Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > LatinPress / Editorial: Los Presidentes Candidatos

LatinPress / Editorial: Los Presidentes Candidatos

Que un presidente se vuelva a convertir en candidato para ser reelegido no desenmascara nada nuevo, pero que para ello cambie su imagen puede ser criticable por la perversidad de la intención, por querer desdividir lo que intencionadamente ha dividido o por multiplicar los votos que ha desmultiplicado.

Kim Jong-un lo acaba de hacer en las olimpíadas de invierno, pero se acabó el espectáculo y cada quien a su casa, aunque ahora, intentando reducir la presión mundial, parece que estaría dispuesto a dejar su armamento nuclear si le permiten continuar con su sistema político.

En Venezuela el mismísimo Socialismo del Siglo XXI, el de los seguidores de Chávez, ha ido dando paso a lo que nadie pensó pudiera suceder: El Madurismo.

Con su nuevo partido Somos Venezuela, Maduro se presenta para ser reelegido como el líder de un socialismo excluyente, convencido de que quienes le apoyen abrazan al colectivismo.

Sin embargo es absurdo imaginar que esa ávida necesidad de capturar votos sólo forme parte de los líderes duros o antisistema; Maduro coincide con sus otros colegas del mundo en no querer convertirse en el contra-poder.

En España Mariano Rajoy, después de regañar a su pueblo por haber vivido por encima de sus posibilidades y ordenarles ahorrar dinero para la privatización de sus jubilaciones, cambia en un solo día su clara convicción humana de los recortes y acepta que se podrán subir las pensiones, igualar los salarios de todos los policías españoles, luchar afanosamente a favor de la igualdad laboral y, dejar que los municipios comiencen a gastar todos sus ahorros.

Podría decirse que al observar a los presidentes-candidatos vemos una parodia a través de la que intentan demostrar la flexibilidad suficiente que tienen para convertirse en un “nuevo presidente”; la alta capacidad para ser aquello que la gente quiere tener o, la cintura suficiente para convertirse en el reverso de lo que venían siendo.

Aunque la práctica totalidad del universo venezolano coincide en la pésima gestión del hijo de Chávez, de nuevo en Venezuela los analistas y encuestas difieren sobre si Maduro ganará o perderá las elecciones de mayo.

Esa incertidumbre no es gratuita, algunos de los motivos son los mismos que pueden mantenerle en el poder:

La presión internacional es tal que le ha convertido en un hombre bueno y resistente.

El Socialismo del Siglo XXI mantiene una fuerte base de apoyo, mientras que la oposición carece de prestigio dentro de sus mismos seguidores.

Continúa manteniendo un discurso inequívoco sobre el “estás conmigo o en mi contra”.

Si la oposición no acude a las elecciones, convencida de enviar el mensaje de la dictadura oficial en Venezuela, también es cierto de la existencia de otro mensaje: la obediencia a las grandes fuerzas como la OEA, UE y los Estados Unidos.

Porque la oposición no ha sido incapaz de diseñar un plan de la nueva Venezuela que quiere, su mayor oferta es lograr una sociedad igualitaria, segura y menos corrupta.

Porque de la oposición venezolana no se sabe si son liberales, socialdemócratas o forman parte de la eterna derecha latinoamericana. El pueblo no sabe qué pasará con él si las fuerzas políticas anteriores regresan al poder y, esa incertidumbre resta millones de votos.

La oposición nunca ha tenido el convencimiento de un único candidato, incluso Leopoldo López no ha podido convertirse en el símbolo de la libertad, lo que les muestra divididos e incapaces de hacer un ensamblaje de los intereses del país.

Maduro habla controlar el Estado a través del pueblo y, la oposición a través de la misma economía que trajo al poder a Chávez.

Venezuela está jugando a mantenerse dentro del error menos costoso, pareciera que la lógica del bienestar social no funcionara con ninguna de los actuales candidatos presidenciales  y, sin la presencia de la MUD lo que queda es la repetición del bolivarismo con muy pocas cosas que explorar para salir del hueco en el que ha metido a sus ciudadanos.

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Puedes comentar

avatar
  Subscribe  
Notificación de