Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Jaime García: No es ético la sumisión de algunos sindicatos patronales

Jaime García: No es ético la sumisión de algunos sindicatos patronales

Esencialmente los sindicatos deben ser autónomos, con misión y visión de lograr los mayores beneficios socios económicos para sus agremiados. Con disposición constante para la lucha sindical y gremial. El liderazgo sindical debe obediencia absoluta solo a sus afiliados. Debe ser valiente ante el patrón cuando el caso lo amerite. Un líder sindical debe tener un modo de vida similar a sus trabajadores que representa. Detrás de un buen contrato colectivo está un gremio sindical preñado de moral y buenas costumbre.

Desde la caída del dictador Juan V. Gómez hasta la fecha  ha habido dirigentes sindicales nacionales y regionales de encomiable valentía y apostolado. Dirigentes inspirados en el honor de luchar por el sosiego y la prosperidad contractual de la masa obrera que han representado. Por respeto y admiración a estos líderes la mayoría de ellos ya fallecidos no los nombraremos por temor a dejar a algunos de estos compatriotas por fuera.

Hoy día, los trabajadores contractuales y sindicalizados viven una vida de indigencia, mueren de mengua. Salarios insignificantes, con marcos jurídicos (constitución y ley del trabajo) que no se cumplen a cabalidad, muchos contratos colectivos vencidos. Trabajadores deambulando famélicamente porque el salario devengado no les alcanza para comprar comida, medicinas, ropa, etc.

En los últimos 20 años han proliferado en nuestro país un montón de sindicatos con adjetivos de “bolivarianos y socialistas”. Durante estas dos décadas estos sindicatos son la antítesis de la génesis y esencia de lo que históricamente han sido los sindicatos nacionales e internacionales. Estos sindicatos “bolivarianos-socialistas” son llamados sindicatos patronales. Su liderazgo y consolidación ha sido impuesto a cada sector a través del poder del todo poderoso estado. Son genuflexos, sumisos y obedientes al ministro respectivo. Su discurso es incongruente con su comportamiento. Sus afiliados viven una vida llena de carencia y la mayoría de sus líderes viven como los jeques sauditas. Hasta tenemos un presidente de la republica obrero. Nos cuesta creer que el presidente obrero Sr. Nicolás Maduro viva la vida que están viviendo sus colegas trabajadores contractuales.

Afortunadamente, tenemos liderazgo sindical para recuperar y dignificar a la masa obrera. Entre estos dirigentes encontramos al honorable Iván Freites y otros compatriotas que por razones de espacio no nombraremos en estas líneas.

Mientras existan sindicatos patronales sumisos y genuflexos al patrón los trabajadores contractuales no prosperaran ni tendrán paz con la miseria.

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Puedes comentar

avatar
  Subscribe  
Notificación de