Inicio > Interés > Táchira: San Cristóbal es un “cementerio” de carros

Táchira: San Cristóbal es un “cementerio” de carros

Esther Linares dijo que ya tiene dos meses pasando necesidades con lo del transporte porque su “chevetico” está accidentado con falla en el carburador y los cauchos están en la “lona”: “Así no puedo andar, porque en todas partes me deja y lo paré porque creí que con el arreglo del Ministerio de Educación, de donde me retiré, me alcanzaría para el arreglo; pero ni para un mes de mercado me alcanzó por eso; creo que allí se quedará hasta que Dios quiera”

Para armar un motor en repuesto son 135 millones 700 mil bolívares; con la mano de obra, alcanza los 150 millones 700 mil Bs

El alto costo y escasez de todos los repuestos han convertido a San Cristóbal en una ciudad  con un gran cementerio de vehículos de todas las marcas y modelos, almacenados en talleres, patios de las viviendas y estacionamientos públicos y privados, a la espera que la situación económica del país cambie.

Debido al abarrotamiento que tienen los sitios indicados en la ciudad, ya se ven en calles y avenidas  o al frente de cada casa, un carro “abandonado a la buena de Dios” por no tener determinados repuestos o recursos para comprarlo.

Desde un caucho, una batería, una manguera para frenos, la correa del tiempo, correa multiuso, bujías, tijera, bielas, conchas, amortiguador, aceite o simplemente por no tener dinero para adquirir alguno de estos repuestos esenciales para el funcionamiento de los vehículos.

Quejas, reclamos y desesperación

De sur a norte y de este a oeste, se hizo un recorrido un día de semana por San Cristóbal. En muchas calles se halla un carro estacionado por falta de repuestos, al igual que muchos pacientes en los hospitales esperando por un medicamento.

Las confesiones son patéticas. Algunos reclaman, otros se quejan y otros están decepcionados y hasta desesperados:

Orlando Prato: “Tengo una Blazer parada desde hace tres meses en el taller porque no consigo los anillos del motor y la correa del tiempo, que se dañó porque le cayó aceite… pero la verdad verdadera es que lo que me piden por conseguirlos vale más que lo que me costó la camioneta en el 2007, es una exageración la especulación que hay con los repuestos. Uno llega a comprarlo y te mandan de un lado para otro hasta que alguien te dice ‘por allá hay alguien que los tiene, pero eso es importado y te vale 26 millones de bolívares” ¡Quién c… tiene esa plata ahora para arreglar un carro, si estamos ´pariendo´ para conseguir la comida!”.

Esther Linares, dijo que  ya tiene dos meses pasando necesidades con lo del transporte porque su “chevetico” está  accidentado con falla en el carburador y los cauchos están en la “lona”: “Así no puedo andar, porque en todas partes me deja y lo paré porque creí que con el arreglo del Ministerio de Educación, de donde me retiré, me alcanzaría para el arreglo; pero ni para un mes de mercado me alcanzó por eso, creo que allí se quedará hasta que Dios quiera”.

José Urbina, otro propietario de carro dañado, narró: “La culpa de esta vaina es el Gobierno. No puede ser que haya permitido que los repuestos, como todo en el país, hayan aumentado de precios en más de tres mil por ciento. Uno no tiene esperanza alguna de arreglar el carro porque es una exageración, un verdadero abuso lo que están haciendo con nosotros; por eso es que hay un cementerio de carros tirados en toda San Cristóbal”.

Nelson Rangel, propietario de un conocido taller en la ciudad, afirmó: “Nosotros también estamos ´pariendo´ por esta situación porque los talleres los tenemos full buscando en un lado y en otro algún repuesto; es decir que hay mucho trabajo pero no hay beneficios, porque no entregamos los carros a tiempo si no hay repuestos, y cuando se consiguen el cliente no tiene  dinero para comprarlos por el alto costo. Ahora tenemos ese problema porque hay que sacarlos en grúas y no tenemos espacio ni podemos seguir con esta situación de tener un cementerio de carros en nuestros locales”.

“En Cúcuta hay de todo”

Para el ingeniero Freddy Sandoval, presidente de la Cámara Automotriz del Táchira: “En Cúcuta hay de todo, muchas marcas originales; y además, nos da hasta pena decirlo pero allá hay un excelente servicio –cómo lo teníamos antes aquí- y creo que la respuesta la tiene en la calidad de producción y de trabajo. Vemos que se trabaja hasta los domingos, en venta de repuestos consigues horarios de lunes a viernes hasta las 9 de la noche y sábado hasta las 7, el domingo trabajan hasta las 4 de la tarde, nosotros debemos cerrar a las 2 de la tarde de lunes a viernes porque el empleado no tiene transporte”.

Destaca el empresario que en Colombia cuentan con la ventaja de la estabilidad de la moneda porque se ha entendido que la economía no se impone, pues se maneja con la lógica de la oferta y la demanda y se da apoyo a la producción y se garantiza la calidad de lo que se ofrece y se hace.

Andrés Torres declaró ser mecánico especializado en Renault, quien afirmó que todas las semanas debe ir a Cúcuta en busca de repuestos, porque entre otras cosas: “Además de conseguirlos, el precio, a pesar de que el bolívar está tan bajo, me sale más económico, con esto nos ponemos de acuerdo con los dueños de los carros porque hay verdaderamente un cementerio de vehículos en la ciudad”.

¿Cuánto vale reparar un motor?

Andrés Arena, conocido mecánico de la ciudad, dio los precios promedio en la actualidad para armar un motor Ford 300, por ser el más común:

El juego de empacadura: 6 millones 500 mil bolívares.

Anillos: 11 millones de bolívares.

Pistones: 20 millones.

Concha de Bielas y Bancada: 24 millones.

Taquetes: 12 millones.

Bujes de árbol de leva: 4 millones de bolívares.

Bomba de aceite: 20 millones.

Bomba de agua: 6 millones.

Bomba de gasolina mecánica (no se consigue): 10 millones de Bs.

Piñones: 12 millones.

Silicón: un millón 200 mil bolívares (antes se regalaba)

Aceite: 6 litros y el filtro: 9 millones de bolívares.

La mano de obra: está por el orden de 15 millones de bolívares; si es una Fortaleza, sobre los 20 millones; si es un Corsa, sobre los 10 millones.

El total para armar un motor en repuesto es 135 millones 700 mil bolívares; con la mano de obra, alcanza los 150 millones 700 mil. Vale recordar que en nuestro país el sueldo mínimo, incluyendo el bono de alimentación, no supera el millón 400 mil bolívares. 

Siete razones

Como presidente de la Cámara Automotriz del Táchira, el ingeniero Freddy Sandoval dio siete  razones por las cuales considera se está dando este “cementerio” de carros en San Cristóbal: “Creo que en todo el Táchira y en toda Venezuela, las razones fundamentales son:

1.-No hay poder adquisitivo.

2.- La familia lucha por resolver o medio resolver el problema de alimentación, algo de educación y de salud.

3.- Calidad de repuestos; en el 2015 el Gobierno eliminó las normas de calidad.

4.- Escasez, que genera altos costos.

5.- La inseguridad. La gente para sus vehículos porque se están robando baterías, retrovisores, arranques, computadoras y algunos dicen que hasta el aceite.

6.- Todo es importado, los empresarios estamos comprando lo mínimo porque se rompió el control de inventarios.

7.- Deterioro de las vías. Esto acaba con los vehículos, San Cristóbal está destartalada en vialidad y las carreteras del Táchira son paupérrimas”. 

La Nación del Táchira

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Puedes comentar

avatar
  Subscribe  
Notificación de
Traducción »