Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Néstor Francia / Análisis de Entorno: La palabra de Maduro (05-03-2018)

Néstor Francia / Análisis de Entorno: La palabra de Maduro (05-03-2018)

Hoy se cumplen 5 años de la siembra de Hugo Chávez. Cuando el pueblo revolucionario dice “Chávez vive” es mucho más que una consigna. La vida es una energía que se expresa en sonrisas, en lágrimas, en cantos, en ideas y sobre todo en obras, todas las que el humano puede hacer. El cuerpo no es más que un vehículo, un instrumento para la vida temporal. Cuando morimos, esa herramienta deja de funcionar, pero la energía de la vida nunca muere, mucho menos una energía como la que es el Comandante Eterno. Hoy le recordamos con amor y con lealtad.

Un buen abrebocas para esta conmemoración lo ofreció ayer el presidente Maduro con su hermosa alocución nocturna. Nosotros habíamos decidido una opción temática para el Análisis de hoy, pero las palabras del Presidente nos hicieron cambiar de idea. Así que vamos a tomarlas como base para nuestro Análisis de este día.

Si algo distinguió a Hugo Chávez fue su gran creatividad y su impronta anti dogmática, aun cuando algunos de quienes lo rodearon, sobre todo en el ámbito económico, no estuvieron libres de ese mal. Hoy unos cuantos de ellos abandonaron la nave de la Revolución e insisten en responsabilizar a Maduro de todos los males, en actitud de Pilatos. Pero pasemos esa página, digamos que las palabras de nuestro Presidente anoche fueron una cátedra de creatividad y una lección de anti dogmatismo. Apoyarlo es también aprovechar esas enseñanzas típicamente chavistas y asumir la responsabilidad de renovar nuestro discurso, desechar las frases hechas y el consignismo vacuo, estudiar, estudiar, estudiar para poder desarrollar el pensamiento crítico y aportar ideas.

Nosotros hemos escuchado recientemente muy buenos discursos en la Constituyente, pero también intervenciones que intentan, con bastante “éxito”, suplir la ausencia de contenidos con la repetición de ideas mal aprendidas y los ardides de la oratoria. Las inflexiones de voz, el grito destemplado, la consigna trillada sustituyen la necesaria densidad política y cultural. A veces pareciera que algunos solo buscan la aceptación y el aplauso. Jamás olvidaremos la intervención que hiciera en la Constituyente el sabio David Choquehuanca, indígena, obrero y dirigente político boliviano, y quien fuera canciller de su país hasta 2017. Un discurso sereno, profundo, sin una sola estridencia, pleno de poesía y sabiduría, un modelo del que todos deberíamos aprender.

Este tono sereno y profundo fue el que sentimos en el Presidente el día de ayer. Nosotros deseamos que estas palabras no sean entendidas como simple campaña electoral. Ojalá que las lecciones de su intervención se conviertan en hoja de ruta para la urgente renovación del discurso del chavismo, porque, como hemos dicho en otras oportunidades, nuestra gran tarea no es vencer. Sería mucho más fácil todo si así fuera. Pero nosotros no queremos el poder por el poder, sino transformar el mundo y convertirlo en un lugar de fraternidad y justicia. Nuestra gran tarea es convencer y atraer a la inmensa mayoría del pueblo a la acción revolucionaria consciente, histórica, estratégica.

Destacaremos del mensaje presidencial su apuesta por la unidad de todo el pueblo, que está teñida de una crítica constructiva al sectarismo que ha venido marcando a acción de diversos factores del pueblo venezolano, incluido el chavismo: “Mi mensaje es de esperanza e inclusión para todos. Hoy no te hablo solo a ti, chavista, compañeras y compañeros de tantas batallas a lo largo de estos años. Hoy les hablo a todos ustedes, venezolanas y venezolanos. Y les hablo a todas y todos sin distinción alguna. Esto no se trata de izquierda o derecha. Es nuestra Patria… La revolución es con todos y aquí no sobra nadie”.

Mostrando grandeza, muy necesaria en este difícil momento de la Patria, Maduro expresó que “Con nuestras diferencias y con nuestros matices saludo hoy desde el Palacio de Miraflores a todos los candidatos de la oposición venezolana que se inscribieron ante el Consejo Nacional Electoral”. Eso implica que la tolerancia y el reconocimiento del otro no pueden quedarse en palabras. Mirarnos solo el propio ombligo es mala práctica, miremos a los ojos de todos los venezolanos, vamos a involucrarnos más en su dolor, en su inconformidad, en su descontento, llevando sin prepotencia el mensaje de paz y esperanza.

Esta idea de unión la plasmó también el Presidente en su artículo de ayer (“Juntos todo es posible”) publicado en Ultimas Noticias: “El esfuerzo de la unidad, su magia, su sentido, es cuando estamos juntos los distintos. Los diferentes. Esa es la unidad que vale. La maravillosa unidad de lo diverso. Si nos unimos los que pensamos diferente, pensando en Venezuela como nuestro horizonte y nuestro destino, alcanzaremos la paz. Es en la diferencia, y solo en ella, donde nace la democracia, que no es más que un permanente y arduo trabajo por la paz”. Bien, comencemos por el chavismo mismo, no demos cabida solo al discurso repetitivo y complaciente, abramos espacio también a las voces críticas.

El Presidente no dejó de condenar, con pertinente agudeza, a los sectores extremistas de la derecha, los enemigos jurados de la paz y de la Patria. Sin embargo, sacando lo mejor del ser humano, afirmó: “Aun así, hoy desde la Casa del Pueblo, como cristiano y como venezolano, los perdono. Como dije, hoy no se trata de dividir sino de unir, se sumar. La fuerza es la unión”.

Otra arista importante del discurso presidencial fue la visión realista, alejada del simple ditirambo y asumiendo la responsabilidad que nos concierne como revolucionarios: “Falta mucho. Plenamente satisfecho no estoy, no lo estaré nunca.

Esperanzado, sí”.

El Presidente terminó con una señal de comprensión de que las consignas y las ideas no pueden ser estáticas, hay que desarrollar la capacidad de actualizar permanentemente el discurso, porque los contenidos del ayer no siempre se corresponden con las necesidades del hoy: “Ustedes saben que siempre me despido con ‘Hasta la victoria siempre’. Pero hoy lo haré de manera diferente, hablándoles a todos quienes hoy nos ven y nos escuchan: ¡Venezuela, juntos todo es posible!”.

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Puedes comentar

avatar
  Subscribe  
Notificación de