociedad Bolivariana de La Guayra, casa de La Filantropía Guayreña y Escuela del Pensamiento Varguense, debemos hacer un llamado de conciencia a todos nuestros hermanos vargasianos y venezolanos a que abran su visión hacia el entendimiento y nos  convirtamos en faro de luz y en atalaya de la libertad, para que los gamonales y Carujos del Socialismo del siglo XXI, no destruyan esta Venezuela que es de todos.

Señoras y Señores, Muchas Gracias.

Discurso pronunciado por Ruben Contreras, con motivo de celebrarse el 35 Aniversario de La Sociedad Bolivariana de La Guayra, el 03/03/2018

Te puede interesar

Loading...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »